Real Sociedad
Actualidad
ATLÉTICO 0 - REAL SOCIEDAD 1
La Real acaba con un feudo inexpugnable gracias a un gol de Prieto en un partido muy serio en defensa
11 de marzo de 2013
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Pugna. Carlos Vela pelea por un balón entre los jugadores del Atlético Godín y Juanfran. :: ALTERPHOTOS/ACERO
MIGUEL GONZÁLEZ ENVIADO ESPECIAL A MADRID | .-

Definitivamente esta Real no es flor de un día. Por si quedaba alguna duda, anoche lo certificó al convertirse en el primer conjunto de la Liga que gana en el Vicente Calderón, escenario en el que el Atlético había ganado todos sus partidos disputados en la competición doméstica. No le hizo falta ofrecer una exhibición como otras tardes en Málaga o Mestalla, sino que optó por el pragmatismo de un juego que se soportó sobre un cada vez más sólido sistema defensivo y la culminación de la contra más clara de que dispuso en todo el encuentro. Resultado: tres puntos, ascenso a la quinta plaza y una sola derrota en los últimos dieciocho partidos. En la segunda vuelta es, además, el único que no conoce la derrota. Ya les decía hace una semana después del regusto amargo que dejó el empate ante el Betis que, después de ese partido, estaba convencido que esta Real acabaría en Europa. Ayer lo confirmó.

Una mala pareja de baile. El Atlético de Madrid de Simeone no es un adversario sencillo al que enfrentarse. Independientemente de la victoria, medirse al cuadro colchonero resulta ingrato e incómodo por las características de juego y personalidad que ha transmitido el técnico argentino a sus jugadores. En términos txirrindularis, recibiría el calificativo de 'pestoso', entendido como un rival que complica la vida al máximo a su oponente. Qué se lo pregunten al Chelsea, actual campeón de la Champions y al que goleó en la Supercopa europea a comienzo de la temporada, o al Real Madrid, que ha tardado casi todo el campeonato en darle alcance.

La jornada pasada el entrenador rojiblanco completó un ciclo en Málaga, ya que fue en el feudo malaguista donde debutó en el banquillo atlético en el pasado ejercicio. Desde entonces ha dirigido 75 partidos oficiales, de los que en 37 consiguió mantener la puerta imbatida. Toda una declaración de intenciones: sobriedad defensiva como punto de partida para ser competitivo. Haber alcanzado un 49% de partidos imbatido le ha permitido sumar un 63% de victorias y colocar al Atlético en la zona más alta de los últimos años. No sólo es que no recibe goles, sino que es el conjunto de Primera que menos remates recibe por delante del Real Madrid y el Barcelona. Con estos datos entenderán mejor el valor de este triunfo.

Zurutuza en el centro y Xabi en banda. Philippe Montanier sólo introdujo una novedad respecto a la alineación que se barruntaba, al dar entrada a Zurutuza en la mediapunta y relegar al banquillo a Agirretxe. El debarra ya formó la semana pasada ante el Levante, pero tras recuperarse Illarramendi, el de Vernon lo mantuvo en el once aunque algo más adelantado para dar solidez al centro del campo, con Xabi Prieto regresando a su puesto de interior derecho. Además de apuntalar la parcela central, había un segundo motivo en esta decisión, que era el de disponer de algún recurso ofensivo en un banquillo integrado por cuatro defensas -con Estrada, Ansotegi, Cadamuro y José Ángel- y un centrocampista -Rubén Pardo-. Agirretxe le ofrecía la posibilidad de contar, al menos, con una sustitución ofensiva para después.

El Atlético comenzó fuerte. El fútbol que ha inculcado a los suyos Cholo Simeone es sencillo y básico, pero muy efectivo. Primera norma, comenzar apretando más que el contrario cuando se juega en casa. Para ello situó a Gabi al mando de las operaciones en el centro del campo, escoró a la derecha a Koke, centró al Cebolla, liberó de cualquiera responsabilidad defensiva a Arda Turam al que dotó de gran libertad de movimientos para que desbordase con su calidad, y arriba Diego Costa y Falcao abrían espacios y quedaban como hombres más adelantados para correr la contra.

En el primer acto la Real fue inferior a su adversario fundamentalmente por dos motivos, porque cometió varias pérdidas en la zona ancha imperdonables ante un conjunto como el Atlético que sabe explotar como nadie el contragolpe y porque las continuas imprecisiones que tuvo en el pase le impidieron controlar la situación. El ejemplo más claro fue la tarjeta amarilla que vio Mikel González ante Diego Costa al cuarto de hora tras un balón cedido por Markel. Sólo en una ocasión pudieron los blanquiazules enlazar varios pases seguidos en un ataque que terminó con centro de Xabi Prieto y remate de Griezmann que detuvo Courtois. No es de extrañar que en el minuto 30 la estadística señalara un 70% de balón para el bando local.

El Atlético, además, se cuidó muy mucho de perder balones con los que la Real pudiera montar la contra. Por eso Gabi, Koke y Arda disparaban desde cualquier posición con tal de no entregar la pelota al contrario. Así, antes del descanso se pudieron contabilizar hasta siete disparos fuera de los locales, de los que sólo uno detuvo Bravo y otro desvió Markel tras un córner peinado por Godín en el primer poste y rematado por Falcao.

El cazador cazado. Cuando vio cómo la Real se retiró con el marcador igualado al descanso a pesar de los mayores merecimientos del contrario, empezó a pensar que sacar un resultado positivo del Calderón era posible. Porque en ese saber estar cuando las cosas fueron mal asentó la Real su triunfo. En la segunda mitad el Atlético salió con más mordiente, como reflejó una gran jugada de Diego Costa que picó ante la salida de Bravo y salió rozando el poste. Pero la Real, como hacen los grandes, respondió con un zarpazo que dejó helado el Calderón y noqueó al hasta ayer segundo clasificado de la tabla en su feudo. Vela recogió un balón, lo conectó con Griezmann y éste abrió para el desmarque de ruptura de Prieto. El donostiarra, en posición dudosa, se plantó ante Courtois y no falló en el mano a mano. El cazador cazado, debió pensar Simeone. Los de Montanier se habían tomado cumplida revancha del partido de Anoeta, de donde los colchoneros se llevaron un inmerecido triunfo.

Después tampoco hubo grandes problemas para defender el resultado, porque a todo equipo contragolpeador le cuesta llevar la iniciativa ante un oponente que cierra espacios para defender una ventaja. Montanier tapó bien las subidas de Filipe Luis con Estrada y la zaga se encargó de hacer los propio con los balnes aéreos colgados buscando a Falcao y Diego Costa, último y desesperado recurso colchonero. Pero fue en balde, porque la Real no dejaría escapar su preciado tesoro.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

FACEBOOK

HEMEROTECA
Marzo 2009
L
M
M
J
V
S
D

Vocento