El pan y la mantequilla

Roberto López Ufarte
ROBERTO LÓPEZ UFARTE

Los aficionados de la Real Sociedad se han sobresaltado esta semana con algunas noticias. Me refiero, naturalmente, a la marcha de Isak. Pero estas noticias no son nuevas aquí. Ha pasado siempre. Yo estaba de entrenador cuando Etxeberria se nos fue al Athletic. Estábamos Salva Iriarte y yo de vacaciones y tuvimos que volver para tratar de solventar la situación. Ahí están asimismo los casos de López Rekarte, Txiki y Bakero, que también salieron del club a última hora y hubo que reaccionar. Por su parte, cuando Kovacevic se fue, el entonces míster Bernd Krauss dijo: «El siguiente en irme voy a ser yo». Y es que cuando pierdes a un goleador importante, parece que se acaba el mundo. Pero no se acaba. La Real siempre va a seguir adelante y creo que está preparada para hacer frente a este tipo de situaciones. Puede parecer que hay jugadores, como todos los que he citado, que son insustituibles, pero aquí todo es susceptible de poder ser cambiado.

Así que la Real afrontará su participación europea sin Isak. En cuanto al grupo que le ha tocado, a todos les gusta jugar contra los buenos y el Manchester United está construyendo una gran plantilla. Considero que es bueno para la Real enfrentarse a rivales que, a priori, parecen superiores. Pero nadie es tan superior a nadie en Europa. El mismo Sheriff que nos ha tocado le complicó la vida al Real Madrid, a quien no solo ganó sino que pudo golear. Me parece un grupo aparentemente bueno para la Real, pero dejando claro que en Europa no hay equipo fácil. Como diría Ormaetxea, hay que atarse los machos y mirar para delante y no para atrás.

Dicho esto, no nos olvidemos de algo que decía mucho Toshack: aquello de que «el pan y la mantequilla es la liga». No olvidemos que hoy hay un partido importante. Vi el partido contra el Almería de la semana pasada y aunque puede parecer un equipo asequible, hay que tomárselo muy en serio. Se habla mucho de Mojica, su lateral izquierdo, pero el equipo es mucho más que él. Juega con un 4-4-2 intentando hacerse fuerte en defensa pero la Real tiene mejores futbolistas como para intentar aburrir al contrario moviendo el balón y debe hacerlo valer.