Imanol Alguacil. / ARIZMENDI

Vestuarios

Imanol Alguacil: «Queríamos ganar o empatar, pero la derrota es dulce»

Imanol dedica el pase a octavos de la Europa League a David Quintano, un realista fallecido esta semana, sale orgulloso por sus jugadores y ya piensa en «Gattuso y en el Valencia»

Iker Castaño
IKER CASTAÑO

Nunca una derrota le supo tan bien a Imanol y a la Real, ya que el objetivo estaba más que cumplido. «Seguramente es la derrota más dulce. Queríamos ganar o, al menos empatar, pero lo importante al final era lograr ese primer puesto», comenzó el oriotarra. «Los jugadores han hecho un gran esfuerzo y eso no es fácil delante de este rival», continuó en su análisis. El pase se lo dedicó «a la afición» y concretamente a «David Quintano, un socio y accionista realista fallecido esta semana por un cáncer que le detectaron tras jugar contra el Barça». Fue secretario de la sección subacuática de la Real y se le homenajeará el domingo.

Volviendo al partido, opinó que su equipo «ha vuelto a generar ocasiones y lo más justo hubiera sido un empate», confesó. Pese a la derrota fue «un día especial, siendo jueves, con el estadio lleno y haciendo un partidazo». El técnico era consciente de que «teníamos que hacer un partido serio hasta el final y apretar como lo hemos hecho. Por la calidad que tienen, ellos podían salir de esa presión. Les he visto muchos partidos y a los equipos que se repliegan, les generan ocasiones», indicó sobre el juego 'red devil'.

Atribuyó el mérito «a los jugadores, que han vuelto a salir a gatas del campo. No puedo estar más orgulloso y emocionado un día como hoy. Me llena de orgullo ver a la gente disfrutar tanto», expuso.

El valor que le da pasar como primero de grupo es «máximo, pero Europa va unido a lo de la liga. Ante las bajas y lesiones, a este equipo no le importa quién falte y sigue adelante», indicó.

El realista homenajeado, David Quintano, era socio, accionista y secretario de la sección subacuática de la Real

Para el domingo, Kubo y Barrenetxea «evolucionan», pero no cree que lleguen a un choque, el de «Gattuso y el Valencia», que el entrenador ya tiene entre ceja y ceja.