Le Normand protege un balón ante Illarramendi en Zubieta. / RS

Queda todo por lo que pelear

La Real no debe aflojar el paso porque haya una plaza continental más ya que se juega mejorar la temporada anterior y entrar en Europa League

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

Les imagino viendo la final de Copa con una disputa interna como la mía entre la cabeza y el corazón. La razón me dejaba claro quién tenía que ganar para que se liberase una plaza más para Europa vía Liga pero no se veía acompañada por el deseo, ya que desde hace un tiempo el Betis no cae muy bien por estos lares. Bordalás tampoco, pero el Valencia es algo más que el técnico alicantino y tiene gente de casa como Gayà, Guillamón y Soler que le hace reconocible.

Que haya cuatro exrealistas en el Villamarín contribuye a que se mire con lupa al cuadro verdiblanco. Aunque sería injusto meterles en el mismo saco. Juanmi estuvo tres temporadas, marcó 31 goles, entre ellos aquel en Balaídos que nos metió en Europa, y no recuerdo que se perdiera un solo entrenamiento por lesión. Algo que refleja su profesionalidad. Su marcha fue consensuada por las dos partes. Él quería jugar más y el club recibió unos 9 millones por un delantero que era más revulsivo que titular.

Canales no ha tenido nunca una mala palabra ni un mal gesto hacia la Real. Ha dolido que explotase en otro sitio después de tenerle cuatro años y medio a un nivel discreto, uno de ellos lesionado, pero cuando vio que acababa contrato y el Betis le ofrecía un pastón no se lo pensó. Era un salario equivalente a un top-3 de la plantilla txuri-urdin que aquí no se había ganado en el campo. Es un ejemplo de constancia tras superar tres cruzados y tiene una Copa muy merecida, aunque la Real también ganó la suya y estos tres años sin él ha quedado por delante en la clasificación.

La historia de Willian José y Bravo es diferente. El brasileño, que apenas jugó un cuarto de hora el sábado, se negó a disputar un partido con la Real porque se quería ir al Tottenham y en la pasada eliminatoria de Copa en Anoeta acudió rápido a lanzar un penalti con todo resuelto. Parece que esta temporada se ha salido en el Villamarín con los diez goles que lleva cuando aquí Isak suma nueve estando desacertado.

Bravo nunca podrá agradecer lo mucho que hizo la Real por él. Le dio la oportunidad de venir a Europa y le dejó salir al Barcelona por menos de la mitad de su cláusula cuando no tenía por qué hacerlo. En el Camp Nou firmó un salario anual cuatro veces mayor que el de aquí por cuatro temporadas. Para que la operación cuadrase renunció a una cantidad del traspaso a la que tenía derecho y lo primero que hizo al llegar a Barcelona fue denunciar a la Real por no pagársela, una demanda que la Justicia desestimó. La avaricia le hizo borrar de un plumazo ocho años de su vida en San Sebastián y la admiración que muchos sentíamos por él.

El quinto en 40 meses

El caso es que Musah falló su penalti y eso se traduce en que el séptimo va a Europa. A la Real le da un margen de maniobra porque tiene al Villarreal pegado a 3 puntos, debe visitar La Cerámica y aquí perdió por 1-3. Y nadie duda del potencial de un equipo que ganó la Europa League y está en semifinales de la Champions.

Conociendo a Imanol, este colchón solo servirá para centrarse en mejorar posiciones y no mirar tanto por el retrovisor. Así lo confirmaron también Olabe, Zaldua y Aritz en la gala de los Premios Deportistas Cinco Estrellas que organizó este periódico el lunes. Incluso salió la palabra Champions, aunque quede a 6 puntos tras la derrota ante el Barcelona y sea difícil enjugar esa desventaja en solo cinco jornadas a un equipo como el Atlético. Aunque deba visitar Anoeta.

Aún falta rematar la faena, es verdad, pero poder entrar tres años seguidos en Europa es algo histórico, ya que solo el equipo campeón de los ochenta lo ha logrado. La Real lleva tres temporadas sin bajar de la séptima plaza y habría que recordar que hace cuatro se dejó el billete europeo en Cornellà tras llegar viva a la última jornada.

Desde que Imanol asumió las riendas con aquel triunfo en el Bernabéu el 6 de enero de 2019 han pasado 40 meses y solo los cuatro grandes han sumado más puntos en la Liga que los 204 acumulados por los blanquiazules. Conjuntos con más dinero como el Villarreal, Betis, Athletic y Valencia están por detrás en un periodo de tiempo lo suficientemente amplio como para hacer valoraciones.

Hace unas semanas Merino afirmaba en una entrevista en estas páginas que la presente temporada era mejor que la pasada. Y es verdad, porque la Copa se gestó en la 19/20. Ahora llevamos dos puntos más en Liga, en la Copa se ha llegado una ronda más lejos tras eliminar al Atlético y en Europa se ha competido mejor, plantando cara a un equipo de Champions como el Leipzig. Hay un dato revelador y es que la Real solo ha perdido 11 encuentros de los 46 oficiales que lleva disputados y sus verdugos han sido rivales como el Real Madrid, Barcelona, Mónaco, Leipzig, Villarreal o Betis.

Aún le falta dar un salto para competir ante los más grandes pero este curso ha empatado en el Wanda y el Pizjuán mereciendo ganar y también en Eindhoven y Leipzig. Sus dos victorias de mayor brillo han sido contra PSV y Atlético, esta en Copa. Ahora resta rematar la temporada para que en la próxima pueda seguir creciendo.