La racha termina con un partido gris

SANDRA RAMAJO EXCAPITANA DE LA REAL Y ENTRENADORA

Da rabia el que se haya cortado de esta manera la racha. Noté falta de frescura en el equipo, por ese cansancio acumulado. Entre eso y las interrupciones del VAR, la Real perdió un poco el control del partido y en esa fase encajó el único gol del partido. Llegó tras un golpeo de su central a la espalda de la defensa y una clara falta de entendimiento entre Remiro y Le Normand de la que se aprovecha Sergio León. Deja la sensación de que es un gol demasiado fácil.

La primera parte tuvo mucho control el equipo de Imanol. La primera ocasión del Valladolid es la del tanto anulado. Y la segunda es el gol. Prácticamente no tiene ocasiones. La Real no tuvo tantas como otros días porque el Valladolid se encerraba muy bien a trás, con un bloque bajo. Por eso hubo tanto tiro desde fuera del área. Brais y Merino no estuvieron tan fluidos y eso se nota. A Silva le cambió en el descanso. Son jugadores que ven el fútbol más rápido. Dan mucha velocidad al juego. Por dentro, ayer eso se perdió. Esa rapidez en los pases finales. Asistimos a ataque elaborados, pero con tiros lejanos. Los centros de Rico no fueron muy acertados y tampoco Gorosabal estuvo brillante. No fue el partido de la línea defensiva.

Navarro aportó lo suyo, pero faltaba algo más. Nos dejaban el balón pero porque ellos querían para contraatacar después buscando el error para romper a la espalda. Pero incluso con un partido gris, podíamos haber sacado un punto. Lo de Kubo fue un golazo. Para mí el VAR no lo tenía que haber anulado. Pero como lo había hecho antes con ellos... Tiene que dar mucha rabia en el campo.

Tal vez el empate hubiera sido lo más justo. Insisto en que la falta de frescura se nota, aunque igual hay que ganar este tipo de partidos con un juego gris. El Valladolid de Pacheta es un equipo muy peleón. Son muy verticales y rápidos arriba, y cortaban las jugadas cuando les conveía. Es difícil jugar así en las condiciones en las que están ahora los futbolistas.

Lo que me gusta es que el equipo en la segunda parte lo intenta hasta el final, aunque sea con muchos cambios. No le quedaba otra a Imanol ante esta concatenación de partidos y teniendo en cuenta que hay otro importante el jueves. Pablo Marín aportó chispa. En el primer balón que tocó, centró de primeras e Imanol enseguida le llamó la atención para que intentara el uno contra uno.

En cuanto a nombres propios, destacar también a Carlos Ferández. Después de una lesión tan larga, hay que subrayar todo lo que aporta: trabajo, profundidad, pelea de espaldas, tiros de fuera... Lo intentó. Me gusta mucho. No me pareció mal ese cambio, aunque Sorloth está en un momento espectacular.