¿Por qué?

¿Por qué?
Roberto López Ufarte
ROBERTO LÓPEZ UFARTE

Viendo las caras de sufrimiento de los aficionados realistas en Anoeta, creo que lo mejor es pasar página del partido del jueves, porque este domingo, tenemos otro. No voy a hacer ningún análisis, porque creo que ya se ha dicho lo que se tenía que decir de lo sucedido frente al Villarreal. Además, mi amigo y excompañero 'Bixio' Górriz hizo una lectura muy acertada del sentir del aficionado. Lo que sí quiero en este artículo, es hacerme una serie de preguntas al estilo de Mourinho. Como dijo en su día '¿por qué?, ¡¿por qué?!'.

Y yo me pregunto: ¿Por qué en la Real hay tantos jugadores lesionados? No acabo de entenderlo. No sé si es una impresión mía o tiene más lesionados que otros equipos. ¿Por qué hacemos debutar en circunstancias adversas a jugadores del filial? ¿Por qué a jugadores que hacen solo tres partidos buenos se les hacen contratos largos, asegurándose de esta forma el futuro, pasando a una situación de confort? ¿Por qué hay tantos ilustrados en Zubieta? ¿Por qué hacemos una apuesta y luego la tiramos por tierra a nada que vengan un poco mal dadas? ¿Por qué resaltamos una noticia positiva muchas veces para esconder fracasos personales?... Podría hacerme muchas más preguntas, pero a lo mejor no me corresponde a mí hacerlas....

Mejor me voy a centrar en el partido de este domingo frente al Getafe, un equipo que juega con un 1-4-4-2, un conjunto aguerrido, muy equilibrado, en donde brilla el colectivo sin que ningún jugador destaque por encima de los demás. Bordalás es su excelente conductor de grupo y el Getafe está consiguiendo resultados sobresalientes a base de sacrifico y trabajo duro diario.

Te podrá gustar o no su estilo, pero lo cierto es que todos se dejan la piel en el campo, incluido el veterano Jorge Molina, que se encuentra en su mejor momento, marcando goles que van a llevar a su equipo a Europa.

Los sufridores realistas, que son muchos, van a Anoeta con la esperanza de ver buen fútbol y que su equipo gane, pero no puede extrañar que caigan en la tentación de evitar pasar malos ratos y marcharse de romería a San Marcos con el resto de las opillas de los padrinos del pasado jueves.

Este domingo, además, y haciendo un simil con la Real, toca ir a votar. Pero votar bien, para que luego no nos quejemos de los resultados de las urnas, aunque los debates de nuestros políticos hayan sido lamentables. Aupa Real!