Illarramendi y Zubeldia, durante un entrenamiento en Zubieta. / josé mari lópez

Recta final La Real encara la última semana de la pretemporada

Eibar y Athletic cerrarán el viernes el periodo de pruebas de los realistas, que vuelven al trabajo hoy en Zubieta con una sesión a puerta abierta

Imanol Troyano
IMANOL TROYANO

La Real Sociedad afronta desde hoy la última semana de la pretemporada, antes de que el próximo lunes comiencen a ponerse las cosas más serias de cara al estreno liguero del domingo 14 (17.30 horas) en el Nuevo Mirandilla ante el Cádiz. El cuadro txuri-urdin vuelve al trabajo esta mañana en Zubieta tras descansar ayer y vencer el sábado al Bournemouth en el cuarto amistoso del verano.

A partir de las 10.30 horas los realistas volverán a ejercitarse en una nueva jornada de preparación a puerta abierta. Los aficionados podrán seguir desde la grada del José Luis Orbegozo la sesión que llevarán a cabo los blanquiazules cuando tan solo restan dos semanas para el inicio de la competición.

Imanol podrá contar con casi toda la plantilla para encarar esta última semana sin Liga que se cerrará el viernes con dos amistosos, ante el Eibar a partir de las 11 horas en Zubieta, y esa misma tarde desde las 20.45 horas contra el Athletic en Lasesarre. La enfermería txuri-urdin ha reducido de manera considerable el número de pacientes en los últimos días después de que Guevara y Olasagasti se estrenaran el sábado en Inglaterra. Además, Barrenetxea se convirtió en el gran protagonista del encuentro al regresar a los terrenos de juego siete meses después de la grave lesión que sufrió el 2 de enero en partido de Liga frente al Alavés en Mendizorrotza.

Isak y Silva han sido los dos últimos jugadores en causar baja por unas molestias en el muslo derecho y talón derecho, respectivamente. Ryan, con una tendinitis en la rodilla izquierda desde hace dos semanas, es el único futbolista de la plantilla que aún no ha dispuesto de minutos este verano. Oyarzabal, por su parte, sigue recuperándose de la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda que sufrió en marzo.

El técnico oriotarra está pudiendo probar a un gran número de jugadores este verano y el viernes tendrá que echar mano de la totalidad de la plantilla para afrontar dos partidos exigentes en un plazo de apenas nueve horas. Serán, de hecho, los dos último test para que los futbolistas puedan completar noventa minutos de juego, o un tiempo muy cercano a este, ya que Imanol dividirá al equipo en dos para cada uno de los choques. Después se acabarán las pruebas.