Real Sociedad

Oyarzabal: «Quiero escribir una historia en la Real Sociedad»

Oyarzabal sonríe junto a Agirretxe, Aritz, Zaldua, Kevin y otros compañeros antes del entrenamiento de ayer en Zubieta. / MICHELENA

Oyarzabal amplía su contrato hasta 2024 y pasa a tener una cláusula de rescisión de 75 millones de euros | El eibartarra asegura que «mi primera intención siempre ha sido quedarme aquí; no he tenido dudas»

Axel Guerra
AXEL GUERRASAN SEBASTIÁN.

Mikel Oyarzabal y la Real firmaron ayer el acuerdo que les vinculará hasta 2024 y que convierte al eibarrés en el jugador con el contrato más largo, junto a Zubeldia, y con la cláusula de rescisión más alta de la plantilla txuri-urdin: 75 millones de euros. La firma se llevó a cabo a última hora de la tarde, después de que Oyarzabal se ejercitara en Zubieta a las órdenes de Asier Garitano en la primera sesión de la semana. Su anterior vínculo expiraba en 2022 y contemplaba una cláusula de rescisión de 50 millones de euros, diez más en el caso de que fuera el Athletic el que quisiera hacerse con sus servicios. En el nuevo contrato esa cantidad se eleva hasta los 75 millones, sin añadido para ningún equipo, lo que le coloca por encima de los 70 de Illarramendi, quien también acaba de renovar su compromiso con el club txuri-urdin.

De esta manera, el club se asegura la continuidad de uno de los valores más importantes que ha salido de Zubieta en los últimos años y mejora las condiciones de un contrato que consideraba que había quedado desfasado por el rendimiento del jugador y las nuevas condiciones del mercado, como demuestra el reciente intento del Athletic por hacerse con sus servicios.

Pasadas las nueve de la noche el club publicó un breve comunicado anunciando que había alcanzado un acuerdo para la ampliación del contrato del delantero y destacando que Oyarzabal «ha vuelto a demostrar su compromiso y lealtad» al club al que llegó con quince años. Además, subrayaba que «la precocidad que le ha acompañado a lo largo de su carrera le ha llevado a ser uno de los referentes para todos los canteranos», así como el ánimo que ha demostrado «de seguir mejorando de la mano del club de su vida».

El delantero señaló que se trata de «un día que no voy a olvidar» y lo equiparó a otros dos momentos importantes en su carrera. «Estoy tan feliz como el día de mi debut y el de la anterior renovación», enfatizó, al tiempo que señalo que su objetivo es «escribir una historia en la Real».

Más tarde, el jugador público un mensaje en las redes sociales en castellano y euskera en el que dice estar «feliz y orgulloso de seguir en mi casa, la Real Sociedad. Con retos importantes por delante que conseguiremos entre todos». Algunos de sus compañeros, como Illarramendi, le felicitaron por la misma vía: «Haundixa Miki», decía el capitán.

La ofensiva del conjunto vizcaíno ha acelerado los tiempos de la hoja de ruta que la Real se había marcado con el eibarrés, que no podía esconder su felicidad por el acuerdo alcanzado, ya que le permite «estar donde quiero estar, rodeado de la gente que me muestra cariño. No puedo pedir nada más».

El delantero aprovechó la ocasión para dar las gracias «a todo el mundo porque en todo momento me he sentido muy querido y apoyado» y explicó que no tuvo dudas cuando el club le trasladó la propuesta para renovar porque «tenía muy claro lo que quería. Sabía que mi primera intención era quedarme aquí. Es lo que siempre he querido y me siento muy feliz por ello», señaló.

Oyarzabal tampoco tuvo dudas cuando el club le ofreció lucir el '10' que quedaba vacante tras la retirada de Xabi Prieto, al que considera un «ídolo». El zurdo, ambicioso, se marcó el objetivo de «llevarlo incluso más alto de lo que lo llevo Xabi, aunque sea difícil. Para mí es un honor», resaltó.

«Podemos conseguir cosas»

Para demostrar hasta dónde está dispuesto a llevar su ambición, volvió a apoyarse en la figura del donostiarra. «Como muy bien dijo en su despedida, se puede ser feliz aquí, se pueden conseguir cosas aquí y es el mensaje que hay que mandar tanto a la gente. Es un paso que ha dado adelante la Real. Es verdad que el camino puede ser largo y que nunca se sabe si se puede dar mañana o dentro de dos años, pero es algo que hay que trasladar», insistió.

Antes de emitir el comunicado del acuerdo, el club publicó un vídeo para adelantar la buena nueva en el que las protagonistas eran las botas del eibarrés. En él se hacía un recorrido por el calzado de algunos de los futbolistas más representativos y reconocibles del equipo -Illarramendi, Rulli, Willian José, Zurutuza, Agirretxe y Arit z- y se veía un hueco en el cajetín destinado para los botines del portador del dorsal '10', el que lucirá Oyarzabal a partir de esta temporada. Imanol Olaizola, el utillero del equipo, era el encargado de colocarlas en su sitio después de limpiarlas y darle lustre. Era la simbólica manera en la que la Real comunicaba que Oyarzabal sigue en el equipo blanquiazul.

El despliegue de la cobertura que dio la Real a la renovación es el reflejo del peso y la importancia que ha adquirido Oyarzabal en apenas dos años y medio, desde que debutó en octubre de 2015. El club publicó un segundo vídeo en el que repasa la trayectoria del zurdo desde que llegó a Zubieta con 15 años y recoge algunos de los momentos más importantes de su carrera, así como sus primeros pasos en las categorías inferiores, donde se le ve luciendo el dorsal '10'.

Base del proyecto

La ampliación del contrato ha llegado cuando el jugador inicia su tercera temporada completa en el primer equipo y pasa a ser uno de los cuatro capitanes junto a Illarra, Zurutuza y Agirretxe. A sus 21 años, Oyarzabal representa junto a Illarramendi el mayor exponente de un proyecto que quiere experimentar un salto para competir regularmente con los mejores equipos de LaLiga.

Los dos canteranos han dado un paso al frente este verano al prolongar sus contratos y han asumido el reto de liderar el relevo generacional en el que está inmerso la Real.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos