Obras

La demolición de la tribuna norte de Anoeta pisa el acelerador

Demolición de la tribuna norte vista desde la Avenida de Madrid / Michelena

Los trabajos para derribar el fondo del estadio se intensifican en las últimas horas

Ainhoa Múgica
AINHOA MÚGICA

La demolición de la tribuna norte del estadio de Anoeta vivió este viernes un nuevo capítulo con la desaparición del graderío norte, que deja a la vista el interior del campo en una imagen inusual y que llamó la atención de los vecinos y paseantes que deambulaban por la zona. Esta novedad ha llevado a la gente a inmortalizar la imagen con sus teléfonos móviles.

Porque la reforma del estadio de Anoeta continúa transformando el aspecto del barrio de Amara. Este cambio es más visible cuando se transita por la Avenida de Madrid. Y este lunes algún aficionado realista que acuda a ver el encuentro que enfrentará a la Real Sociedad frente al Girona, a las nueve de la noche, se sorprenderá del aspecto que presenta la tribuna norte, o lo que quede de ella.

El martes comenzaron los trabajos de demolición que en un primer momento se centraron en destrozar tanto el anillo superior como el inferior del graderío. Pero una vez finalizadas las maniobras en el interior del campo, los operarios trasladaron la maquinaria especializada al exterior del estadio, donde empezaron las labores de demolición de la cubierta.

Retirada la cobertura superior por completo, continuaron los trabajos de demolición del graderío, que este viernes se intensificaron dejando tres grandes boquetes en la fachada. Los operarios se encargaron de mojar con una manguera la estructura que se iba derribando durante toda la jornada. El objetivo de esta maniobra, habitual en el desmontaje de pesadas estructuras de hormigón, es no levantar polvo y evitar así la incomodidad que ello supondría para los vecinos de Amara y especialmente a los que residen en la torre de Anoeta. Cuando quede derribado el graderío central se procederá a picar los pórticos que eran las estructuras que se encargaban de sujetar la cubierta.

Los operarios calculan que esta intervención finalizará dentro de aproximadamente quince días. Una vez concluida esta fase de aniquilación, los operarios comenzarán el desescombro de la zona y retirarán las piezas más pesadas. Luego iniciarán el proceso de machaqueo de las estructuras de hormigón para retirarlas después y trasladarlas o bien al vertedero o a una planta de reciclaje.

Operación delicada

La demolición de la tribuna norte es una operación más compleja de lo que fue tirar abajo el graderío sur que se llevó a cabo el año pasado. El derribo de los pórticos más cercanos a los pilares que sujetan la cercha será el momento más delicado de esta fase de la obra. Los operarios deberán trabajar con precisión para desmontar las estructuras de hormigón sin tocar la megaestructura, conformada por las cuatro cerchas, que funciona de forma independiente al resto de la edificación.

Evolución de las obras en el interior del estadio / DV

Los trabajos continúan también en el interior y estos días ya son visibles las tareas para proceder a la ampliación de la cubierta de la tribuna principal y en la este. Los operarios instalarán dos mallas espaciales en los huecos que faltan entre los techos de las tribunas y la cercha norte. De este modo, los dos sectores que están ocupados por los aficionados, tras finalizar este proceso, estarán a cubierto.

A lo largo de esta semana se colocaron algunos de los anclajes en los pórticos de fachada de la tribuna este, necesarios para la instalación de las 'bananas espaciales'. Estas estructuras serán las encargadas de sujetar el ETFE, igual que ahora están colocadas en el exterior de la grada Aitor Zabaleta.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos