Diario Vasco

REAL SOCIEDAD

La Real baraja crear un tercer equipo senior con el Berio

 En Anoeta. Plantilla de la UPV en la presentación conjunta que realizó la Real en Anoeta con todos sus equipos formativos en la temporada 2005/06. Pablo Quiza
En Anoeta. Plantilla de la UPV en la presentación conjunta que realizó la Real en Anoeta con todos sus equipos formativos en la temporada 2005/06. Pablo Quiza
  • El club donostiarra recibiría varias cesiones la próxima temporada, en la que mantendría su identidad

  • El Berio es un club fundado en 1998 por César Benito y capitaneado los últimos nueve años por Lorenzo González Sarmiento, quien fuera consejero realista en la época de Luis Uranga

  • Comenzó de abajo y en 2004 logró subir a Tercera con el exrealista Juanan Larrañaga en el banquillo

  • La Real integró en su estructura a la UPV como tercer conjunto senior en las temporadas 04/05 y 05/06, con Roberto Olabe como director deportivo

Nueve temporadas después de que la Real eliminase su tercer equipo senior de la estructura de Zubieta -que entonces era la UPV- se plantea seriamente la posibilidad de recuperarlo en un futuro cercano y volver a tener ese escalón intermedio que existía entonces entre el División de Honor juvenil y el Sanse. El ascenso del Berio a Tercera ha intensificado los contactos entre ambas entidades de cara a establecer un convenio de filialidad. Aunque aún están sin concretar muchos de los detalles de la operación, en principio la próxima temporada el conjunto donostiarra mantendría su identidad en Tercera, pero se darían los primeros pasos para establecer una vinculación que se intensificase con el tiempo y pudiera derivar en su inclusión dentro de la estructura de Zubieta a medio plazo.

El Berio es un club fundado en 1998 por César Benito y capitaneado los últimos nueve años por Lorenzo González Sarmiento, quien fuera consejero realista en la época de Luis Uranga. Hace dos semanas logró el segundo ascenso de su historia a Tercera a falta de varias jornadas para la conclusión de la Liga en División de Honor regional.

En estos dieciséis años de vida su filosofía no ha cambiado. Surgió con la vocación de dar cabida a aquellos jugadores que tras superar la etapa juvenil querían seguir jugando al fútbol en un ambiente mayoritariamente universitario pero que no excluyera la seriedad y el compromiso. Comenzó de abajo y en 2004 logró subir a Tercera con el exrealista Juanan Larrañaga en el banquillo.

La temporada resultó difícil y no pudo mantener la categoría, por lo que tuvo que bajar y reciclarse. Lo hizo sin romper su filosofía y con la mezcla de siempre: juventud, calidad y buen ambiente. Con Mikel Antia estuvo a punto de subir de nuevo y con Iñigo Idiakez dio un paso adelante al apostar por un fútbol ofensivo y atractivo que ha sabido mantener después Iñigo Mutio, técnico actual, y que le ha valido para proclamarse campeón de la categoría y ascender.

Promocionar jugadores

Con el Berio en Tercera a la Real se le presenta la oportunidad de retomar un proyecto que le permitiría resolver varias cuestiones que se le vienen planteando en los últimos años. Una de ellas es el cuello de botella entre el juvenil y el Sanse, ya que el filial no puede absorber a la mayoría de futbolistas que concluyen su etapa juvenil. Los procesos de maduración son distintos y, aunque a estas edades ya se vislumbra quiénes pueden aspirar al primer equipo y quiénes no, hay veces en las que existen más dudas sobre la evolución de un jugador pero ahora no se le puede dar más tiempo por falta de espacio en la plantillas.

Esta temporada Aritz Elustondo e Iker Hernández son los únicos integrantes de primer año senior del filial y ninguno militaba la pasada campaña en el juvenil. Álex Iriondo y Joseba Muguruza están cedidos en el Oiartzun de Tercera y el resto quedaron desvinculados del club.

También existe 'overbooking' en edad juvenil, ya que hay que condensar en dos equipos, el de División de Honor y el Liga Nacional, a tres generaciones de jugadores. Disponer de un tercer conjunto senior permitiría colocar a los mejores juveniles de último año en Tercera División, una categoría más exigente desde el punto de vista físico al enfrentarse a rivales de una edad superior y que escalonaría mejor el salto al Sanse. Los principales clubes de Primera cuentan con dos filiales seniors debajo de su primer equipo.

Para la próxima temporada el acuerdo con el Berio incluiría la cesión de varios jugadores, algunos que superen la edad juvenil y no tengan sitio en el Sanse y otros juveniles de último año a los que el club quiere promocionar en una categoría más exigente. En cualquier caso este número será limitado, ya que el Berio cuenta con la base de su actual plantilla.

Hay aspectos por concretar aún, como la unificación de la metodología de trabajo y el campo de juego. Este año ha entrenado en el César Benito y disputado sus partidos en Berio, pero ahora surge la posibilidad de que pueda desplazarse a Zubieta para ejercitarse algún día de la semana. Asimismo, la Real le ayudaría económicamente a compensar las diferencias en su presupuesto, que pasaría de 30.000 a 60.000 euros con el ascenso a Tercera.

La experiencia de la UPV

La Real integró en su estructura a la UPV como tercer conjunto senior en las temporadas 04/05 y 05/06, con Roberto Olabe como director deportivo. El equipo arrancó desde Preferente y José Luis Ribera fue el entrenador en la primera campaña, en la que dirigió a una plantilla con 19 jugadores formada por once de primer año senior y ocho juveniles de último. La metodología y la carga de trabajo era la misma que el Sanse. Entre aquellos chavales estaban Mikel González, que dio rápido el salto al Sanse, Carlos Martínez, Zurutuza, el meta Toño Ramírez, que jugó dos partidos con la Real en Segunda, o Aritz Borda, actual campeón de la liga chipriota con el Apoel.

Alfredo del Castillo, ya en Tercera, tomó el relevo el año siguiente de un conjunto renovado completamente y que mantuvo la categoría con comodidad. Sin embargo, en junio de 2006, cuando el Sanse disputaba el play-off de ascenso a Segunda, el Consejo de Administración decidió suprimir aquel equipo por motivos económicos.