Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

Un partido más

Iñaki Izquierdo
IÑAKI IZQUIERDO

Que el domingo se llene Anoeta no significará un paso decisivo hacia la igualdad. Es demasiado fácil, en esta sociedad del espectáculo y la inmediatez, subirse a la ola y montar un partido de mujeres en un estadio de Primera. Hay viento a favor y un lleno el domingo tranquilizará algunas conciencias, pero la igualdad es otra cosa. Mucho más difícil de conseguir. Y mucho más necesaria.

Que la Real Sociedad femenina juegue en Anoeta es, sin embargo, importante. Porque esa misma sociedad líquida que se podría darse por satisfecha con llenar un estadio un día, es muy receptiva a los golpes de efecto. Y el fútbol femenino es un indicador social. Noruega, Suecia, Alemania, Francia, Estados Unidos, Japón... Los países donde triunfa el fútbol femenino funcionan. No parece casualidad.

Esta es una batalla necesaria, pero es más que ir un día a Anoeta. No habrá justicia sin igualdad oportunidades, y ahí está la clave: en que todas las niñas que quieran ser fútbolistas (o cualquier otro deporte o carrera profesional) y tengan las condiciones para serlo dispongan de las mismas estructuras que tienen sus compañeros chicos. Ahí es clave la Real Sociedad y el partido del domingo: si eres buena, puedes llegar.

Con la incorporación de más y más jóvenes, el nivel subirá, el espectáculo crecerá y se podrá hablar de igualdad. Será cuando tal día como mañana salga la portera del Athletic y diga que para ellas el del domingo es «un partido más». Y salgan las de la Real Sociedad y les vuelvan a ganar.

 

Fotos