Real Sociedad

Reale Seguros Stadium, seis temporadas y 10 millones para la Real Sociedad

Fotomontaje de cómo quedará el futuro Reale Seguros Stadium. / DV
Fotomontaje de cómo quedará el futuro Reale Seguros Stadium. / DV

El histórico cambio reportará diez millones de euros a la Real por las seis temporadas que estará vigente | El club mantiene un acuerdo de patrocinio desde hace siete años con la compañía aseguradora, cuyo nombre aparece en la manga de la camiseta

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZSAN SEBASTIÁN.

Anoeta cambia de nombre. Al menos oficialmente, porque luego cada aficionado podrá llamarle como quiera. Reale Seguros Stadium es la nueva denominación del recinto txuri-urdin después del acuerdo al que ha llegado el club con la entidad aseguradora para las próximas seis temporadas. De esta forma ambas empresas refuerzan la relación que mantienen desde 2012, cuando se firmó el primer convenio de patrocinio entre ambos. Ninguna de las dos partes ha hecho oficial las cantidades del acuerdo apelando a la confidencialidad del mismo, aunque este periódico ha podido saber que el histórico cambio reportará un total de diez millones de euros a las arcas del club por las seis temporadas en que estará vigente.

Con esta acción la Real ha decidido comercializar uno de sus máximos activos, el nuevo estadio cuya remodelación completa será una realidad dentro de unos meses y le convertirá en uno de los más modernos de Europa. Al final, la cifra que invertirá en las obras del recinto superará los 50 millones y con la venta de los derechos de su nombre pretende rentabilizar parte de la inversión realizada. Reale ya aparecía en la manga de la camiseta blanquiazul y ahora ampliará su vinculación dando el nombre al nuevo estadio.

Jokin Aperribay, presidente de la Real, destaca que esta acción comercial «es una buenísima noticia para la Real al tener a Reale Seguros como compañero de viaje en esta nueva etapa para el estadio». En un comunicado del club, el máximo dirigente txuri-urdin incidió en que la venta de los derechos del nombre del recinto supone «un reto para la Real que hemos superado de una manera satisfactoria gracias a Reale Seguros, ya que la relación que mantenemos en los últimos siete años es una garantía de que estamos vinculando el estadio a una compañía solvente, que comparte muchos valores de la Real». Por parte de Reale Seguros, su consejero delegado, Ignacio Mariscal, cree que «es un verdadero honor asociar nuestra marca a un estadio de fútbol tan relevante como el de la Real Sociedad. Me gustaría poner en valor la relación de confianza que hemos mantenido en estos siete últimos años con el equipo directivo de la Real, que es el reflejo de nuestra apuesta decidida con el País Vasco y Gipuzkoa, una zona prioritaria para nosotros. Y no hay mejor compañero de viaje que la Real Sociedad».

El Wanda, el primero

Esta colaboración permitirá a Reale seguir luciendo su nombre en la equipación realista y la convertirá en la primera aseguradora que adquiere los derechos de 'naming' de un estadio de fútbol en la Liga. Según informó la Real, el acuerdo implica además que Reale Seguros disponga de un espacio en el estadio, la Sala Reale Seguros, «que estará a disposición de toda Gipuzkoa como un nuevo espacio en el que organizar exposiciones, conciertos o cualquier tipo de evento abierto al público».

El Atlético de Madrid fue el primero de los grandes clubes de la Liga que decidió comercializar el nombre del estadio, aunque en su caso lo hizo cuando abandonó el Vicente Calderón para mudarse a su nuevo recinto. El Wanda fue el primer estadio de uno de los equipos grandes en acudir a esta fórmula de patrocinio, pero a buen seguro no será el único. El Valencia, el Real Madrid e incluso el Barcelona indagan en esta vía y no sería extraño que añadiesen estas fórmulas de financiación para remodelar sus estadios, buscar inversión extranjera o expandir sus redes comerciales por otros continentes.

En la Liga aún no hay cultura entre los clubes de apostar por los 'naming rights', aunque curiosamente la competición se llama Liga Santander. Muy cerca de aquí, en Pamplona, el estadio de Osasuna llevó el nombre de Reyno de Navarra, una marca turística de la comunidad, por la que el club recibía 1,4 millones anuales, aunque dejó de utilizarla para recuperar El Sadar apelando que el gobierno foral dejó de pagarle e incumplió el contrato.

Otro ejemplo fue el estadio del Espanyol, que se llamó Power8 Stadium. Los problemas que tuvo la empresa que daba nombre al estadio en China y Taiwán -Power8 fue denunciado por estafa piramidal- hizo que la empresa entrara en liquidación y que el equipo de fútbol tuviera que resolver el contrato de patrocinio. La Real explorará ahora este camino de la mano de Reale Seguros. Una vía que dentro de unos años está llamada a extenderse como sucede en otras ligas europeas y en otros deportes, donde sus estadios llevan el nombre de empresas.

Más