Real Sociedad
Actualidad
REAL SOCIEDAD
El técnico de Berriatua ha firmado por dos años más hasta el 30 de junio de 2016
16 de abril de 2014 - 10:57
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Jokin Aperribay y Jagoba Arrasate, en la firma de la renovación del técnico. / Real Sociedad
MIGUEL GONZÁLEZ. San Sebastián. La Real Sociedad ha hecho oficial hoy la renovación de Jagoba Arrasate como técnico txuri urdin por dos años más. El de Berriatua finalizaba contrato este año y la buena sintonía entre el club y el entrenador han posibilitado la ampliación. El club ha anunciado en un comunicado la renovación de su técnico, quien ofrecerá más detalles sobre el acuerdo, acompañado por el presidente, Jokin Aperribay, y por el director deportivo, Lorenzo Juarros "Loren", en una rueda de prensa este mediodía.

Hace un par de semanas Jokin Aperribay ya adelantó las intenciones del club respecto al actual entrenador, que hoy han quedado plasmadas en una nueva relación contractual que se extenderá hasta 2016. En la Real se valora de forma muy positiva la trayectoria de Arrasate al frente del equipo durante la presente temporada, no sólo en lo cuantitativo sino también por su gestión de la plantilla y conocimiento de la entidad, aspectos que tienen mucho peso en el proyecto de un club que mira al futuro con la tranquilidad de disponer de unas cuentas saneadas y la remodelación de Anoeta cercana.

Circunstancias nada favorables. El técnico blanquiazul no ha tenido un debut nada fácil en el fútbol profesional. Unos días antes de comenzar los entrenamientos se despertó, como toda la afición blanquiazul, con la marcha al Real Madrid de Illarramendi, un futbolista que tenía mucha influencia en el juego del equipo. No había pasado una semana cuando Ifrán se rompió el cruzado y ocurrió el percance de Mikel González en Zubieta, con una fractura de la séptima vértebra cervical, que le hizo perderse todo el periodo preparatorio e ir a contrapié durante la temporada.

Después llegaría la lesión de Agirretxe, el pichichi realista el año pasado, en el último amistoso de verano jugado en Southampton. Carlos Martínez y Griezmann -éste no jugó los dos primeros partidos de Liga- llegaron entre algodones a la previa europea contra el Lyon y Granero, la gran apuesta del club para cubrir el hueco de Illarramendi en el centro del campo, se rompió la rodilla en el estreno de la fase de grupos de la Champions frente al Shakhtar. En septiembre cayó en el Camp Nou Xabi Prieto por una dura entrada de Busquets y a principios de diciembre lo haría De la Bella en Algeciras, que ha estado tres meses en el dique seco. Del teórico once titular que se barajaba en agosto sólo Bravo, Iñigo, Markel, Vela y Griezmann han sorteado las lesiones. Todo ello se tiene muy presente en el club a la hora de hacer las valoraciones.

La pérdida de Illarramendi. Nadie esconde que la pérdida del mutrikuarra ha supuesto un serio contratiempo para un conjunto en crecimiento que ha tenido que suplirla sobre la marcha con los mimbres de la pasada campaña. Cubrir la ausencia de un futbolista por el que han pagado 30 millones es imposible, pero con Markel espectacular en el pivote, Zurutuza, Pardo y Elustondo han mantenido la competitividad en la medular, aún sin alcanzar la brillantez que el conjunto mostró en esta línea en el ejercicio anterior. Lógico.

La referencia más cercana de la influencia que supuso la marcha de un jugador con el peso de Illarramendi en el estilo de juego fue la de Xabi Alonso en 2004. La Real venía de ser subcampeona de Liga y de jugar la Champions, pero en la 04/05 quedó decimocuarta y eso que mantenía a Karpin, Nihat y Kovacevic.

La falta de Illarramendi ha condicionado la forma de juego en el aspecto defensivo y ofensivo. No tanto en lo que se refiere al repliegue y a la capacidad para el contragolpe, aspectos que se han mantenido intactos o incluso se han visto potenciados por el crecimiento de Griezmann, sino en lo relacionado con la recuperación del balón y su combinación posterior, que ha tenido reflejo en los porcentajes de posesión.

Valentía y gestión de plantilla. En la temporada más cargada de la historia del club, en la que se alcanzarán los 53 partidos oficiales, la Real no podría estar peleando por Europa de no mediar una buena gestión de la plantilla. Jugadores como Zubikarai, Ansotegi y José Ángel, que el año pasado estuvieron inéditos, han jugado un papel importante en determinados momentos. Es cierto que las expectativas de hace mes y medio, tras la victoria ante el Barcelona, eran mayores que las actuales pero ello no resta mérito a la trayectoria que viene manteniendo el equipo durante nueve meses.

A Arrasate tampoco le ha temblado el pulso para confiar en la cantera. Zaldua ya suma 1.249 minutos con la Real y Gaztañaga, con 502, fue titular en los dos partidos de las semifinales de Copa contra el Barça, debutó en Champions ante el Bayer Leverkusen y ha jugado partidos completos en el Calderón y Villarreal. También ha debutado Sangalli.

Pardo, otro que renovará en breve. Tampoco hay que olvidar que Rubén Pardo acumula 2.064 minutos. Aunque muchos consideran que debería jugar más, lo cierto es que en los dos ejercicios anteriores con Montanier completó 482 y 1.248 minutos, respectivamente. Tiene 21 años y aún está en periodo de aprendizaje, pero el riojano valora positivamente el paso adelante que ha dado esta temporada, hasta tal punto de que su ampliación de contrato más allá del 2016 está muy cercana.

Disponer de un entrenador que sepa cómo se trabaja en la cantera y comparta esta filosofía es algo que el club valora mucho. No hay que olvidar que la Real se ha regenerado gracias al trabajo realizado en Zubieta, que ha sido lo que le ha permitido situarse en una coyuntura económica y deportiva favorable. Los Griezmann, Illarramendi, Iñigo Martínez, Pardo, Zaldua, Gaztañaga y compañía deben tener continuidad para que el club siga teniendo una buena salud. Por eso los fichajes externos siempre han sido puntuales aquí.

Rematar la clasificación europea. Hasta el momento el balance de la temporada es positivo, aunque faltan cinco jornadas para recibir la nota final y 15 puntos en juego dan para mucho. El gran objetivo era clasificarse para disputar la fase de grupos de la Champions y se cumplió con brillantez después de eliminar al Lyon por un global de 4-0. Al mismo tiempo se recuperó, después de un cuarto de siglo, la ilusión por la Copa al alcanzar las semifinales y vender cara la derrota ante el Barcelona. De no ser por la inefable actuación de González González en el Camp Nou quién sabe qué podría haber pasado.

En Liga la Real acumula 23 jornadas en posiciones europeas y, aunque es verdad que ha perdido gas en los últimos partidos, no es menos cierto que la posibilidad de mejorar la séptima plaza está ahí. Desde 1998 el club sólo ha superado dos veces los 47 puntos, con Denoueix en 2003 y con Montanier en 2013, y ahora lleva 51 a falta de cinco jornadas. Convendría recordar que en 2004, en la anterior participación en Champions, finalizó a cinco puntos del descenso y se salvó en la penúltima jornada. Y no había perdido a nadie del equipo subcampeón.
TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

FACEBOOK

HEMEROTECA
Marzo 2009
L
M
M
J
V
S
D

Vocento