Éric Olhats, descubridor de Antoine Griezmann y Roibin Le Normand. / juanjo aygües

Abusos sexuales

Prisión provisional para Éric Olhats, mentor de Antoine Griezmann

El ojeador compareció el jueves por la noche ante el juez, que decretó la medida al estimar que existen indicios suficientes de que pudo haber cometido un delito de abuso sexual a tres menores

EL DIARIO VASCO

Éric Olhats, descubridor de Antoine Griezmann, permanece en prisión provisional a la espera de juicio acusado de abuso sexual a tres exjugadores menores de edad. El juez decretó esta medida el jueves por la noche tras escuchar la declaración del ojeador y considerar que había indicios suficientes de esos abusos.

Los hechos de los que se le acusan se remontan al final de la década de los 90, cuando Olhats era entrenador del Aviron de Baiona y los menores denunciantes tenían 15 años. En un comunicado hecho púbico por el procurador adjunto de Baiona, Marc Mariée, se explica que la investigación se inició en 2019 tras recibir la Fiscalía «un mensaje anónimo» en el que se acusaba a Olhats de mantener «conductas inapropiadas con jóvenes ante los que ejercía como entrenador o reclutador».

Esa denuncia fue el origen de una investigación en la que la Policía Judicial entró en contacto con tres jóvenes exjugadores que decidieron interponer una denuncia contra Olhats por abusos sexuales. La investigación derivó en la detención del ojeador en su domicilio el pasado miércoles y con su traslado a la Comisaría de Baiona. Tras su comparecencia el jueves, el juez, siguiendo el criterio de la Fiscalía, estimó que existían elementos suficientes de que Olhats habría abusado de «personas menores de 15 años de edad a las que agredió valiéndose de su autoridad», según indica el comunicado de Mariée.

Además, la Fiscalía ha añadido nuevos elementos al caso tras encontrarle a Olhats «imágenes pornográficas de menores», lo que sin duda complica la situación del descubridor, entre otros, de Antoine Griezmann y Robin Le Normand ya que, como apunta Mariée, estos delitos pueden ser penados con hasta diez años de prisión.