Un punto de lo más trabajado

Sandra Ramajo
SANDRA RAMAJO

El de este domingo es un punto de lo más trabajado por parte de la Real. Cuando las cosas se ponen feas, es un equipo que sigue mostrándose como grupo compacto y fuerte en el que van todos de la mano hacia el mismo objetivo, sabiendo que está con diez y tiene un buen equipo enfrente. Aguantar desde el minuto 15, incluso con algún acercamiento, no es nada fácil así que hay que sacar buenas conclusiones de este empate. Entre la derrota del jueves y el empate de ayer, solo se suma un punto, pero creo que la semana deja un sabor dulce.

Qué decir de la jugada de la expulsión. Hay varias interpretaciones. Si después de producirse la acción, paras el vídeo justo cuando Aritz pisa el tobillo del rival y te quedas solo con esa foto, sí parece roja. Pero si observas cómo se desarrolla la jugada, en la que a Aritz se le escapa el balón y le atropella a un adversario al que ni ha visto, no parece expulsión, sino lo que había pitado desde el primer momento el árbitro. La roja rompe el partido. A veces no se entienden este tipo de decisiones, pero es parte del fútbol y también hay que saber jugar ante estas circunstancias y no desquiciarse, y la Real lo supo hacer con nota.

Imanol planteó un partido para luchar y dejar a Sorloth buscándose la vida arriba. Fue una gozada ver a un equipo tan joven y tan serio a la vez, trabajabando todos a destajo, con muchas ayudas y coberturas y muy contundentes en área. Tampoco tuvo grandes ocasiones el Valencia. La Real supo cerrarse bien. Y eso que es un equipo que suele defender con balón. Ayer le tocó hacer lo contrario y demostró que también es capaz.

Hasta esa jugada decisiva, la Real estaba volcada, enchufada y súper motivada después de la gran noche europea del jueves ante su público. El gol es en propia puerta pero viene de una acción en la que Illarramendi estuvo listo, supo andar atento y metió un buen balón en el área de los que suele ser difícil defender. Con ese gol y el ambientazo que había en el estadio, todo indicaba que el partido se iba a quedar en casa. Luego llegó esa jugada tonta. Pero 15 minutos son suficientes para ver la dinámica del equipo. Estaba presionando bien y llegando a área rival.

A destacar Zubimendi. Le dices que sea central y parece que lleva años ahí. Buenas decisiones y derroche físico.