Real Sociedad

Prueba definitiva para Sandro y Willian

Jokin Aperribay charla ayer sobre el césped de Zubieta con Ansotegi, De la Barrera y Garitano mientras Erik Bretos hace lo propio con el preparador físico Miguel Pérez. /LUSA
Jokin Aperribay charla ayer sobre el césped de Zubieta con Ansotegi, De la Barrera y Garitano mientras Erik Bretos hace lo propio con el preparador físico Miguel Pérez. / LUSA

Garitano decidirá si les convoca tras comprobar el estado de ambos en el entrenamiento de hoy | El canario hizo con el grupo parte de la sesión de ayer, que fue táctica y no muy física, mientras que el brasileño realizó trabajo individualizado en el interior de Zubieta

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ SAN SEBASTIÁN.

La Real Sociedad sigue preparando con mimo el partido que servirá para abrir las puertas del nuevo Anoeta sin pistas. Asier Garitano cuenta con bastantes bajas para hacer frente al actual campeón de Liga, algo que complicará la gesta anual que suele firmar el cuadro txuri-urdin cada vez que los azulgranas han visitado San Sebastián en los últimos tiempos, con excepción del año pasado.

Los problemas en forma de lesiones se concentran principalmente en las líneas defensiva y ofensiva. Atrás, la principal ausencia es la de Diego Llorente, que se rompió el peroné izquierdo en la segunda jornada de Liga en la visita a Leganés y que está convaleciente de la intervención a la que fue sometido hace dos semanas y media. El juego del central madrileño había sido del agrado de Garitano durante la pretemporada y su baja hasta diciembre supone un serio contratiempo para el técnico bergararra.

Raúl Navas ha mejorado de los problemas en la rodilla y reapareció hace una semana en el triangular de Vitoria, pero estos días se ha entrenado a menor ritmo al no remitir del todo las molestias que sufre en la zona. Ayer solo hizo una parte del trabajo con el grupo en una sesión que físicamente fue bastante liviana, al estar dedicada básicamente al trabajo táctico y de estrategia. El sevillano no parece que vaya a ser de la partida mañana contra el Barcelona, donde todo hace indicar que Aritz Elustondo y Héctor Moreno serán los centrales.

En los laterales no tiene problemas el técnico, ya que los cuatro están disponibles y en forma. Zaldua en la banda derecha, y Theo en la izquierda, se perfilan como los titulares, salvo que a Garitano se le ocurra jugar con dos laterales en alguna de las dos bandas, como hizo en Vitoria con Theo y Kevin en la izquierda y Gorosabel y Zaldua en la derecha ante el Sochaux, aunque no parece que sea la primera opción que maneja.

Centro del campo fuerte

El centro del campo es la línea que menos problemas de salud presenta, ya que tiene a todos sus componentes en perfecto estado. Dos de ellos, además, vienen de jugar con la sub-21, casos de Igor Zubeldia y Mikel Merino, lo que siempre supone un plus de confianza para el futbolista.

Durante los entrenamientos en abierto de esta semana se ha podido intuir que Garitano estaría pensando en jugar con un trivote en la zona ancha que estaría integrado por Illarramendi, Zubeldia y Merino con la intención de contrarrestar el poderío del juego interior azulgrana. La única vez en la que los tres formaron juntos de salida fue en la primera jornada de Liga en Villarreal, que se saldó con triunfo blanquiazul. En aquella ocasión Zubeldia jugó de cuatro, Illarramendi se escoró a la derecha y Merino actuó caído en la izquierda tapando las subidas del lateral Mario Gaspar. En Leganés el navarro fue suplente y en Eibar causó baja por unas molestias en el cuello.

En ataque tiene plaza fija Mikel Oyarzabal, que ayer se entrenó por primera vez con el grupo tras regresar de su periplo con la sub-21, y es de suponer que también Juanmi después de los problemas físicos que arrastran Willian José y Sandro. Así las cosas, Sangalli y Bautista se disputarían un puesto en función de si Garitano prefiere jugar con uno o con dos delanteros.

Los jugadores, animados

La delantera es la línea más tocada que tiene la Real Sociedad. Con Merquelanz recién intervenido de su grave lesión de rodilla y Januzaj fuera de combate para dos meses, los percances de Willian José y Sandro dejan al técnico bajo mínimos en los puestos de vanguardia para encarar una visita tan exigente como la del Barça.

Sandro, con un esguince leve de rodilla que se produjo en el primer entrenamiento de esta semana, participó de forma parcial en la sesión de ayer y su presencia en la convocatoria es muy dudosa. Lo mismo ocurre con Willian José, que ayer realizó trabajo individualizado en las instalaciones interiores y que se siente bastante recuperado de la rotura fibrilar que sufrió al lanzar el penalti de Ipurua hace dos semanas.

Los dos futbolistas tienen ganas de apoyar a sus compañeros y, si por ellos fuese, estarían en la lista de Garitano para un partido tan especial. Otra cosa es lo que digan los médicos y lo que decida el entrenador después del entrenamiento que efectuará el equipo hoy por la mañana en Anoeta. La presencia de ambos, aunque sea en el banquillo, parece muy complicada pero ayer no estaba descartada del todo. Será hoy cuando se tome una decisión definitiva al respecto.

Aperribay arropa a los técnicos sobre el mismo césped de Zubieta

La Real se ejercitó ayer a puerta cerrada en Zubieta por espacio de casi dos horas y a la conclusión del entrenamiento hizo su aparición Jokin Aperribay. Pasaban algunos minutos sobre la una cuando el presidente hizo acto de presencia sobre el césped en compañía de Erik Bretos, el responsable de la unidad de reclutamiento. Para entonces los jugadores ya se habían retirado a los vestuarios tras una sesión que fue eminentemente táctica y no demasiado física.

El máximo mandatario txuri-urdin tuvo gestos de cariño y de complicidad con los componentes del cuerpo técnico del primer equipo que se encontraban sobre el terreno de juego, casos de Asier Garitano, Rubén de la Barrera, el preparador físico Miguel Pérez y Jon Ansotegi, tercer entrenador.

El juego y los resultados de la Real en las dos últimas jornadas habían sembrado dudas en el entorno tras sumar tan solo un punto contra Leganés y Eibar, dos rivales con menos recursos que los blanquiazules, pero Aperribay demostró tener plena confianza en el trabajo que se realiza diariamente en Zubieta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos