Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades
Real Sociedad

Raúl Navas: «Hay plantilla en la Real Sociedad para ir a Europa. ¿Por qué no lo voy a decir si es lo que siento?»

Raúl Navas, en la imagen ayer en Zubieta, ha regresado con buen pie al equipo./LUSA
Raúl Navas, en la imagen ayer en Zubieta, ha regresado con buen pie al equipo. / LUSA

El sevillano confiesa que se dañó la rodilla al correr demasiado para llegar fino a pretemporada y que se ha curado gracias a unas infiltraciones de plasma

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

Raúl Navas (Sevilla, 1988) ha regresado con buen pie al equipo después de superar unas molestias en la rodilla que le han tenido tres meses en el dique seco. Confiesa que se encuentra bien físicamente, que aspira a recuperar en esta segunda vuelta el nivel que ofreció hace dos años con Eusebio y es ambicioso cuando se le pregunta por un objetivo. «Debemos pelear por Europa», asegura.

- ¿Qué ha supuesto ganar el derbi?

- Ha sido muy importante, porque en casa no estábamos ganando los partidos y hacerlo en un derbi te da más confianza aún.

- El equipo llegaba necesitado, ¿no?

- Después de empatar ante el Huesca nos pusimos el objetivo de no dejar escapar más puntos de Anoeta. Por eso fue tan importante ganar al Athletic. Por eso y porque nos permite volver a ilusionar a la afición con la pelea por Europa. Con lo apretada que está la Liga, tres puntos más o menos es la diferencia entre mirar hacia arriba o hacia abajo.

- Ahora están a dos puntos del quinto, ¿qué miras tienen para las dieciséis jornadas que restan?

- Nuestro objetivo es alcanzar los puestos europeos. Lo tenemos cerca y hay que pelear por ello, aunque sabemos que todo está igualado.

- Me sorprende que sea tan claro y se aleje de ese mensaje tan repetido de ir partido a partido.

- Es que tal y donde estamos, tengo claro que debemos pelear por Europa. ¿Por qué no lo voy a decir si es lo que siento?

- Porque esta temporada han sido muy prudentes al hablar de objetivos. No como el año pasado...

- Entonces seguíamos con el mismo entrenador, la plantilla no había cambiado y había mucha confianza en hacer una buena temporada. Este verano fue distinto porque el míster era nuevo, no sabíamos cuál iba a ser su idea de juego, y jugadores importantes como Prieto, Agirretxe, De la Bella, Odriozola o Canales se habían marchado. Era mejor mantener los pies en el suelo que hablar de objetivos.

- ¿Cómo calificaría la temporada?

- De irregular. Tuvimos un buen arranque, luego pasamos por un bache y ahora estamos mejor. Quedan 16 partidos y este mes va a marcar el devenir de la Liga.

- Parece que la temporada ha sido mala y están a dos puntos del quinto. Las sensaciones no coinciden con la clasificación, ¿no?

- Tanto la afición como nosotros nos exigimos estar arriba y cuando no estás ahí, todo parece negativo. Ahora que hemos revertido la dinámica tenemos que aprovecharlo.

- Entonces quedamos en que el Valencia es un rival directo, como dijo Llorente el martes...

- Lo es. Tiene los mismos puntos que nosotros y también pelea por meterse entre los seis primeros. El de Mestalla es un partido muy importante. Tenemos que aprovechar que ellos juegan Copa ante el Betis para plantear un encuentro con mucho ritmo y sacar partido de ese supuesto cansancio que pueden traer.

- Mestalla se les da bien...

- Llevo cuatro años aquí y de las tres visitas anteriores recuerdo que ganamos dos. Una por 0-1 con gol de Oyarzabal y 2-3 hace dos años. Es un campo difícil pero se nos da bien.

- Eso sí, la Real nunca ha ganado a Marcelino. ¿Le preocupa?

- No hago caso a esos datos. Es un buen entrenador y sus equipos siempre son complicados de ganar. No hay más que ver la pasada jornada, en la que estuvieron a punto de ganar en el Camp Nou. El Valencia tiene muy buenos jugadores y ahora se encuentra en el mejor momento de la temporada. Será difícil.

«Imanol nos transmite más confianza con balón y el equipo está más a gusto con esa forma de jugar»

«En la Real me han hecho sentirme como en casa. Me gustaría acabar mi carrera aquí»

«Hay que intentar que siga Zurutuza porque es una pieza clave en el campo y en el vestuario»

- ¿Le preocupa especialmente alguno de sus delanteros?

- Cualquiera te la puede liar. Los jugadores de arriba son todos muy rápidos: Rodrigo, Gameiro, Cheryshev, Santi Mina...

- ¿Qué le dice que la Real sea el tercer mejor equipo de 2019 por detrás del Barcelona y el Madrid?

- Ahora nada. Lo importante es estar arriba a final de temporada. Pero refleja que estamos mejor y que podemos pelear por cosas bonitas.

- Han ido a reaccionar cuando los partidos se les han acumulado: siete en 28 días. Esto es una novedad...

- La verdad es que sí. Ha sido importante que el entrenador haya ido recuperando jugadores y que haya podido contar casi con todos para un mes tan cargado. Eso y la exigencia de Imanol, ha traído los resultados.

- ¿Qué les ha dado Imanol?

- Es un entrenador temperamental, que le gusta entrenar con mucha intensidad y que juguemos bien con el balón. Ahora nos divertimos compitiendo y competimos divirtiéndonos. Eso es clave.

- Defensivamente los números son parecidos pero la mejoría ha venido en la fase ofensiva. Ahora meten más goles...

- Imanol nos ha trasmitido más confianza con balón y el equipo está más a gusto con esa forma de jugar.

- ¿Por qué les ha costado tanto empezar a ganar en Anoeta?

- No tengo una respuesta clara. No sé si era la ansiedad por ganar cuanto antes, la presión que sentíamos... No lo sé. Lo que está claro es que sin sacar los partidos de casa no puedes aspirar a nada.

- Y eso con el ambiente que hay en el nuevo campo...

- Es algo muy beneficioso para nosotros porque la gente la tenemos encima y se nota. La grada de animación es increíble. Está todo el partido cantando y eso engancha a los jugadores y al resto del campo.

- Casi parece el Pizjuán, ¿verdad?

- Casi, casi -risas-... Allí llevan muchos años con ese fondo, pero el de Anoeta no tiene nada que envidiarle. Hemos cogido con ganas el nuevo campo y espero que se una todavía más gente a esa grada. Me recuerda mucho al ambiente de Mendizorrotza y al que se vive en los dos estadios sevillanos, donde la gente también aprieta mucho y enchufa a los jugadores.

- En lo personal cumple su cuarta campaña en la Real, ¿cómo analiza su estancia aquí?

- La primera temporada la pasé en blanco. La segunda jugué casi todo y viví el mejor momento de mi carrera. Nos salió todo perfecto. El año pasado tuve la lesión en la espalda en la segunda jornada ante el Villarreal. Fue una mala caída en la que me rompí dos vertebras y estuve tres meses parado. Luego, en febrero, me hicieron una herida en el talón en Salzburgo que me tuvo otro mes parado. Entre una cosa y otra, no pude tener continuidad, aunque pude jugar 25 partidos en total.

- ¿Y este año qué le ha pasado?

- Me pudieron las ganas por venir en forma a la pretemporada. El preparador físico Miguel Pérez nos mandó un plan de mantenimiento bastante cañero para vacaciones y lo seguí a rajatabla. Incluía carrera diaria por la mañana, pero al correr por superficies diferentes a la hierba, como la playa o el asfalto, me dañó la rodilla. Notaba un dolor tan intenso que tenía que parar.

- ¿Cómo dieron con lo que tenía?

- Cuando llegué a Zubieta me hicieron una resonancia y descubrieron que era el síndrome de la cintilla iliotibial. Durante la pretemporada hice trabajo alternativo pero en cuanto me incorporaba al grupo no podía. El dolor era inaguantable. Jugué contra el Atlético y paré. No podía andar... En noviembre seguí un tratamiento con infiltraciones de plasma en la zona que ha dado resultado. También me pusieron plantillas pero lo que me ha curado ha sido el plasma.

- ¿Cómo se ha encontrado en estos dos partidos que ha jugado?

- Muy bien. Se ha notado el trabajo físico que llevaba encima. He entrado en el momento oportuno, estando bien física y mentalmente. Ahora quiero mantenerme en el equipo, aunque sé que la competencia es muy alta. Tenemos buenos centrales y no podemos dormirnos.

- Otra vez vuelve a jugar por la izquierda a pesar de ser diestro...

- Con la izquierda también sé darle y como he jugado más tiempo en la izquierda que en la derecha, me siento más a gusto jugando a pierna cambiada. Mi padre, que había jugado en Segunda B, fue el que de pequeño me decía que le diera con la mala. Y mira qué bien me ha venido...

- Por cierto, volviendo al derbi. ¿Le hizo penalti a Iñigo?

- Salté con él. Puse la mano para protegerme en el salto pero el árbitro vio penalti. Le dije que consultase con el VAR, porque no era penalti, pero me dijo que era su decisión.

- ¿Le dijo algo Iñigo?

- Nada.

- ¿No le cambió la camiseta al que fue su pareja como central hasta hace un año?

- No. Ya tengo una del Athletic de la primera vuelta que me dio Dani García, que fue mi compañero en el Eibar, y es suficiente.

- ¿...?

- La mía se la di a Patxi Ferreira, el segundo entrenador del Athletic. Él y Garitano fueron muy importantes para mí en la etapa del Eibar. Un día me regaló una camiseta suya de jugador y tenía pendiente darle una mía.

- Tiene año y medio de contrato en la Real. ¿Cómo ve el futuro?

- Quiero disfrutar de lo que estamos haciendo y consolidarme en el equipo. Si lo hago bien y entro en los planes de la Real más allá de 2020, genial. Estoy muy a gusto. Con los compañeros y con el club. En pocos sitios hay la relación de cercanía que tenemos con el presidente, los consejeros o el director deportivo. Me han hecho sentir como de casa y hasta tengo un hijo guipuzcoano -presume-. Me gustaría acabar mi carrera en la Real, aunque para eso aún me queda bastante, ¿eh?

- ¿Le da vértigo verse como uno de los veteranos del vestuario?

- Bueno, también están Zurutuza, Moya y Héctor Moreno. Aunque hay chavales como Oyarzabal que tienen una madurez terrible. Sentimos la responsabilidad de llevar a los más jóvenes por el buen camino, porque no es fácil el mundo del fútbol cuando eres joven, tienes fama y dinero y la gente se te acerca por el interés. He visto torcerse muchas carreras por no saber llevar ciertas situaciones, aunque en la Real esto lo cuidan muy bien.

- ¿Ya le van convenciendo a Zurutuza para que se quede?

- Es un jugador fantástico. Hay que echarle un cable para que se quede, aunque lo primero es respetar su decisión. A mí me gustaría que siguiese porque para nosotros es una pieza clave. Por lo que nos da en el campo y por el toque que da el pelirrojo al vestuario.

Más

 

Fotos