Real Sociedad
Actualidad
REAL SOCIEDAD
Aperribay e Izagirre se vieron ayer las caras para hablar del proyecto. Ambas partes mostraron su voluntad de juntarse periódicamente para encontrar la mejor solución posible
17 de agosto de 2011
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Primera reunión con el nuevo alcalde para tratar la remodelación de Anoeta
Jokin Aperribay.
MIGUEL GONZÁLEZ | SAN SEBASTIÁN..-

La Real Sociedad y el Ayuntamiento de San Sebastián mantuvieron en la mañana de ayer una reunión inicial en la que, además de suponer la primera toma de contacto entre el nuevo equipo de gobierno municipal y el club txuri urdin, se abordó la posible remodelación del Estadio de Anoeta.

Por parte del Ayuntamiento participaron en la reunión el alcalde, Juan Karlos Izagirre, junto con varios miembros de su equipo de gobierno, mientras que la representación de la Real estuvo encabezada por Jokin Aperribay.

Aunque del encuentro no se pudieron extraer, lógicamente, grandes conclusiones, ambas partes mostraron su voluntad de mantener reuniones periódicas para seguir profundizando en la relación que debe existir entre ambas instituciones y encontrar la mejor solución posible para la remodelación del Estadio de Anoeta.

Hay que recordar que el Pleno del Ayuntamiento aprobó el 29 de abril la modificación del Plan General de Ordenación Urbana que daba luz verde a la ejecución del proyecto de remodelación del estadio. Esa decisión municipal, anterior a las elecciones municipales, contó con el respaldo del PSE, PP, PNV y Hamaikabat, el voto en contra de Aralar y la abstención de EA y Alternatiba, dos partidos que ahora integran la coalición Bildu. Aquella decisión supuso el primer paso para la reforma de la instalación.

La Real está decidida a impulsar la ejecución de esta obra y hasta el 22-M pasado todas las instituciones implicadas respaldaban el proyecto. La necesidad de acometer la remodelación de Anoeta, con la desaparición de las actuales pistas de atletismo y la mejora de la instalación atlética anexa, es un sentimiento ampliamente compartido por el club guipuzcoano y la afición blanquiazul.

En su día el club se vio obligado a aceptar resignadamente que la construcción de Anoeta incluyera las actuales pistas de atletismo, porque fue la condición que el Gobierno Vasco puso para financiar parte del proyecto. Desde entonces, la eliminación de las pistas de atletismo se ha convertido en expresión constante de una voluntad por recuperar para Anoeta el carácter exclusivo de un campo de fútbol. Y más ahora, cuando un apoyo interinstitucional concertado va a posibilitar que el Athletic disponga de un nuevo estadio sin tener que pagar el peaje de hacerlo incluyendo unas pistas de atletismo.

Hasta hace tres meses la remodelación de Anoeta contaba con el respaldo del Ayuntamiento de San Sebastián en su calidad de institución propietaria del recinto y disponía del aval de Diputación, Gobierno Vasco y Kutxa como entidades interesadas en los nuevos usos que podría generar la nueva instalación. El nuevo estadio, que se perfila como una de las principales fuentes de ingresos para el club, es una ilusión compartida por todos los realistas, que quieren disponer de una instalación que conecte con el significado que tuvo el viejo Atocha.

Gestos de complicidad

Sin embargo, las elecciones dibujaron un nuevo escenario en las instituciones guipuzcoanas, con Bildu como primera fuerza en el Ayuntamiento y en la Diputación. Aperribay manifestó tras el relevo institucional que «el cambio no debe suponer un freno a los deseos de reconstruir Anoeta. Estoy seguro de que el alcalde va a querer lo mejor para la Real. Buscaremos una solución razonada y razonable e intentaremos dialogar con las instituciones para encontrar consensos. Nosotros no planteamos una solución única, sino que entre todos tendremos que buscar la idónea. Éste es un proyecto estratégico para la ciudad, el mejor fichaje que podemos hacer, y detrás no se esconden intereses especulativos ni razones oscuras. En los próximos meses habrá que analizar bien cómo lo podríamos reorientar de una forma abierta y transparente».

Desde el Ayuntamiento tampoco se ha lanzado un mensaje contrario al nuevo Anoeta, aunque sí se ha pedido tiempo para hacer un estudio del proyecto. Eso sí, el alcalde Izagirre mostró sus dudas sobre algunos aspectos: «No estamos de acuerdo con la privatización de nuestros terrenos». También se refirió a las consecuencias que tendría un posible descenso de la Real a Segunda División y de dejar al atletismo sin «la mejor pista de todo Euskal Herria».

El concejal de Vivienda y Urbanismo, Ricardo Burutaran, afirmó en una entrevista a DV que «la Real nos tendrá que decir, primero, si esas expectativas que tenían en su momento para la gestión de varias de las torres por parte de las instituciones públicas son de verdad reales, si se materializan o no. Si esa financiación se cayera pudiera ser una operación a no desarrollar. Es una operación que todavía tiene grandes incertidumbres, no sólo desde el punto de vista económico, sino arquitectónicas. Hay que concretar estos elementos».

La importancia de la reunión celebrada ayer es que supone la primera toma de contacto entre dos partes llamadas a entenderse. En el caso de la Real, su futuro pasa por la remodelación de Anoeta.

CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

FACEBOOK

HEMEROTECA
Marzo 2009
L
M
M
J
V
S
D

Vocento