Un partido para crecer

Un partido para crecer
Lusa
Roberto López Ufarte
ROBERTO LÓPEZ UFARTE

Tienen dos partidos complicados, el primero contra el Villarreal, que tiene más plantilla de lo que demuestra la clasificación, y el otro contra el Getafe. Hoy se presenta en Anoeta un equipo que tiene jugadores de mucha clase, como Cazorla. Él lleva la batuta del juego y es su hombre más importante en el centro del campo. Sus atacantes tienen un nivel superlativo. Este tipo de partidos son los que sirven para demostrar dónde merece estar la Real. Hay que saberlos jugar con la misma agresividad que ellos, acompañada siempre de acierto en ataque, sin volver a cometer los fallos defensivos que tanto nos han lastrado.

El Villarreal juega, por fin, con un 1-4-4-2. Antes jugaba con tres centrales, pero no le ha funcionado. Cazorla tiene un gran talento, pero también está Iborra, un jugador que, además de su altura, entiende perfectamente el fútbol. Lo conocí estando en Segunda con el Levante y nosotros con el Real Unión y ya demostraba su calidad. Además, a Samu Chukwueze, de 19 años y con una clara vocación ofensiva, no le tiembla el pulso. Juega con el descaro de los jóvenes. Hasta en los momentos malos han tenido fe en él y ha cumplido con creces. Además, tienen a Bacca, que es una garantía. No entiendo cómo este equipo puede estar ahí abajo. A mí siempre me ha gustado, no solo porque estuviera allí mi hermano, sino porque es un club que ha tratado muy bien el fútbol base.

Valientes en el Camp Nou

Me gustó el partido de la Real en el Camp Nou, con una presión alta en la salida del balón de los azulgrana, que maniató a sus jugadores más importantes, incluido Messi, que apenas intervino en el juego. Además, los de Imanol tuvieron muchas opciones en ataque, sobre todo con Juanmi, que hizo una lectura del partido adecuada, buscando bien los espacios. Lo vimos con un balón fantástico filtrado por Merino, un pase de categoría tipo Laudrup. Antes hubo otra oportunidad, con un gran pase de Pardo, un gran control de Juanmi y una finalización correcta, que se encontró con un Ter Stegen imperial, que salvó a su equipo como lo ha hecho tantas veces.

En cuanto a la Real, por líneas, creo que Rulli se ha asentado definitivamente en la portería. La defensa estuvo más que correcta con Aihen, que es ya una garantía y no debe tener miedo a salir por la banda izquierda. El centro del campo, a pesar de las bajas, va a más y en ataque quizá solo falta un poco más de acierto en momentos cruciales. Creo que este es el camino a seguir una vez que recuperemos a algunos de los lesionados, que son jugadores importantes. Los partidos que quedan tienen que servir para crecer y tomar decisiones sin que nos tiemble el pulso.