Una obra de teatro en Lens

Iñaki Izquierdo
IÑAKI IZQUIERDO

Lens es un retrato de la Europa del siglo XXI, en concreto de la gente que se ha quedado atrás. Azotada por el desmoronamiento de la industria, la pérdida masiva de empleos y la presión migratoria, la región del Paso de Calais es el caldo de cultivo perfecto para la extrema derecha. Allí ha reclutado la Real a Modibo Sagnan. Fichado de la única gloria local que se mantiene –mal que bien– en pie: el Racing Club de Lens.

Cincuenta forofos

Jugar en segunda, como hace el equipo del nuevo realista, es un sueño inalcanzable para muchos de los vecinos de la región, condenados al paro y las ayudas sociales. Pero la pobreza y la falta de expectativas, que no quiebran la dignidad, pueden encontrar vías de expresión regeneradoras. Una de ellas fue la obra de teatro 'Stadium', sensación del prestigioso Festival de Otoño de París hace poco más de un año.Está protagonizada por cincuenta forofos del Lens, que explican los motivos de su pasión por el club. La narración deriva, de forma inevitable, en la vida. «No tenemos más que el fútbol», dice uno de ellos sobre las tablas.

Última mezcla social

El Lens, que cuenta con más asientos en su estadio que habitantes tiene la ciudad, ha ejercido de pegamento social en muchos momentos, y la obra de teatro refleja –valoran las críticas– esa capacidad del fútbol para dar identidad. El director es Mohamed El Khatib, que defiende que «el estadio es el último lugar donde hay una mezcla social, donde se cruzan obreros y burgueses. Incluso la escuela ha perdido ya esa vocación». Probablemente, sea incluso una visión optimista, viendo la deriva que está adquieriendo el fútbol profesional, cada vez más elitista. En sus actuaciones en París, la cuadrilla del Paso de Calais se enfrentó a las reticencias generales del resto de franceses con la gente de aquella región –ahí quedaron los clichés en la famosa película 'Bienvenidos al Norte'– y, en particular, a la distancia enorme con el público del patio de butacas, la izquerda intelectual de la capital. La respuesta fue un éxito, lo que no impidió a El Khatib «constatar que en los teatros el público es muy homogéneo mientras que en los estadios se da una verdadera mezcla social. El Lens –como el Saint-Etienne– representa los mejores valores de fraternidad». Cuando tras triunfar en los teatros burgueses, 'Stadium' acudió a los salones de actos de la banlieue parisina, el éxito fue clamoroso.

Periferia y duro norte

De allí llegará en verano Modibo Sagnan, avalado y esculpido por una persona que bien podría haber estado en el patio de butacas del teatro, pero está en el campo tratando de devolver su esplendor al histórico Lens: Philippe Montanier. Autor de la obra más original y brillante de la era de la Real Sociedad en Anoeta, el entrenador normando cree que el chico tiene las condiciones para poder triunfar. Que sabrá comprender lo que necesita. Nacido en la periferia de París, donde nada suele resultar sencillo, viajó al duro norte con 12 años y no se ha dejado abatir por los días grises y las expectativas inciertas.Ha superado con disciplina todos los escalones de la cantera del Lens, lo que en un fútbol de los estándares formativos del francés significa que sabe jugar. Que triunfe o no, será una historia bien diferente. Para la Real sería una operación redonda, porque viene a cubrir una línea, la defensiva, donde sufre con la exigencia brutal de la Primera División. «No tenemos más que el fútbol», dice un protagonista de 'Stadium'. Podría estar hablando de Sagnan.