Más probabilidades de marcar gol

ROBERTO LÓPEZ UFARTE

Visita este viernes la Real a un equipo que busca con su sistema 1-5-3-2 asegurar la defensa, y es que sus datos son significativos. El Levante es colista y el conjunto que más goles recibe. Es curioso, y a la vez lógico, que los tres que más encajan son a su vez los que ocupan las tres últimas posiciones de la tabla: Levante, Alavés y Granada. El rival de este viernes, en definitiva, hace aguas en defensa y la Real tendrá que aprovecharlo a base de acertar y rematar las ocasiones que tenga. No obstante, el Levante tiene muy buenos jugadores, al menos de nombres importantes, sobre todo en ataque y centro del campo. Ahí está Morales, con su zancada impresionante y siempre implicado en el juego; Bardhi es un gran lanzador a balón parado y tiene una técnica exquisita aunque nunca ha brillado contra la Real; Malsa y compañía son futbolistas todoterreno... Y no olvidemos a Soldado, que aunque está venido a menos y rendía mejor en el Granada, es un luchador y goleador nato. Roger y Dani Gómez completan un buen cartel.

La Real puede hacer bueno el empate cosechado ante el Rayo Vallecano si gana este viernes. Si suma los tres puntos, seguirá teniendo opciones claras de asaltar la Champios, siempre y cuando no perdone al rival cuando es superior en el juego. Así es el fútbol, el primer tiempo en Vallecas fue excepcional pero el segundo se convirtió en un desastre. Los partidos duran 90 minutos, y si no que se lo digan a los futbolistas del Manchester City. Y ya no se puede hablar de milagro en el caso del Real Madrid porque los milagros suceden una vez y ellos lo vienen haciendo de forma rutinaria. Así que solo vale ganar y no importa cómo. A los aficionados les vale la victoria, y si no fíjense en los rostros de felicidad de la gente a la salida del Bernabéu, a pesar del baño recibido en juego por parte del City.

Creo que la Real tiene jugadores capacitados para marcar aunque últimamente no lo estén haciendo y hay que seguir luchando porque quedan cuatro partidos. Con la incorporación de Silva puede generar más ocasiones, con lo que las probabilidades de gol aumentan. Cada vez que el balón pasa por sus botas la jugada mejora, como ocurría con Iniesta, o ahora con Pedri. Se ve que puede suceder algo diferente.