A esta Real todavía le falta algo más

Januzaj trata de controlar el esférico ante la entrada de Luis Muriel, ayer en Anoeta. /ARIZMENDI
Januzaj trata de controlar el esférico ante la entrada de Luis Muriel, ayer en Anoeta. / ARIZMENDI
ALBERTO GÓRRIZ

Tanto la Real como el Sevilla son dos equipos con opciones para pelear por los puestos de arriba, y ayer se quedaron atenazados en Anoeta. A ambos se les veía vigilantes, mirando con gran respeto al rival. Si bien el primer tiempo finalizó con un soso empate a cero, el segundo me gustó más. Eso sí, pese a que el marcador no varió durante los noventa minutos de partido, el 0-0 final fue justo, merecido.

Me gustaron los de Garitano en la segunda parte, con más posibilidades. Pero a día de hoy todavía quedan jugadores importantes que no rinden como esperábamos que lo harían. A quien más hecho en falta es a Illarramendi. Necesitamos más de él, que influya más, que se le vea más. En definitiva, que ayude al equipo como él sabe. Willian José también sigue perdido arriba. Quizá no esté del todo recuperado.

Pero no va a ser todo negativo. También hay jugadores que me han gustado. ¿Que con quién me quedo? Con Januzaj. Contra el Sevilla me gustó. Es un hombre que nos puede dar mucho. Arriesga y tiene un buen uno contra uno, y eso que acaba de reaparecer. Aún le queda trabajo por hacer al belga, pero es una pieza clave para esta Real.

Ayer Januzaj hizo más que el resto. Destacó entre sus compañeros con numerosas incursiones desde ambas bandas. Además, es rápido. Él fue, sin duda, el txuri-urdin que más buscó la portería contraria, y eso hay que ponerlo en valor.

Pero hay que valorar a cada uno en su posición. En este sentido, también merece mención especial Zubeldia, que a mí, personalmente, me encanta. Cumple perfectamente su misión. El canterano realista no decepciona. Ayer, tampoco lo hizo.

Januzaj nos puede dar mucho, arriesga y además tiene un buen uno contra uno

Si bien he reconocido que el empate fue justo, el resultado no deja a nadie indiferente, porque la Real sigue sin ganar en Anoeta. La parroquia txuri-urdin aún no ha celebrado en lo que va de temporada una victoria en casa. Parece que no preocupa en exceso que no haya manera de estrenar el nuevo feudo realista. Y es que a mí esto no me quita el sueño. Lo que sí me preocupa es, en cambio, que a esta Real le cuesta ganar. Eso sí es un problema. Es lo que le falta.

Hay que arriesgar más. Tenemos que volver a vencer. A este equipo le falta un poco más para lograr su objetivo y ganar. Ayer teníamos enfrente a un equipazo. El punto conseguido por ambos equipos refleja lo visto en el campo, pero la Real tiene que ser más ambiciosa si quiere volver a la senda de la victoria. Y más aún en casa. Su afición se merece que peleen por el triunfo ante ellos. Y que lo consigan. Y lo celebren. Y lo disfruten.

Los tres puntos se logran a través del riesgos y de las ganas. Eso es lo que queremos ver todos los aficionados que, como mi mujer y yo, venimos cada jornada a Anoeta a ver a los nuestros jugar. Yo no me pierdo ningún partido, y me gustaría poder presenciar una victoria realista en casa.

Mientras picaba algo en el Xanti tras el final del partido, antes de volver a casa, pensaba en lo que había visto. Todavía falta mejorar en el juego y en el panorama goleador para empezar a sumar puntos también en casa. Por fortuna, estamos sumando lejos de nuestro estadio y eso nos está permitiendo mantenernos en la zona media de la clasificación.

No podemos acostumbrarnos a los empates. En contra, a lo que sí nos iremos acostumbrando cada día más es al nuevo himno. A mí todo lo que sea sumar me parece bonito. En cualquier caso, todavía tenemos que cogerle el ritmillo a la nueva melodía, como los jugadores al libro de estilo de Garitano.

Más sobre el Real Sociedad 0 - Sevilla 0

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos