Real Sociedad

Odegaard quiere venir a la Real Sociedad

Martin Odegaard lanza una falta en un partido de la pasada temporada con su equipo, el Vitesse, ante el Utrecht. / EFE
Martin Odegaard lanza una falta en un partido de la pasada temporada con su equipo, el Vitesse, ante el Utrecht. / EFE

El noruego Martin Odegaard debe ahora convencer al Real Madrid, su propietario, que ve con mejores ojos la oferta económica del Bayer Leverkusen

Jorge Sainz
JORGE SAINZ

Los rectores de la Real Sociedad que se reunieron la semana pasada con Martin Odegaard en Anoeta salieron con buen feeling del encuentro. Vieron en los ojos del noruego convencimiento de que el club txuri-urdin y la Liga española son el mejor escenario para que esta todavía joven promesa, considerada en su día como una futura estrella mundial, pueda sacar realmente brillo a su carrera. Antepone la Real a la oferta del Bayer Leverkusen, más potente económica y deportivamente, al jugar la Champions, pero en la que el jugador propiedad del Real Madrid podría tener menos protagonismo, minutos y margen de desarrollo. La ciudad de San Sebastián y las instalaciones realistas, con la joya del nuevo Anoeta como guinda, terminaron de convencer a Odegaard, que se decanta personalmente por aceptar la oferta de la Real de venir dos años cedido por el club de Chamartín. El hecho de que su representante sea Bjorn Tore Kvarme, central de la Real subcampeona y con buena relación con el director de fútbol, Roberto Olabe, también juega a favor del equipo guipuzcoano.

Ahora bien, todo este conjunto de factores favorables al club dirigido por Jokin Aperribay debe lograr también el placet del Real Madrid, que quiere sacar la mayor tajada posible por el jugador para financiar sus nuevos fichajes. Una carrera en la que el Bayer Leverkusen estaría mejor situado que el conjunto blanquiazul. Pero en la vida no siempre el dinero es lo más importante, y en las oficinas de Anoeta no descartan una respuesta positiva, que además debe llegar pronto, tal y como insinuó el futbolista en su reunión de la semana pasada en Donostia, de la que informó puntualmente este periódico al día siguiente.

De vacaciones en su país

De momento Odegaard disfruta de unas vacaciones en Noruega, tal y como ha difundido en redes sociales, a la espera de convencer al Real Madrid de que lo mejor para ellos y para él es que juegue a 500 kilómetros de la capital de España y no en la Bundesliga es el único obstáculo que separaría al noruego de la Real. Aperribay deberá emplear de nuevo toda su diplomacia con el presidente blanco, Florentino Pérez, con el que le une una fluida relación pero que necesita hacer caja.

La Real, por lo tanto, aguarda el desenlace de la operación, que sería el quinto fichaje de la nueva temporada tras los del portero Alex Remiro, el central Modibo Sagnan, y los delanteros Cristian Portu, que será presentado esta semana y ya busca piso en Donostia, y el sueco Alexander Isak. Un lateral izquierdo experimentado que complemente al joven Aihen, en previsión de que Kevin Rodrigues sea cedido, podría ser la última incorporación siempre que no haya marchas imprevistas.

El Mallorca mira a Moyá

El capítulo de las salidas, sin embargo, se desarrolla mucho más lento que el de entradas, con varios jugadores con opciones de salir cedidos, casos de Bautista o Gorosabel, o vendidos, con el portero Gero Rulli y algún central como preferencias. El argentino es el señalado para salir con la llegada de Remiro desde el Athletic. No obstante, el ascenso del Mallorca ha provocado que el club balear se esté interesando por la situación de Miguel Ángel Moya, el actual portero suplente del conjunto donostiarra y mallorquín, según avanzan varios medios que siguen la actualidad del conjunto bermellón. La Real en principio cuenta con él como guardameta de experiencia que complemente la juventud del prometedor Remiro. Moyá, de 35 años, tiene contrato hasta el próximo año, ampliable un año más, y una cláusula de 30 millones.