Borrar
Mbappé, después de firmar autógrafos en el aeropuerto de Hondarribia. Dani Soriazu
El PSG llega a San Sebastián

Mbappé ya firma autógrafos en Gipuzkoa

El PSG aterriza en Hondarribia con su gran estrella a la cabeza y entre importantes medidas de seguridad para jugar mañana contra la Real Sociedad. «Lucho, déjate», gritan con humor unos seguidores realistas al técnico del equipo galo, que se paró a hacerse fotos y firmar

Lunes, 4 de marzo 2024, 13:27

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Kylian Mbappé ha llegado este lunes al aeropuerto de Hondarribia al frente del París Saint-Germain, que el martes se mide a la Real Sociedad en el partido de vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones, con un 2-0 de ventaja en el encuentro de ida. La gran estrella del fútbol mundial ha aterrizado junto a sus compañeros, una interminable sucesión de figuras, con algo de retraso pero ya está en Gipuzkoa para preparar el duelo decisivo de Anoeta (21.00 horas).

El delantero francés, que pisará Anoeta por primera pero no por última vez si se confirma el secreto a voces de que jugará desde la próxima temporada en el Real Madrid, salió del avión de los últimos pero fue el que más tiempo se detuvo a firmar autógrafos, para sorpresa del medio centenar de aficionados que aguardaban al PSG en Hondarribia y que quizá solo esperaban un paso fugaz de 'prima donna' sin mirar ni a izquierda ni a derecha. Kylian Mbappé se paró y firmó varios autógrafos y se dejó sacar fotos, protegido, eso sí, por miembros de la seguridad privada del club parisino. «Qué modesto», llegó a exclamar alguien.

Aficionados y curiosos de ambos lados del Bidasoa asistieron al desfile de los parisinos, que llegaron en un espectacular avión negro y gris y tomó tierra a la una menos cuarto de la tarde.

Mbappé fue foco de todas las atenciones, pero los aficionados también pudieron ver de cerca a otras figuras como Dembelé, Kolo Mouani, Donnarumma, Barcola o Marquinhos, entre otros. El entrenador del PSG, Luis Enrique, fue de los primeros en salir. Fue recibido por un sonoro «Lucho, déjate», mientras el técnico asturiano se paraba para sacarse fotos y firmar autógrafos.

Rumbo al Hotel Monte Igueldo de Donostia

Vestidos de chándal, los jugadores del PSG fueron desfilando hacia el autobús. Keylor Navas fue reconocido y saludó, lo mismo que Marquinhos. El brasileño agradeció el recibimiento con una sonrisa. La mayoría de los futbolistas aparecieron en la terminal con la cabeza cubierta con gorras o la capucha de la sudadera, no así Mbappé. El desembarco del PSG no tuvo nada de ostentoso, fue como el de cualquier otro equipo, sin extravagancias. El recibimiento fue festivo, transcurrió con tranquilidad y sin ningún incidente.

Un importante dispositivo de seguridad de la Ertzaintza esperaba al equipo parisino desde horas antes del aterrizaje del avión procedente del aeropuerto Charles de Gaulle, aunque la afluencia de aficionados era mínima una hora antes de la hora prevista. Poco a poco fue incorporándose más público. El autobús del PSG también esperaba en la puerta de salidas del aeródromo de Hondarribia, con sus colores corporativos bien visibles. Numeroso personal del club francés coordinaba en la terminal la llegada del equipo, que apenas tuvo que recorrer una decena de metros a pie para subirse al autocar rumbo al hotel Monte Igueldo de Donostia.

Se percibía en el ambiente que el partido, además de un reto deportivo, es un desafío de seguridad para la policía autonómica, bajo la lupa por sus últimas intervenciones en actos de masas. El martes se espera un lleno total en Anoeta, con 40.000 espectadores, y una presencia significativa de seguidores del PSG, a quienes su fama les precede. El vuelo del equipo no incluía aficionados entre el pasaje, solo futbolistas y staff. El blindaje de las zonas de Donostia aledañas al estadio se anuncia férreo. El PSG ya está en Gipuzkoa con el jugador más famoso del mundo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios