Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades
Real Sociedad

Si llega a durar un poco más...

Willian José celebra su gol abrazado a Oyarzabal./Acero
Willian José celebra su gol abrazado a Oyarzabal. / Acero

Una Real que fue de menos a más iguala un 2-0 adverso y logra un punto que al final supo a poco

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZMadrid. Enviado especial

Era un hombre hundido en mi pupitre de Vallecas en el minuto 30. A la misma hora en que debía estar tocando el tambor en Donostia, la Real nos regalaba un 2-0 adverso en uno de esos clásicos partidos que siempre se da en estos campos. Un contragolpe rival y un saque de banda mal defendido lanzaban al Rayo en el marcador. Pero los de Imanol se crecieron en la adversidad, dieron la vuelta al encuentro desde el juego, igualaron el resultado y el descuento se nos hizo hasta corto, porque se veía que en cualquier ataque podía llegar el tercero. Algo que tiene mucho mérito teniendo en cuenta que enfrente estaba un Rayo que venía de ganar tres partidos seguidos, jugaba en casa y que la Real llevaba más cansancio acumulado en las piernas, algo que no se notó demasiado sobre el terreno de juego.

El mérito de este equipo es que rascó un punto desde la paciencia y el balón, lo que no siempre es fácil en estas circunstancias. Illarramendi lideró el juego en el centro del campo -cada día está mejor-, Januzaj fue ese hombre descarado en el mano a mano y Oyarzabal se dejó la vida en cada balón. Zubeldia, de fantástico guardaespaldas, completó el cuadro de la reacción txuri-urdin que culminó Willian José con un tanto del clásico delantero, poniendo el balón en el hueco justo.

Con este empate ya son siete puntos de nueve con Imanol y el domingo llega el colista Huesca a Anoeta. Que siga la racha...

Imanol sale con todo. El técnico no se lo pensó dos veces y puso toda la artillería en el verde. La gran novedad estuvo en la vuelta a la portería de Rulli después de que Moyá jugase en la Copa contra el Betis. Venía de hacerlo bien y el técnico le dio continuidad en Liga. Las dos manos que saca al final resultaron providenciales. En defensa regresaron Aritz y Llorente, mientras que Héctor Moreno y Theo continuaron en sus puestos. En la zona ancha entró Sangalli por el sancionado Merino junto a Illarramendi y Zubeldia, mientras que arriba formó el tridente habitual compuesto por Januzaj, Willian José y Oyarzabal.

Una contra y un saque de banda. Jugar en Vallecas tiene su complejidad. Sobre todo si pillas a un Rayo en racha. La Real no entró mal en el partido. Trató de hacerse con el balón, liberar espacio para que Illarramendi construyese y mediante una buena colocación estar atento a frenar las opciones de contragolpe rival. El Rayo de Míchel es ahora un conjunto mucho más directo que a principio de temporada que trata de explotar la velocidad y habilidad de sus jugadores en campo contrario sin necesidad de amasar demasiado las jugadas.

Sus primeros avisos llegaron por las bandas, con Advíncula y Álex Moreno ganando en los duelos exteriores a Theo y Aritz. Pero el primer susto se lo llevó la parroquia local tras un buen envío de Illarramendi a la espalda de la zaga vallecana. Oyarzabal tiró una ruptura, bajó el balón, regateó a Dimitrievski en su salida pero cruzó demasiado el remate. Las cartas estaban sobre la mesa y cada equipo trataba de explotar sus mejores recursos.

Sin embargo, dos errores blanquiazules costaron caros. El primero fue una mala entrega de Willian José que no puede sujetar Sangalli. La Real estaba descolocada y el Rayo no tardó en montar una contra letal entre Embarba, De Tomás y Trejo. El remate de este lo bloqueó Héctor Moreno pero el rechace lo aprovechó Comesaña para hacer un golazo desde fuera del área, su estreno realizador en Primera. ¿Les suena? Como el otro día en el primer gol del Betis, una acumulación de jugadores en el área no garantizó una mejor acción defensiva y el mal reparto de las zonas a defender resultó letal de nuevo. Minuto 22.

Cinco después un saque de banda acabó de nuevo en la red de Rulli. Nadie fijó a Trejo entre líneas y Embarba, arrancando desde el lado contrario, ganó la acción al central más alejado, Héctor Moreno, que cometió dos grandes errores: se queda enganchado rompiendo el fuera de juego y se lanza al suelo a la desesperada perdiendo el duelo. Embarba definió sutilmente ante la salida de Rulli.

2 Rayo Vallecano

Dimitrievski; Advíncula, Amat, Velázquez, Abdoulaye, Alex Moreno; Embarba (Bebé, m.62), Imbula (Medrán, m.77), Comesaña, Trejo (Pozo, m.85); y Raúl de Tomás.

2 Real Sociedad

Rulli; Aritz, Llorente, Héctor Moreno, Theo Hernánrez; Illarramendi, Zubeldia; Januzaj, Sangalli (Sandro, m.74), Oyarzabal; y Willian José (Juanmi, m.82).

Goles:
1-0: M.22 Comesaña; 2-0: M.27 Embarba; 2-1: M.38 Héctor Moreno; 2-2: M.81 Willian José.
Árbitro:
Medié Jiménez (Comité catalán). Amonestó a Velázquez (m.76) y Dimitrievski (88), del Rayo; y a Llorente (87), de la Real Sociedad.
Incidencias:
Partido correspondiente a la vigésima jornada de Liga disputado en el estadio de Vallecas (Madrid), ante 12.562 espectadores.

Héctor Moreno acorta distancias. No se había llegado a la media hora y la cosa pintaba mal. La Real cogió más balón, trató de abrir por la derecha a Januzaj para que buscara acciones individuales y proyectar en ataque a Theo por la izquierda. Zubeldia tenía la misión de cubrir las espaldas del francés y desahogar la zona de influencia de Illarramendi. Precisamente en una arrancada del belga con cambio de orientación a Theo pudo marcar Oyarzabal, pero el balón que le había dejado el lateral zurdo de cabeza se fue arriba. Fue el aviso del 2-1 en otra jugada individual de Januzaj que acabó derribado en falta por Amat. Illarramendi la puso de forma magistral al segundo poste y ahí apareció Héctor Moreno para marcar en un impecable remate de cabeza sin que Dimitrievski pudiera reaccionar. El mexicano enmendaba su error y metía a la Real en el partido.

Monólogo tras el descanso. En la segunda parte el cuadro realista se lanzó a por el empate. Januzaj y Theo se colocaron de extremos, Willian José fijó a los centrales, Zubeldia se escoró a la izquierda -desde ahí nació la jugada del 2-2- y la consecuencia fue que por dentro se pudo filtrar Oyarzabal para hacer daño. Con Llorente y Héctor en la línea de medios, la Real recuperaba rápido y sumaba ataque tras ataque, siempre con Oyarzabal de ingeniero.

Al final saltó la banca en el minuto 81 con un primer pase de Zubeldia a Oyarzabal y envío de este al espacio a Januzaj. Dimitri salvó en primera instancia pero Willian José marcó en segunda. Imanol dio entrada a Juanmi -antes había salido Sandro- y la Real se lanzó a por el tercero. La campana salvó al Rayo y frustró una remontada que hubiese sido increíble.

Más

 

Fotos