Portu se dirige al campo número dos de las instalaciones de Zubieta para realizar un entrenamiento. / LOBO ALTUNA

Mercado La Real Sociedad negocia para que el Getafe suba a 3,5 millones su oferta por Cristian Portu

Las conversaciones para su traspaso van bien pero está costando rematarlas por pequeñas diferencias económicas que no deben impedir la operación

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

Ángel Torres, presidente del Getafe, afirmó el miércoles pasado ante la prensa durante la presentación de las nuevas camisetas para la próxima temporada que esa misma tarde cerraría dos fichajes. Uno de ellos era el de Portu, pero han pasado los días y aún no hay confirmación oficial del cambio de aires del delantero murciano.

Cuando el mandatario azulón se expresó con semejante rotundidad era porque sabía que las conversaciones con la Real Sociedad estaban avanzadas pero muchas veces lo más difícil en estos casos suele ser rematar los pequeños flecos, que habrán dado al traste con muchas operaciones a última hora. No parece que vaya a ser este el caso, pero las negociaciones siguen abiertas y todavía no se ha llegado a un acuerdo definitivo.

Cuando el Getafe se sentó en la mesa con la Real ya tenía un acuerdo para cuatro temporadas con el jugador, que ve con buenos ojos la propuesta al quedarle solo dos más en San Sebastián. A sus 30 años es una oferta que no puede dejar pasar. Pero quedaba que los clubes llegaran a un entendimiento para su salida, algo que interesa a ambos. A la entidad madrileña porque está muy interesada en contar con el delantero de Beniel, cuyo fichaje ha sido avalado por el propio Quique Sánchez, y a la blanquiazul porque sabe que el futbolista quiere jugar más que esta temporada y entiende que quizás ya haya dado su mejor rendimiento en estas tres temporadas.

En un principio se habló de que el traspaso se iría hasta los cinco millones de euros, pero nada más lejos de la realidad. El Getafe ofreció tres millones y la Real entendía que, partiendo de esa cifra, no sería difícil alcanzar un acuerdo a mínimo que subiera algo esa cantidad fija y se incluyera algún tipo de variable por objetivos futuros. Normalmente suelen ser partidos jugados por el futbolista en el nuevo equipo o clasificación para competiciones europeas, algo que ya consiguió el conjunto madrileño hace tres años con Bordalás como entrenador.

Último empujón

Así las cosas, ambos clubes se encuentran en ese punto de la negociación a la espera de que esta semana se produzca alguna novedad que suponga el último empujón al traspaso. No son diferencias grandes que puedan dar al traste con la operación, pero la Real sí tiene claro que quiere asegurarse el cobro de un mínimo de 3,5 millones por un jugador al que aún le quedan buenos años en el fútbol.

Ahora mismo CIES Football Observatory le da un valor de entre cuatro y siete millones, una cifra que Transfermarkt eleva hasta los nueve. Con los clubes superando el profundo agujero que ha dejado la pandemia, no parecen que sean precios que se correspondan con la realidad, sobre todo el segundo. La Real Sociedad pagó 10 millones al Girona por él cuando el fútbol nadaba en la abundancia y solo la opción de recuperar entre un 30-40% de esa inversión sería una buena noticia, más su salario de las dos próximas temporadas que liberaría para dedicarlo a nuevas incorporaciones.

Pero ello no significa que el club vaya a regalarlo, por lo que el Getafe tendrá que subir algo su oferta para que haya acuerdo y Portu vista definitivamente de azulón la próxima temporada.