Sandra Ramajo: «El nuevo Anoeta me recuerda a los grandes campos de Europa»

La capitana del equipo femenino de la Real Sociedad, Sandra Ramajo, en la tribuna principal de Anoeta mientras operarios instalan los tepes de césped. / JOSÉ MARI LÓPEZ

La jugadora de la Real Sociedad cree que en el nuevo Anoeta el equipo «va a sentir el aliento del aficionado en el cogote»

Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTESAN SEBASTIÁN.

A la capitana del equipo femenino de la Real Sociedad, Sandra Ramajo, se le ponen los pelos de punta, según confiesa, cada vez que tiene oportunidad de ver 'in situ' el avance de los trabajos de remodelación de Anoeta. «En cada fotografía que veo en el periódico hay algo nuevo cada día», advierte. Hace tres semanas tuvo oportunidad de visitar el estadio en compañía de los capitanes del equipo masculino, de su compañera Nahikari García, y del presidente Jokin Aperribay para grabar unas imágenes que luego fueron difundidas a través de los medios oficiales del club, y esta semana ha vuelto con la sorpresa de que «se ha avanzado tanto en tan poco tiempo que la impresión es que el Anoeta que pude ver en agosto era otro».

La velocidad a la que avanzan los trabajos hace que sea difícil hacerse una idea de qué campo van a encontrar los aficionados cuando el día 15 acudan para animar al equipo en el partido ante el Barcelona. «Pero lo que no va a cambiar es la sensación de campo grande y moderno que ha ganado Anoeta. Es increíble cómo puede cambiar tanto. Yo hablaría más de campo nuevo que de uno remodelado porque el aficionado no lo va a reconocer cuando se acomode en su nuevo asiento».

Las obras avanzan tan rápido como la recuperación de su rodilla derecha. Como Martin Merquelanz, ella se rompió el ligamento cruzado anterior de su rodilla en mayo, en el transcurso de un partido de Copa ante el Athletic en Zubieta. En junio pasó por el quirófano y va cumpliendo los plazos. «La rodilla está respondiendo bien y yo también estoy animada, que es casi más importante», advierte con una sonrisa de oreja a oreja.

«Es más un campo nuevo que uno remodelado; el aficionado no lo va a reconocer»

Ramajo cumple su undécima temporada en la Real Sociedad, está cerca de cumplir los trescientos partidos con la camiseta blanquiazul y nada le gustaría más que poder jugar en el remodelado Anoeta esta misma temporada.

Su equipo, que arranca la Liga este sábado en el campo del Granadilla en Tenerife, fue el último que jugó en el antiguo Anoeta, el pasado 13 de mayo, en un partido de Liga ante el Athletic en el que llegaron a reunir a 21.500 aficionados. Ramajo confía en que esa imagen pueda repetirse en el nuevo estadio y que su equipo tenga la posibilidad de jugar también en Anoeta. «Aquello fue un sueño cumplido y ahora reivindicamos también poder repetir», reclama.

A ella lo que más le gusta del estadio remodelado es la cercanía entre jugadores y aficionados que se ha ganado al eliminar las pistas de atletismo -«el jugador va a tener el aliento de la grada en el cogote»- y lo recogido que queda el terreno de juego con la megaestructura que vuela por encima de los equipos y aficionados. «Anoeta ha pasado de ser un campo abierto, con una estructura ovalada, a uno cerrado, rectangular similar a los campos ingleses. ¡Parece mentira que se haya hecho en tan poco tiempo! No parece Anoeta, es otro estadio».

Los espacios interiores

Ramajo no se pierde un partido en Anoeta. Los asientos que ocupan sus compañeras de equipo y ella están situados en la tribuna este baja, la más próxima al Xanti, y se pregunta si la nueva cubierta va a conseguir resguardarles de la lluvia porque «en muchos partidos en los que ha llovido nos hemos tenido que cambiar de asiento, meternos más atrás en la grada, y todavía así no había manera de no mojarse».

El proyecto sitúa a cubierto a todos los espectadores de Anoeta, se han prolongado los techos, pero pudiera ser que en un día de lluvia los que se sientan en las filas más próxima al césped pudieran mojarse en función de la dirección en la que sople el viento. «La estructura del campo es mucho más cerrada, así que seguro que nos mojamos mucho menos; lo más importante es que podremos ver el fútbol mucho más cerca de lo que estamos habituadas».

A Ramajo le atrae de Anoeta todo lo que se divisa desde uno de los vomitorios de la tribuna principal alta. «Es que es bonito hasta el videomarcador... Me recuerda a los grandes campos de Europa. Es un gran estadio tipo el del Manchester United».

Espera Ramajo que el nuevo Anoeta haga crecer el sentimiento de pertenencia de los realistas «porque el ambiente que se va a crear en cada partido va a hacer que todos tiremos para el mismo lado, las nuevas generaciones van a poder ver el fútbol en cuadrilla, la grada Aitor Zabaleta va a ser una bombonera... Ver el fútbol en Anoeta va a ser otra cosa».

Con esa idea de conseguir que cada partido sea una experiencia, el proyecto ha destinado amplios espacios bajo las gradas para que las cuadrillas puedan reunirse antes de los partidos. Ramajo aplaude esa decisión, como la de acceder por una misma puerta y que luego, una vez dentro del estadio, cada aficionado tome el camino a su asiento. «En el campo del Valencia también se hace algo similar y es todo un acierto», asegura.

Más Anoeta

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos