El Eibar remonta el gol inicial realista

El Eibar remonta el gol inicial realista
Arizmendi

El cuadro armero gana la Euskal Herria Txapela ante una Real con hasta cuatro chavales del filial

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

El Eibar conquistó con autoridad la tercera edición de la Euskal Herria Txapela ante una Real Sociedad que venía de disputar la víspera otro amistoso y que jugó con un equipo menos reconocible, en el que llegaron a formar hasta cuatro chavales del Sanse. A pesar de ello logró adelantarse en el marcador al cuarto de hora gracias a una genialidad de Isak, que se fabricó un gol al alcance de unos pocos elegidos después de arrancar desde campo propio. Sin embargo, el conjunto armero siempre se mostró más consistente con un once más cercano al que en Mallorca arrancará la Liga que el blanquiazul. Paulo, de córner, y De Blasis, de un gran disparo, obraron la voltereta. Por mucho que al final Odegaard y Zurutuza estuvieran cerca de empatar, el marcador no se movió para alegría azulgrana.

En la Real Sociedad no repitió nadie de los que la víspera se enfrentaron a Osasuna. De esta manera jugaron Remiro; Zaldua, Llorente, Zubeldia, Kevin; Zubimendi, Zurutuza, Roberto López, Odegaard; Isak y Willian José. Y el brasileño se lesionó a la media hora. En las filas armeras Mendilibar apostó por Yoel; Tejero, Paulo, Bigas, Cubero; Orellana, Sergio Álvarez, Escalante, De Blasis; Kike García y Enrich.

1 Real Sociedad

Remiro; Llorente, Zubeldia (Navas, min. 57), Zaldua, Kevin; Zubimendi (Pardo, min. 45), Zurutuza, Odegaard; Isak, Roberto López y Willian José (Alkain, min. 32).

2 S.D. Eibar

Yoel; Tejero (Calavera, min. 33), Oliveira, Bigas, Cubero; Orellana (Ekhi, min. 82), Sergio Álvarez, Escalante, De Blasis; Kike García y Enrich (Nano, min. 72).

Goles:
1-0, Isak, min. 15; 1-1, Oliveira, min. 22. 1-2, De Blasis, min. 74.
Árbitro:
Sr. Gorka Sagues. Ayudado en las bandas por Ojeda y Berdote. Amonestó a Sergio Álvarez y Kike García.
Incidencias:
Lleno en Berazubi. Homenaje a Periko Alonso en los prolegómenos del partido.

Golazo de Isak tras galopada

El encuentro se desarrolló en muy poco espacio de juego, ya que el Eibar presionó muy alto, plantando su defensa en el centro del campo, y ahogó la salida de balón txuri-urdin. Esa intensidad defensiva le hizo controlar el encuentro ante una Real que se encontró el guion perfecto para tratar de explotar la velocidad de Isak al espacio ante la dificultad de combinar en zonas de creación.

Los de Mendilibar mantienen sus señas de identidad de las últimas campañas. Una de ellas es el peligro en los centros laterales. Uno de Orellana rematado por De Blasis al minuto seis fue respondido con una gran intervención por Remiro. Otra es la fortaleza en la estrategia ofensiva. Casi a continuación, Willian José salvó en la línea de gol un remate de Enrich de cabeza a la salida de un córner. Se juntaron el hambre y las ganas de comer, porque la Real en esas jugadas no anda especialmente fina este verano. Ni en la segunda vuelta del pasado curso.

Con las cartas de cada uno encima de la mesa, fue la Real la que golpeó primero. Un saque de meta de Yoel fue ganado por arriba de cabeza por Zurutuza. El balón cayó a Isak en la línea del centro del campo. Al sueco le dio tiempo de girarse, de dejar clavado a Paulo y de medirse en velocidad con Bigas durante 40 metros antes de definir sutilmente con la izquierda ante la salida de Yoel. Un gol que recordó a los que firmaba Ronaldo Nazario cuando aterrizó en LaLiga con el Barcelona en 1996.

El Eibar iguala de córner

El cuadro eibarrés no se puso nervioso. Es un conjunto bien armado que tiene las ideas muy claras. Agrupó a Orellana y De Blasis por dentro cuando le hizo falta para facilitar las subidas de los laterales, especialmente de Tejero, que demostró tener un guante para poner el balón al área. Uno de esos envíos fue despejado en posición forzada por Llorente a córner. Orellana lo puso en juego y Paulo ganó de cabeza a Zubeldia para empatar de cabeza. Tercer gol encajado de saque de esquina por los de Imanol en pretemporada después de los dos en Nottingham, al que habría que añadir otro por arriba contra el Racing.

A partir de ese momento el Eibar trató de apretar su presión ante una Real que le costaba salir al ataque y que solo con la pausa de Zurutuza conseguía superar ese acoso para fabricar alguna contra. En una de esas jugadas Kevin avanzó por la izquierda para poner un buen centro que fue cabeceado fuera por Roberto. La respuesta armera no se hizo esperar, con una volea de De Blasis desde fuera del área tras un despeje realista a centro lateral.

En la segunda parte las espadas se mantuvieron en lo alto. El Eibar siguió generando mucho peligro desde las bandas, casi siempre neutralizado por un Llorente que ejerció de escudo antiaéreo. Pero la Real se dejó la puerta abierta en una transición defensiva en la que nadie cortó la cabalgada de Sergio Álvarez, culminada con maestría por De Blasis. Después Odegaard y Zurutuza rozaron el empate, pero no lograron impedir un triunfo armero que puede considerarse como justo.