Diario Vasco
La sede de los abogados Mossack Fonseca.
La sede de los abogados Mossack Fonseca. / EFE

real sociedad

La Real Sociedad regularizó en 2009 la deuda con Hacienda por pagos en paraísos fiscales

  • Los 'papeles de Panamá' detallan que el club abrió empresas offshore para el pago a siete jugadores extranjeros entre 2000 y 2008

La Real regularizó con Hacienda en 2009 la deuda por pagos a jugadores extranjeros a través de sociedades offshore. Lo hizo después de que el entonces presidente, Iñaki Badiola, denunciara a través de la due diligence que encargó y que fue publicada en la página web de la propia Real Sociedad el 8 de junio de 2008, el citado pago a jugadores extranjeros en paraísos fiscales desde el año 2000 a 2007.

La información recogida en la referida due diligence acreditó entonces que la Real utilizó sociedades en paraísos fiscales, en este caso en Panamá, para pagar los sueldos a jugadores extranjeros, como ahora han vuelto a sacar a la luz los documentos internos de Mossack Fonseca recogidos por 'El Confidencial' y 'La Sexta', a través del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, los bautizados como 'Papeles de Panamá'.

Fuentes de la Real trasladaron ayer que estas noticias de las últimas horas no han sorprendido en Anoeta, ya que todo este asunto ya se gestionó en 2008. De igual manera, se remitieron al pronunciamiento del 1 de septiembre de 2009 del Consejo de Diputados. El mismo recoge que tras varias actas incoadas por no haber aplicado retenciones por los importes abonados a varios jugadores en concepto de derechos federativos, el Consejo se muestra favorable a que, en el caso de que de las actas citadas se derivase alguna sanción tributaria, estas fueran condonadas por el diputado foral de Hacienda y Finanzas. De la misma forma, fuentes de la Real recuerdan que el acta de ese Consejo de Diputados subrayó que la realización de pagos a sociedades no residentes en conceptos de derechos federativos «es una práctica habitual de los clubes de Primera División en España» y tanto la Administracion Tributaria del Estado como los tribunales entendieron que esta conducta «en ningún caso pone de manifesto una actuación dolosa necesaria para configurar el ilícito administrativo y en consecuencia no debería ser objeto de sanción».

En cualquier caso, es el contenido de la due diligence difundida en 2008, lo que indujo a la Hacienda de Gipuzkoa a abrir una inspección fiscal a la Real. Esa inspección, que se hizo cuando la entidad ya se encontraba en proceso concursal, reveló que la deuda con el fisco no se limitaba a los casi 6 millones estimados por la entidad realista, sino que se elevaban a alrededor de 24 millones. La Real mostró completa disposición con Hacienda para cumplir con los pagos de la totalidad de la deuda, algo que lleva haciendo desde entonces a través de los préstamos participativos, tal y como se recoge en el proceso concursal. Según se detalló en la última Junta General de Accionistas a la Real le queda por pagar alrededor de nueve millones.

Kovacevic, Karpin, Nihat...

Los Papeles de Panamá, siempre según lo publicado por 'El Confidencial', detallan cómo la Real Sociedad, igual que otros clubes de Primera, controlaba y gestionaba estas sociedades fiscales al menos entre 2000 y 2008 -un periodo que abarca las presidencias de José Luis Astiazarán, Miguel Fuentes, María de la Peña, Juan Larzabal y el propio Iñaki Badiola- al fichar siete jugadores extranjeros: Kovacevic, Nihat, Westerveld, Tayfun, Karpin, Schürrer y Asper. Según las mismas fuentes, las empresas se abrían a nombre de los jugadores pero eran gestionadas y controladas por el club, aunque en ellas no figuraba el nombre de la Real. Sin embargo, el gerente del club y responsable entonces de este área, Iñaki Otegi, era el encargado de ponerse en contacto con el despacho de Mossack Fonseca para tramitar la apertura de una sociedad offshore a nombre del jugador, sociedad que se cancelaba cuando finalizaba la relación del futbolista con la Real. Cinco de estas compañías se registraron en Islas Vírgenes Británicas y las dos restantes, las vinculadas Tayfun y al portero Asper, en Niue. Estas compañías abrían luego una cuenta bancaria a su nombre en el BBVA Privanza de Suiza y Jersey, excepto en el caso de Westerveld, que lo hizo en el F. van Lanschot Bankiers en Suiza. Los jugadores cedían a estas empresas radicadas en paraísos fiscales una parte de sus derechos federativos e ingresaban el dinero correspondiente por estos derechos en las cuentas abiertas en Suiza y Jersey.

El ejemplo que ilustra la información de 'El Confidencial' es el de Kovacevic. El jugador firmó un contrato en febrero de 2001 con la sociedad Abina Marketing Limited, radicada en las Islas Vírgenes, para cederle el 53% de sus derechos federativos. Dos días más tarde, la compañía de Islas Vírgenes firma otro acuerdo de cesión de derechos, esta vez con la sociedad neerlandesa IMFC Licensing BV. El documento fija un precio superior a los 90.000 euros mensuales por los derechos de Kovacevic. Esta cifra contrasta con los 1.500 euros de sueldo mensual oficial que figura en su contrato de trabajo, aunque esta cantidad debería añadirse al cobro de su ficha anual distribuido con un pago en junio y otro en diciembre.