Real Sociedad

Osasuna pretende a Raúl Navas

Osasuna pretende a Raúl Navas

La Real Sociedad tiene ahora mismo seis centrales y debe decidir en esta pretemporada con los cuatro que se queda para afrontar la Liga

MIGUEL GONZÁLEZ

A falta de cuatro semanas para que arranque la Liga la Real Sociedad cuenta con 27 futbolistas en la plantilla, por lo que aún tendrá que aligerar equipaje en las próximas fechas. Donde más concentración de jugadores tiene es en el eje de la zaga, con hasta seis centrales para dos puestos: Aritz, Llorente, Navas, Le Normand, Sagnan y Héctor Moreno. De ellos, cuatro serán los elegidos para formar parte del plantel de esta próxima temporada.

Con Héctor Moreno de vacaciones hasta el 29 después de haber participado con México en la Copa de Oro, el pasado sábado Imanol formó de salida ante el Racing en Zarautz con Le Normand y Sagnan, y tras el descanso les dieron el relevo Llorente y Navas. Aritz jugó de lateral derecho la segunda parte, aunque en su caso parece llamado a ser uno de los dos centrales titulares del curso. Fue más una cuestión de encontrar ubicación a los 22 jugadores que convocó para el partido -es más versátil que el resto por su facilidad para jugar también en la banda- que otra cosa.

Con semejante 'overbooking' en esa zona, distintos equipos han puesto sus ojos en varios de ellos. Raúl Navas es uno de los que tiene diferentes pretendientes, tanto de la Liga como del extranjero. Según ha podido saber este periódico Osasuna es el más interesado en hacerse con sus servicios. El conjunto navarro busca dos centrales para reforzar su retaguardia de cara al regreso a Primera División y el sevillano encaja en el perfil que quieren en Pamplona. La temporada pasada logró el ascenso jugando en esas posiciones con Unai García, David García y Aridane, pero el primero sufrió una grave lesión de rodilla en mayo pasado que le hará perderse, como poco, la primera vuelta del campeonato.

Unai García fue el central que mejor rendimiento ofreció la pasada temporada. Una de las piezas clave en el éxito del cuadro rojillo. A su lado formó David García, que tras su paso por la Cultural Leonesa regresó más maduro a El Sadar. Aridane fue el fichaje estrella hace dos veranos, cuando Osasuna pagó por él 1,5 millones al Cádiz -más otro medio millón que ha debido abonar ahora tras subir-, pero el canario tuvo la condición de tercer central el pasado curso y no parece que vaya a ser indiscutible en el regreso a la máxima categoría. Arrasate también ha utilizado de central de forma esporádica a Luis Perea, un chaval del Promesas ahora con ficha del primer equipo, aunque su ubicación natural es la de pivote.

El técnico de Berriatua maneja muy buenos informes de Navas. Tanto personales como deportivos. Mantiene estrechos contactos en Zubieta como para recabar información de primera mano del jugador. No llegó a entrenarle en la Real Sociedad, pero sí se enfrentó a él en el partido inaugural de la campaña 14/15 en Ipurua, cuando jugaba cedido en el Eibar. Central fuerte en el juego aéreo, de buena colocación, salida limpia del balón y con experiencia, responde a la perfección a las características que está buscando. Eso sí, la pelota está en el tejado de la Real.

Una renovación que no llega

Navas tiene contrato hasta 2020 y a finales de abril llegó a un principio de acuerdo con el club para ampliarlo por un año más, aunque la renovación no se terminó de firmar. Quedó aparcada a la espera de lo que sucediese este verano. El jugador siempre se ha mostrado encantado en San Sebastián, donde lleva cuatro temporadas y ha visto nacer a su hijo. Su relación con el club es excelente, como ha afirmado públicamente más de una vez, pero ahora ve que hay muchos centrales y quizás teme por su futuro. Sobre todo si Diego Llorente termina quedándose y los jóvenes Le Normand y Sagnan ofrecen unas buenas prestaciones en pretemporada.

El andaluz ha sido una de las incorporaciones más rentables de la Real Sociedad en los últimos años, ya que Loren se lo trajo gratis del Eibar en 2014 cuando el cuadro armero estaba en Segunda, aunque lo dejó cedido allí un año. La temporada 15/16 la pasó en blanco por culpa de una lesión, pero en la 16/17 fue uno de los artífices de la clasificación para Europa formando pareja en el centro de la defensa junto a Iñigo Martínez. Lleva jugados 76 partidos oficiales con la elástica blanquiazul -68 de Liga, cinco de Copa y tres de Europa League-, en los que ha firmado dos goles y dos asistencias, ha visto once amarillas y ha sido expulsado una vez, en Salzburgo hace dos cursos.

La pasada temporada totalizó 1.311 minutos de juego, participó en 16 partidos de Liga y fue titular en quince de ellos. A sus 31 años, es uno de los cuatro jugadores de la plantilla que supera la treintena, junto a Moyá, Zurutuza y Héctor Moreno. La Real Sociedad le tiene bien valorado, tanto dentro como fuera del campo, aunque también es verdad que las lesiones le han impedido tener continuidad en las dos últimas campañas.

Noticias relacionadas