Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades
Real Sociedad - Athletic femenino

Ellas también quieren dar el golpe en el derbi

Animadas. Las jugadoras de la Real Sociedad evidencian sonrientes el buen momento por el que atraviesan en vísperas de recibir hoy al Athletic en Anoeta./LOBO ALTUNA
Animadas. Las jugadoras de la Real Sociedad evidencian sonrientes el buen momento por el que atraviesan en vísperas de recibir hoy al Athletic en Anoeta. / LOBO ALTUNA

La Real Sociedad recibe esta mañana (11.30 horas) al Athletic en Anoeta, donde se espera una gran entrada

Oskar Ortiz de Guinea
OSKAR ORTIZ DE GUINEA

La sociedad reivindica una mayor igualdad entre géneros. Aún resta mucho por avanzar. También en la Real Sociedad, que esta mañana (11.30 horas) quiere dar un par de pasos más. El primero está garantizado al abrir Anoeta por segundo año consecutivo para acoger el partido liguero de su equipo femenino frente al Athletic Club. El otro, depende de ellas, que también quieren su derbi una semana después de que la plantilla masculina hiciera el pleno ante el conjunto vizcaíno.

La escuadra que dirige Gonzalo Arconada no podrá emular a la dirigida por Imanol Alguacil, que superó al Athletic tanto en la primera vuelta en San Mamés (entonces con Asier Garitano de entrenador) como luego en el estadio txuri-urdin. En la versión femenina del derbi, el plantel de Joseba Agirre amarró los tres puntos en Lezama, cuando dos goles casi seguidos de la asturiana Lucía García permitieron a las rojiblancas remontar el tanto de la alavesa Manu Lareo en la primera mitad. Todo sucedió con mucho sufrimiento «en diez minutos tontos» de las realistas, según Arconada, que supusieron el inicio de una pésima racha en la que solo sumaron cinco puntos en diez jornadas.

Por si el encuentro no supusiera suficiente aliciente en sí mismo, hay que recordar la igualdad en la clasificación, con las blanquiazules sextas a seis puntos de las rojiblancas, quintas. Un triunfo local situaría a ambos equipos en un margen de tres puntos.

En el mejor momento

La Real, sin embargo, ha evolucionado desde entonces. El equipo más joven del campeonato -no llega a los 22 años de edad media- se ha ido despojando de toda bisoñez, no ha dejado de crecer y de creer en su juego colectivo, y se ha plantado en el derbi con un botín de 13 de los últimos 15 puntos disputados (victorias ante Valenc ia, Málaga, Logroño y Sevilla; y empate ante Granadilla), y con el cartel de semifinalista de la Copa de la Reina colgando del cuello.

Arconada podrá elegir entre toda su plantilla, salvo la baja de Bea Beltrán. Sandra Ramajo vuelve a ser convocada por segunda vez en la Liga tras prácticamente ocho meses sin competir por su grave lesión de rodilla. La casta de la capitana podría encontrar minutos en la segunda parte, como ya hiciera también en la eliminatoria copera.

«El equipo ofrece madurez y garantías de competir; el Athletic sabe que cada vez estamos más cerca» Gonzalo Arconada, Entrenador de la Real

«Jugar en Anoeta no es un sueño, mi sueño era fichar por la Real; solo pensamos en ganar el derbi» Nerea Eizagirre, Centrocampista de la Real

Enfrente, Joseba Agirre también tendrá donde elegir. El técnico rojiblanco recupera a la joven Damaris Egurrola, fija en el centro del campo, una vez cumplido el partido de sanción al acumular cinco amonestaciones. Sus únicas bajas son las de Yulema Corres y Maite Oroz.

El cuadro vizcaíno también arrastra una gran línea de juego y resultados, pese a que viene de perder en sus tres últimos desplazamientos frente a los tres primeros de la clasificación: Atlético de Madrid, Barcelona y Levante.

Partido especial

Atrás queda una semana diferente en la que el staff realista se ha afanado en que pareciera normal, como si el derbi se disputara en Zubieta y fuera haber un millar de espectadores y no 10.000. O muchos más. Lo podría haber sido si no fuera por el ruido mediático: más entrevistas y rueda de prensa multitudinaria en las vísperas del partido.

A ello ha contribuido también la sensacional entrada que registró la semana pasada la eliminatoria de cuartos de final de Copa entre el Athletic y el Atlético de Madrid, que llevó a 48.121 personas a San Mamés Barria. Es el récord en un partido a este lado de los Pirineos.

«Tenemos que gestionar las emociones del campo y minimizar errores porque la Real es un buen equipo» Joseba Agirre, Entrenador del Athletic

«Un derbi siempre será especial por el pique y la cercanía entre las jugadoras; nos conocemos bien» Ainhoa Tirapu, Portera y capitana del Athletic

Sin ese precedente, ya se reunieron unos 21.500 espectadores en el derbi de la última jornada de la pasada temporada en Anoeta. En el resultado final (1-4) influyó el miedo escénico que atenazó a las realistas, que abrieron las puertas de su derrota con un gol en propia puerta.

Un único triunfo realista

La historia recoge que el Athletic es el gran dominador del fútbol vasco. No en vano, es el equipo que más títulos ligueros acumula, cinco, uno más que Barça y Levante. Además, siempre ha acabado la temporada mejor clasificado que la Real, hasta el punto de que la peor clasificación de siempre de las vizcaínas coincide con la mejor de las guipuzcoanas: el quinto puesto.

Estos datos tienen su reflejo también en los enfrentamientos entre ambos equipos. De los 25 derbis en Primera División, la Real solo ganó dos, uno en Lezama y otro en Zubieta, el último hace dos años (2-0). El balance es favorable a las visitantes, con siete victorias foráneas y cuatro empates. El objetivo realista es evidente: premiar a los aficionados con una victoria que alimente la ilusión y la fe a una semana de la semifinal copera ante el Sevilla.

Más

 

Fotos