...Y lo peor fue el resultado

La Real Sociedad desperdicia una veintena de ocasiones, pero gana mostrando una enorme superioridad

...Y lo peor fue el resultado
Pedro Soroeta
PEDRO SOROETA

El partido pudo durar un cuarto de hora. En ese tiempo la Real Sociedad debió resolverlo a nada que hubiera aprovechado sus ocasiones. No todas, porque es casi imposible ir 0-4 a los quince minutos de partido, pero con haber hecho gol solo en la mitad, el choque hubiera quedado sentenciado. Pero no solo fue eso.

En el segundo cuarto de hora las ocasiones fueron todavía mejores y más claras. Oyarzabal -vaya tarascada más fea se llevó de Aguirregaray- aprovechó una, solo una, demasiado poco para la enorme superioridad del once de Imanol, que se desesperaba en la banda. Incluso hubo un momento con doce remates a puerta de la Real, a cada uno en mejor posición, por ninguno de los locales. Y es que la Real Sociedad no encontraba oposición. En corto, en largo, por el centro, por las bandas, por arriba, por abajo..., la adelantada defensa de Paco Jémez hacía aguas una y otra vez ante las acometidas realistas, con un Illarra imperial, un Januzaj que entraba como cuchillo en la mantequilla y un enorme Oyarzabal, por citar solo a los realistas más destacados. La segunda parte fue más de lo mismo. Parecía imposible que no llegara el segundo gol. Pero no llegó, el partido estuvo abierto hasta el final. Menos mal que valió el tanto de Oyarzabal. No ganar el partido de ayer hubiera sido... mejor no lo digo.

Salzburgo, semifinalista

El jueves por la noche no tardaron ni cinco minutos en anunciarme la clasificación del Salzburgo para semifinales y recordarme que yo había dicho que era un equipo que no tenía más nivel que la Real. Ya saben. Si dices algo no hay memoria, porque las palabras se las lleva el viento, pero si lo escribes, eso queda para siempre. Pues sí, dije que el Salzburgo no es mejor que la Real Sociedad y que, tras eliminar a los blanquiazules, era una de las peritas en dulce del sorteo. Lo importante del caso es certificar que un equipo que apeó a una Real muy desacertada -la segunda parte del partido de Austria fue de lo peor de la temporada- por un solo gol, está en semifinales tras haber apeado a Dortmund y Lazio. Y esto no hace otra cosa que demostrar que efectivamente un equipo como nuestra Real tenía un papel relevante en la Europa League. Eso sí. Para llegar lejos lo primero es creérselo, como se lo han creído los austríacos.

Un gran Sanse

Es justo dedicar unas líneas a la gran temporada que está realizando el filial realista. Ya sé que en el Sanse el resultado no es lo primero y que jugar la fase de ascenso a Segunda no estaba entre los objetivos al empezar la temporada. Hay que entender, sin embargo, la ilusión de los jóvenes por jugar esa fase, que prácticamente tienen en la mano, aunque les queda la parte más complicada del calendario. En todo caso, la campaña de los chavales está siendo magnífica y ayer en Gernika dieron todo un recital durante muchas fases del partido. En un terreno de juego complicado y ante un equipo que está dando muy buen nivel, los entrenados ahora por Zulaika confirmaron que están ahí por méritos propios. Zorionak!

Más sobre el partido

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos