Diario Vasco
Phil Ball posa con uno de sus libros en Donostia.
Phil Ball posa con uno de sus libros en Donostia. / NAGORE IRAOLA

REAL SOCIEDAD

Phil Ball: «Aperribay dijo que le sorprendió lo detallista que es Moyes y es verdad; no soporta las tonterías»

  • Phil Ball, Escritor

  • Afincado en Donostia, conoce a la perfección el fútbol inglés y la trayectoria del nuevo entrenador de la Real Sociedad

Phil Ball es un escritor y periodista inglés que vive en Donostia. Sus libros y crónicas se leen en su país natal con atención y su conocimiento del fútbol inglés le convierten en un interesante interlocutor para intentar conocer a David Moyes.

- ¿Cree que David Moyes se adaptará bien a la Real?

- Es la pregunta del millón. Moyes no es ningún recién llegado y sus cualidades y puntos débiles están bien definidos. Claro que hay mucho mito en torno a él, sobre todo después de su paso por el Manchester United. Jokin Aperribay vio en él cosas que otros no hemos visto. Es interesante lo que ha pasado con la elección de sus ayudantes y la decisión de no traer a nadie con él. No es totalmente cierto que haya querido venir sin nadie, porque ofreció a Phil Neville ser su segundo, pero éste lo rechazó porque tiene un buen trabajo como comentarista en la televisión. Era el hombre de confianza de Moyes. A mí me parece una buena decisión haber optado por Imanol y los demás, una decisión sensata. De todas formas, no creo que la adaptación vaya a ser tan sencilla como cree John Aldridge.

- También dijo que no tendrá problemas con el juego de la Liga...

- Creo que puede representar un choque para él, acostumbrado como está al fútbol de la Premier. Por supuesto que ha visto mucho fútbol de la Liga por televisión, pero no es lo mismo que entrar en detalles sobre el terreno. No va a ser tan fácil, pero no es un chico de 30 años. Es un hombre de 51 y muy experimentado. Además, ya se vio con Denoueix y Montanier que el tema de no dominar el idioma no tiene por qué ser tanto problema.

- Hablaba de cualidades y puntos débiles. De las cualidades ya se ha escrito mucho. ¿Puede mencionar alguna de esas debilidades?

- La experiencia de Manchester no se puede calificar por sólo diez meses. No tuvo muchas opciones. Surgió la oportunidad y qué iba a hacer. Si no iba, le acusarían de falta de ambición y si iba, que fue, le iban a decir que no era una figura para esa clase de equipos. No tenía grandes opciones. Criticarle por eso está mal.

- ¿Qué pasó, entonces?

- Hay muchas razones para su fracaso allí. La sombra de Ferguson, algún sector de la afición que nunca le aceptó por venir del Everton... Dos mil cosas.

- En el Everton sí tuvo una larga carrera.

- Allí le tienen cariño y eso es difícil para un entrenador que aguanta once años. Es como un matrimonio, lo que al principio es atractivo luego es problemático. Como anécdota, le llamaban 'the dithering Dave', el indeciso Dave. Tenía cierta fama de que a veces no se sabía si quería defender o atacar. Otros creen que eso es ser flexible en sus sistemas. Se puede ver de las dos formas. Algunos dicen que es cauteloso porque cuando gana 1-0 prefiere meter un mediocentro defensivo para proteger el resultado que irse a buscar el 2-0 como hacía Montanier.

- ¿Triunfó?

- No es justo que digan que no ganó nada. El Everton, en contra de lo que se ha dicho, no es un equipo pequeño. Es un grande, no del tamaño del Manchester United, pero siempre ha estado en Primera. Sólo Arsenal y Everton pueden decir eso. El United no. En los años 80 tuvo un equipazo y ganó la Liga. Moyes llegó después pero no era un equipo pequeño, en absoluto. Creo que lo mantuvo a muy buen nivel esos años.

- ¿Qué puede contar sobre su personalidad?

- Hay una anécdota que no creo que le moleste, porque circula por ahí, aunque hay distintas versiones. Cuando jugaba en el Cambridge, de joven, el equipo estaba a punto de bajar y en el partido decisivo, cinco minutos antes del pitido inicial el capitán se puso en pie y arengó a sus compañeros. Fue el típico discurso de que hay que ir fuerte, dejarnos la sangre... Y de repente se dio cuenta de que junto a él Moyes estaba leyendo un libro. Le dijo que a ver qué estaba haciendo y Moyes bajó la cabeza y siguió leyendo. El capitán se dio cuenta de que era la biblia y le dijo que la tirase a la papelera, pero él no le hizo ni caso. Es una anécdota que se presta a varias interpretaciones, pero es curiosa. Es un hombre religioso, pero no creo que vaya a misa todos los días.

- ¿Su fichaje ha sorprendido en Inglaterra?

- Creo que ha reflexionado sobre su paso por el Manchester, una etapa que se ha tomado como de aprendizaje. En Inglaterra sí ha sorprendido, porque se esperaba que fichase por algún buen equipo de la Premier o por algún club grande de Europa, con lo que no quiero decir que la Real no sea grande. También parecía que podía convertirse en el seleccionador de Escocia. Es un técnico bastante respetado en Inglaterra. Es miembro de la comisión de la FA (la federación inglesa) y del comité de entrenadores.

- Se habla de un entrenador con mucho carácter.

- Es un hombre muy inteligente. Nadie, salvo Wayne Rooney, le ha atacado como persona. Dice lo que piensa pero no es un bocazas. Es recto, el escocés presbiteriano típico. Si le preguntas algo, te va a responder. Escuché a Jokin Aperribay decir que se quedó sorprendido por su detallismo y es verdad. Un poco Mourinho en ese sentido. Quiere saber todos los detalles de cada jugador y no va a soportar tonterías. Es buen tío, aunque yo le he visto enfadado también en algunas entrevistas. Tiene carácter. Saca el carácter cuando lo necesita y no le tiembla el puso, en eso coinciden casi todos los que le conocen bien.