Real Sociedad

Oyarzabal, el primero en ir al centro en los rondos en la Real Sociedad

Oyarzabal, el primero en ir al centro en los rondos en la Real Sociedad

Oyarzabal destacó en natación antes que en el fútbol y con 12 años ya rechazó una oferta del Athletic

A.G. SAN SEBASTIÁN.

La edad de Oyarzabal no coincide con su madurez futbolística. A sus 21 años el eibartarra acumula dos y medio en la elite desde que en octubre de 2015 debutase contra el Levante en el Ciutat de Valencia. En todo este tiempo ha disputado 110 partidos entre Liga, Copa y Europa League, en los que ha marcado 24 goles y dado 19 asistencias, cifras que a una edad tan temprana solo están al alcance de los elegidos. Además, ha heredado el simbólico '10' que portaron grandes jugadores de la historia del club -Zamora, De Pedro o Xabi Prieto- y ya es uno de los cuatro capitanes del primer equipo.

Sus primeras patadas al balón las combinó con las que daba en las piscinas de Ipurua. La natación era un deporte que le tiraba y «no se me daba mal», admite. De aquella época, guarda una medalla que ganó en los campeonatos de San Juanes. Tras comenzar a jugar en el Eibar, cuando tenía 12 años el Athletic se fijó en él y quiso llevarlo a Lezama junto a su compañero Gorka Amutxastegi. Fueron las primeras calabazas que dio a Ibaigane porque sus padres decidieron que era mejor no salir del pueblo.

Con quince años la historia cambió. La Real le incorporó a Zubieta para jugar en el equipo de Liga Vasca Cadete. «Era una edad más adecuada para moverme de casa. Y, sobre todo, se trataba de la Real, mi equipo», explicaba hace tres años.

Una condición indispensable para incorporarse el club txuri-urdin era llevar al día sus estudios, algo que mantiene incluso ahora que ha aprobado tercero de Empresariales en la Universidad de Deusto.

Mientras celebraba los Sanjuanes de 2015 recibió una llamada del club para que acudiese a Zubieta. Iba a participar en la pretemporada del primer equipo. Otro en su lugar se hubiera puesto nervioso; él, no. «Jugar al fútbol no me resulta difícil. Llevo haciéndolo toda la vida», explicaba con solo 19 años.

El resto es historia. Como cuando se convirtió en el realista más joven en debutar con el la selección absoluta -lo hizo en junio de 2016 ante Bosnia-. Pero todo ello no le ha librado de ser el primero en tener que entrar al centro en los rondos de calentamiento del equipo blanquiazul. Una regla no escrita del vestuario indica que debe ser el más joven en hacerlo. Y Mikel sigue siéndolo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos