Esto me pasa por fiarme de mis amigos

William José baja demasiado a recibir y se ha olvidado de su principal cometido, el remate

Esto me pasa por fiarme de mis amigos
Alberto Górriz
ALBERTO GÓRRIZ

Teníamos comida familiar y degustamos los diferentes platos sabedores de que la Real Sociedad iba a cuajar, por lo menos, un buen partido. O al menos eso pensaba yo después de que muchos amigos me comentaran que completamos unos buenos noventa minutos ante el Celta en Copa. No pude ver el partido y me fie de ellos. Quizás tenía que haberme informado por mi cuenta para no llevarme semejante disgusto. Con el paso de los minutos me fui hundiendo poco a poco en mi butaca. Echamos los primeros cuarenta y cinco minutos a la basura y eso, en la mejor liga del planeta, es algo inconcebible para cualquier futbolista o aficionado a este deporte.

El partido de ayer era una oportunidad única para engancharnos a los puestos de arriba, esos con los que soñamos al inicio de cada curso y que dan acceso a jugar competición europea. Si tenemos esa meta al final de la carrera, necesitamos ser más agresivos y saltar al campo con contundencia desde el minuto uno. Lo mejor del partido, además de la segunda parte de la que escribiré más adelante, fue el homenaje a Aitor Zabaleta tanto en la previa del partido como al inicio del mismo, con los once elegidos vistiendo el dorsal '20' (el sábado se cumplieron dos décadas de su asesinato) y su nombre a la espalda.

Si los primeros cuarenta y cinco minutos fueron realmente decepcionantes y posiblemente una de las peores mitades en este primer tercio de campeonato, me gustó la reacción del equipo tras el descanso. Aunque ya era tarde viendo el resultado final. Me quedo con Januzaj, en la actualidad el único jugador diferente de la plantilla en cuanto a calidad y magia se refiere. La mayoría de las jugadas de ataque txuri-urdin vinieron por su banda y posiblemente sea uno de los pocos aprobados del día. También destaco el gran papel que está desempeñando el joven francés Robin Le Normand. Parece que lleve jugando en Primera toda la vida. A punto estuvo de marcar su primer gol, pero Oyarzabal empujó el balón a la portería de Masip, por si acaso. El central del Sanse es otro de los que se lleva a casa una buena nota.

Willian José baja demasiado a recibir y se ha olvidado de su cometido, el remate

Si Januzaj y Le Normand son la cara, Willian José se lleva la cruz. El brasileño es uno de los mejores delanteros del campeonato, pero atraviesa por un momento de forma bajo o muy bajo. Es un lujo verle a pleno rendimiento y una verdadera pena presenciar sus últimos partidos. Ahora mismo está muy flojo y no le veo cómodo sobre el campo. En mi humilde opinión, Willian José baja demasiado a recibir al centro del campo y se olvida de su cometido principal, el remate. Tanto Januzaj como Oyarzabal enviaron multitud de centros al área, pero la mayoría no encontraron rematador alguno. Creo que se ha olvidado de su cometido. Tampoco tuvo su día Mikel Merino. Perdió muchos balones en el centro del campo y fue el que más sufrió y el más perdido sobre el campo.

Volvió a aparecer la mala suerte por Anoeta. Cuando mejor estaba la Real, erró Moyá y el Valladolid puso tierra de por medio. Me gustó el cambio de Sandro en el descanso. Es un atacante diferente, eléctrico y con un gran disparo exterior, pero todavía no ha marcado y necesitamos sus goles ya. No entendí, en cambio, la sustitución de Theo, aunque la Real alegase que el francés sufrió unas molestias en la pantorrilla por un choque en la primera mitad. Su verticalidad y velocidad es otro de los puntos fuertes de la Real Sociedad y debe jugar siempre.

Quedan dos partidos para cerrar esta primera vuelta (Getafe y Alavés). No pienso en otra cosa distinta a sumar los seis puntos. Si queremos estar arriba, debimos ganar a un rival, con todos mis respetos, inferior.

Más Real Sociedad

 

Fotos

Vídeos