Real Sociedad

Oyarzabal sigue sin entrenarse y los titulares no salen al frío del z2

El preparador físico Miguel Pérez observa a Januzaj ayer en presencia de Bautista. / ARIZMENDI
El preparador físico Miguel Pérez observa a Januzaj ayer en presencia de Bautista. / ARIZMENDI

Los suplentes y los no convocados en el Wanda se ejercitan con firmeza con miras al encuentro copero del jueves en Vigo

O.O.G. SAN SEBASTIÁN.

El cambio de hora vino bien a los jugadores de la Real Sociedad para amortiguar la falta de sueño tras haber llegado a Zubieta desde el Madrid pasadas las tres y media de la madrugada. Más que las ojeras, era la derrota en el Wanda Metropolitano lo que se reflejaba en sus caras largas. La gélida mañana no ayudaba a levantar el ánimo. Solo los jugadores que fueron suplentes o no jugaron el sábado ante el Atlético de Madrid salieron a ejercitarse en el z2, mientras que los titulares permanecieron en el interior de las instalaciones. Mikel Oyarzabal, en cambio, se quedó en casa, aquejado aún del proceso gripal que le obligó a ser baja de última hora el sábado. Cabe pensar que también lo será el jueves en el partido de Copa frente al Celta en Vigo.

Los jugadores estaban citados a las diez y media de la mañana, pero no saltaron al césped hasta casi una hora después. Primero, Asier Garitano compartió con los jugadores sus sensaciones después de caer frente al equipo colchonero. El de Bergara ya expresó su malestar la víspera tras la derrota, sobre todo por la forma en la que el equipo encajó el primer gol, tras un fallo defensivo al filo del descanso que puso el partido cuesta arriba. En la segunda mitad, la Real Sociedad no reaccionó.

Tras la plática, la plantilla se ejercitó en el interior de Zubieta. Unos a modo de recuperación tras el partido y el resto, como adaptación al posterior entrenamiento en el z2, que contó con fases de intensidad. En el mismo participaron solo nueve hombres: los tres que el sábado salieron en la segunda mitad -Sandro, Juanmi y Januzaj, que disputó sus primeros diez minutos de la temporada-, los cuatro que permanecieron en el banquillo -Rulli, Llorente, Moreno y Theo- y Jon Bautista, que no fue convocado. El noveno hombre fue el portero del filial Zubiaurre, que el sábado no participó en el empate del Sanse frente a la Gimnástica de Torrelavega.

Asier Garitano, que se sumó a la sesión ya iniciada, departió bastantes minutos con el coach Imanol Ibarrondo y delegó la dirección en el resto de miembros del staff txuri-urdin -uno menos que jugadores-. El preparador físico, Miguel Pérez, exigió a los futbolistas, que el jueves ante el Celta podrían tener una gran oportunidad de sumar los minutos que por un motivo u otro no están teniendo últimamente.

Un héroe y plan de trabajo

Al igual que el de hoy, el entrenamiento fue a puerta abierta, pero el mal tiempo y los 6-7 grados de temperatura retrajeron a los aficionados txuri-urdin. De hecho, solo hubo dos: Beñat Gaiztarro, un héroe de 12 años que convenció a su aita, Santi, para que le llevara a Zubieta desde Zarautz a ver a su ídolo, Sangalli. «Es una piedra», lo calificó el pequeño zarauztarra. Se quedó con las ganas, porque el jugador donostiarra fue de los que se quedaron dentro de Zubieta. Al menos se fotografió con Januzaj, Llorente y Garitano.

La Real Sociedad se entrenará hoy, mañana y el miércoles a las 10.30 horas para preparar la eliminatoria copera. Solo hoy será a puertas abiertas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos