Libre directo

La Real se hace muy pequeña

Griezmann intenta un acrobático remate ante la presencia de Zubeldia y la oposición de Illarramendi. / JUAN MEDINA/REUTERS
Griezmann intenta un acrobático remate ante la presencia de Zubeldia y la oposición de Illarramendi. / JUAN MEDINA/REUTERS

Merecida derrota de una Real Sociedad llena de centrocampistas pero inofensiva ante la portería contraria

Pedro Soroeta
PEDRO SOROETA

Una Real Sociedad completamente inofensiva naufragó en el Wanda en un partido en el que, lejos de dar un paso al frente, dio dos hacia atrás. El plan de Garitano para frenar al Atlético no funcionó y el once blanquiazul encajó una derrota sin paliativos. Incluso pudo ser mayor. La alineación ya era toda una declaración de intenciones. Cuatro defensas y cinco medios, con solo un delantero, Willian, dejaba muy clara cuál era la propuesta del técnico realista. Y eso que esta vez no hay excusas por las lesiones. Garitano contaba con Juanmi, Willian, Sandro, Januzaj y Bautista, aunque a este último lo dejó en casa. Y si Januzaj no está, mejor era haber llevado a Bautista. La realidad es que la Real se hizo muy pequeña. Jugó a no perder y ya se sabe que cuando sales solo a defender lo normal es perder. Y con claridad, como así sucedió. No puedes fiar un partido a dos tiros lejanos de Pardo.

Una cosa es que el Atlético no te arrolle, porque nunca lo hace, y otra, distinta, pretender no encajar un gol en noventa minutos en el Wanda. La de ayer fue, de lejos, la peor actuación de los blanquiazules lejos de Anoeta porque nunca estuvieron ni medio cerca del empate. La Real no funcionó en ataque. Fue un papel de fumar en medio de un huracán para la fuerte defensa colchonera. Y para cuando Juanmi y Sandro salieron, el partido estaba completamente decidido. Claro que, una vez más, no faltó el error del colegiado, en este caso Mateu, quien no quiso expulsar a Savic en el minuto 52 por una entrada de kárate sobre Sangalli. La vio, pero prefirió quedarse con la amarilla. Era mucho expulsar a un jugador del Atlético con roja directa con 40 minutos por delante. No lo hizo. Es verdad que perder contra el Atlético puede entrar dentro de lo normal, pero para perder con claridad, mejor es intentarlo de alguna otra forma más ambiciosa. Porque ayer la Real no dio tres pases seguidos. Jugar al fútbol, nada.

Sin versión definida

Asier Garitano va recuperando jugadores y ayer Januzaj se estrenó en esta temporada LO MEJOR

Mala imagen de un equipo timorato incapaz de dar tres pases seguidos LO PEOR

Doce puntos en diez partidos no es buen balance; hace falta mucho más en ataque EL DATO

Mateu debió expulsar a Savic en el minuto 52, pero la Real Sociedad apenas hilvanó jugadas LA CLAVE DEL PARTIDO

Normalmente después de diez jornadas se puede hacer un primer balance de los equipos. No es el caso de la Real Sociedad. Entre que empezó jugando tres partidos fuera por las obras de Anoeta. Entre las muchas, importantes y notables lesiones que ha padecido más el cambio de forma de juego que quiere imponer Garitano, el once realista no ha mostrado una versión definida. Al menos, uno tiene la impresión de que todavía no hemos visto a la Real que quiere el entrenador de Bergara. Desde luego la de ayer no lo fue. Pero claro, ya ha pasado más de una cuarta parte del campeonato y, a pesar de los contratiempos, la Real debe empezar cuanto antes a mostrar su verdadera cara. Lejos de Anoeta, excepto ayer, no hay queja. Garitano tiene un equipo que, desde la premisa de no encajar gol, crea muchas dificultades a todos sus rivales. Tres victorias y un empate en cinco salidas es un muy buen balance. Es en casa donde, hasta el momento, la Real no aparece. Y donde debe mejorar si no quiere perder el tren europeo. Ganar como local exige más a un equipo que tiene mucha pólvora goleadora que explotar todavía. Y debe hacerlo ya. El domingo, aunque antes hay que ir a Vigo en la Copa, llega el Sevilla.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos