Real Sociedad

'Pato', ya tienes la camiseta que te faltaba

Galardón. Gorka Reizabal recibe de manos de Jokin Aperribay la camiseta firmada por los jugadores de la Real. / rs
Galardón. Gorka Reizabal recibe de manos de Jokin Aperribay la camiseta firmada por los jugadores de la Real. / rs

Gorka Reizabal fue homenajeado en el palco de Anoeta en reconocimiento a su dilatado trabajo de periodista relacionado con el club txuri-urdin

Enrique Echavarren
ENRIQUE ECHAVARREN

Gorka Reizabal es historia viva de la Real Sociedad. Un periodista de raza, de los de antaño, con sangre txuri-urdin. Junto a otros periodistas contemporáneos formó un grupo que mantuvo informados durante décadas a los seguidores blanquiazules a través de la radio, la televisión y de sus crónicas. No existía internet, ni redes sociales. Mandaban la palabra y la pluma. 'El Pato', como le conocen sus compañeros de profesión, desconoce el número de kilómetros que habrá recorrido siguiendo al club de sus amores, el número de aviones en los que habrá embarcado, el número de horas de autobús -como se viajaba en aquellos tiempos- que habrá devorado. Y las millones de anécdotas vividas. Algunas las hizo públicas. Otras permanecerán guardadas en su memoria. De por vida. Y todo por un sentimiento, la Real.

El club blanquiazul le brindó el domingo en el palco de Anoeta un merecido homenaje como reconocimiento a su trabajo periodístico relacionado con la entidad txuri-urdin durante casi cuatro décadas. Jokin Aperribay le hizo entrega de una camiseta firmada por toda la plantilla en la parte delantera y con su apodo, 'Pato', en el reverso junto al número 44. Esa cifra tenía un significado especial para este pasaitarra de 67 primaveras que disfruta ahora de su bien ganada jubilación. Coincidía con los años que van a cumplirse desde que escribió su primera crónica de la Real, precisamente en un partido contra el Real Madrid en el viejo Atocha, el 18 de octubre de 1975 en EL DIARIO VASCO. Acabó 1-1. «Yo no me acordaba de ese detalle, acababa de entrar a a trabajar en EL DIARIO VASCO y era mi primera crónica del equipo. Fue Iñaki Mendoza, documentalista de la Real, quien lo descubrió».

Reizabal llevaba puesta la elástica de Luca Sangalli, la misma del día que se entrenó como goleador blanquiazul en el derbi de San Mamés ante el Athletic. Sus hijos le acompañaron en el acto. Maite, que también es periodista -de casta le viene al galgo- lucía la de Nihat del subcampeonato, mientras que Iñigo portaba la de Periko Alonso, la última que llevó antes de fichar por el Barcelona.

El remo, su otra pasión

Muy vinculado al mundo del remo, autor del libro 'Santos Pasajes del Remo', acudió ayer al programa 'Gipuzkoa a diario' que dirige y presenta en Teledonosti nuestro compañero Juan Mari Mañero. Reconoció Reizabal que «fue un día extraordinariamente feliz para mí y para toda mi familia. La Real tuvo el detalle de invitarme al palco presidencial de Anoeta. No había ido todavía al campo desde las obras por razones de salud. Fui a la entrada VIP junto a mi mujer y mis dos hijos, vimos la victoria de la Real ante el Real Madrid y otra cosa más simbólica aún. Cuando acabó el partido, los jugadores que acababan de ganar a todo un Real Madrid le hicieron pasillo a las jugadoras del equipo femenino que acababan de ganar la víspera en Granada la Copa de la Reina contra todo pronóstico».

A su entender «fue un aldabonazo extraordinario. Por una vez los chicos, que siempre habían estado por encima, les rendían pleitesía. A ellas quisiera darles las gracias haberme hecho llorar de alegría. Nunca pensé que podría hacerlo en un partido de fútbol femenino. Cuando acabó la final me abracé a mi hija y ambos lloramos de alegría. Fue una maravilla. Me venían a la cabeza las imágenes de Zaragoza de hace 32 años con los mismos equipos, la Real Sociedad y el Atlético de Madrid, que partía como favorito. Y con dos protagonistas. Aquel día, Luis Arconada y el sábado, su hermano Gonzalo». 'Pato', ya tienes la camiseta que te faltaba...