Real Sociedad
Actualidad
LA PRÓRROGA
El club blanquiazul incorpora una fórmula novedosa para establecer los baremos económicos con sus equipos convenidos
17 de julio de 2012
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La Real se aplica con las matemáticas
José Luis Agirre, Luki Iriarte y Bittor Alkiza, responsables del fútbol de formación de la Real. :: DV
ARTURO GARCÍA | .-

El fútbol actual tiende a equilibrar el componente emocional, primario y sentimental que aportan los colores con la introducción de otros elementos, más basados en otros factores menos dependientes del azar, y criterios complicados de controlar en el fragor del terreno de juego: por ejemplo, las matemáticas.

Con esa fórmula están trabajando ya clubes como la Real, que ha incorporado a su política con los equipos y sociedades de cantera convenidos una aplicación informática en forma de fórmula «sociomatemática» desde la que definir «un marco de relaciones lo más estable y argumentada posible».

El equipo blanquiazul, que ha contado con una subvención en materia de I+D+i del Servicio de Deportes de la Diputación de Gipuzkoa, solicitó a Mathlan Matematika y a la consultoría Avento el desarrollo de un modelo que «ponderase y estableciera baremos para los aspectos que se consideraban claves a contemplar en los convenios de colaboración con los clubes del entorno».

Sergio López, de Mathlan, explica el proyecto. «La Real asigna un dinero a sus clubes convenidos y ese reparto tiene que ser más o menos equilibrado. Hay una negociación, no tiene que haber tensión en el reparto y se trata de entenderse. ¿Qué ocurre? Que no siempre es así. Lo que quiere la Real es repartir de la manera más objetiva posible ese dinero que tiene disponible entre los equipos con los que trabaja sin que nadie tenga motivos para quejarse o verse infravalorado».

Los factores manejados en el proyecto que ha fijado dicha fórmula han buscado definir aspectos «técnicos, también el nivel de los entrenadores, factores deportivos, número de equipos que llevan o que mantienen dichos clubes, el fomento del fútbol escolar o si cuentan con instalaciones». Que un convenido luego proporcione más jugadores al primer equipo se lleva de otra manera. «Eso sería el equivalente al ojeador y eso los equipos de Primera lo premian de otra forma: si el jugador despunta y ficha eso se mueve según criterios basados en función de asignaciones», aclara.

De momento la novedosa experiencia ha dado como resultado un dato llamativo: «Nadie se ha quejado con el nuevo reparto». En su opinión, en el fútbol ocurre como en otras facetas de la vida. «Los pequeños se quejaban de los grandes, los grandes entre sí, nada que no se vea todos los días. Pero la pregunta del millón es cómo hacemos para demostrar que el dinero se invierte de forma correcta y que nadie se queje».

López va de cara. «Yo, sinceramente, de fútbol, no entiendo. Soy matemático, y creo que por eso nos contratan. La Real busca repartir el dinero en función de lo que hacen los clubes con los que mantiene colaboraciones y evitar los repartos arbitrarios; que si llega el presidente de turno y decide a dedo a dónde va a ir a parar ese dinero o mete al club en números rojos, porque ya sabemos que a muchos gestores que se mueven en el fútbol profesional nunca les pasa nada».

Se trata, en su opinión, de «dar seguridad y tranquilidad». De hecho, «los únicos 'piques' han ido por ahí: que a los 'gordos' les ha caído un poco menos que hasta ahora y ha resultado que a algún histórico ha salido que le tocaba menos que hasta ahora».

Desde el punto de vista de López, la relación de las sociedades anónimas deportivas con sus clubes convenidos depende del modelo formativo que emplea para trabajar la cantera. Desde modelos centralizados, en los que la captación se realiza desde críos que se incorporan de niños a la disciplina del club en sus categorías inferiores, a los modelos descentralizados en los que se prefiere una incorporación más tardía permitiendo que los jugadores se formen en sus respectivos equipos de origen cerca de su casa.

La Real profundiza en este último modelo en las categorías de iniciación al fútbol, para lo que consideraba «necesario» consolidar convenios con los clubes guipuzcoanos definiendo de antemano «una finalidad y unos objetivos a alcanzar, evitando que queden en una mera aportación económica a los clubes».

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

FACEBOOK

HEMEROTECA
Marzo 2009
L
M
M
J
V
S
D

Vocento