Raúl Navas: «Ganar en Anoeta no tiene que ser una obsesión»