Real Sociedad
Actualidad
LA PRÓRROGA
El entrenador del histórico ascenso de Puertollano dejó unos comentarios sobre la Real y su futuro que recobran actualidad
2 de julio de 2011
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El testamento de Andoni Elizondo
Andoni Elizondo, en el hipódromo de Donostia. :: DV
P. ECHANIZ | .-

Mirar hacia atrás en la historia puede parecer nostálgico, pero en ocasiones supone una buena referencia para tomar impulso de cara al futuro. Ahora que la Real ha cambiado de entrenador, ahora que surgen algunas dudas sobre la solvencia del equipo, ahora que se cuestionan los fichajes y los extranjeros (¿y cuándo no?) no está mal recoger la lección póstuma de uno de los entrenadores más emblemáticos de la Real, Andoni Elizondo, que dirigió al equipo en varias etapas desde 1966 a 1976 y fue un auténtico trampolín para una época realista que llevó más tarde a la época gloriosa del eibarrés Alberto Ormaetxea con el doble título liguero. Andoni, cuyo hermano Joseba también fue entrenador de la Real, jugó 243 partidos como realista y posteriormente dirigió 234 partidos a la Real Sociedad. Falleció en 1986 a los 52 años.

En su primera temporada al frente del equipo fue el artífice del ascenso en 1967 con aquel histórico partido en Puertollano ante el Calvo Sotelo. He aquí algunas de sus afirmaciones en sus entrevistas de despedida cuando dejó el club, siendo sustituido en el banquillo por Rafa Iriondo.

Renovación. «Si se cambia de entrenador y de jugadores, y las cosas no salen bien al principio, el público se puede poner nervioso y eso es muy peligroso porque se meterán con la directiva, no con los nuevos técnicos. Hay que hacer las cosas con tiento. La renovación ha de hacerse suponiendo que sirva para mantener por lo menos el nivel actual de la Real Sociedad, incluso para superarlo. Para incrustar nuevas ideas no hay que desechar las que ya tenemos, muchas de ellas aprovechables. Por algo hemos dejado el equipo en un nivel más que digno».

Técnicos extranjeros. «Han venido entrenadores con mucho nombre que lo único que han hecho ha sido cobrar mucho más que nosotros. Lógicamente, por compañerismo, nos defendíamos y nos quejábamos. Pero hay que reconocer que otros técnicos han aportado, como Sinibaldi, casi desconocido, que ha hecho una gran labor en Las Palmas».

Las promesas. «Creo que los chavales juveniles que despuntan deben jugar en categorías superiores, bien en Tercera o en Segunda, contando con cesiones a equipos cercanos donde los podamos tener controlados. Es una experiencia que puede resultar muy positiva. Meterlos directamente en Primera tampoco está mal en algunos casos puntuales porque se realzan. Algunos progresan de forma espectacular en lugar de encogerse. Zubiarrain era suplente en Tercera y en Primera dio un gran salto, se hizo un gran portero. Hay que tener valentía... y acertar. El Madrid metió de titulares a Aguilar y Santillana, que venían de Segunda, pero ya despuntaban. En la Real es más difícil dar oportunidades porque como hay urgencia de puntos, siempre hay que sacar el mejor equipo del momento».

Traspasos. «Un club como el nuestro, con sus limitaciones económicas, tiene que recurrir en ocasiones a traspasos. Pero hay que ver cómo está cubierto el puesto. Por ejemplo, si tenemos dos grandes porteros como Urruti y Esnaola, lo inteligente es traspasar a uno, porque sería beneficioso para él y para la Real. También cabe ceder al más joven para que se baquetee y si alcanza el nivel esperado, traspasar al otro. Cabe una operación mixta, ingresando dinero y recibiendo alguna cesión interesante. Tenemos que estar abiertos a este tipo de opciones. No somos un club rico».

Tácticas. «A la Real Sociedad le han tachado muchas veces de equipo cobardica, de buscar el cerocerismo, de ser conservadora fuera de casa. ¿Qué culpa tenemos de que en ocasiones los rivales sean superiores, que nuestros jugadores no tengan calidad ni fuerza para irse hacia delante? Eso no es cuestión de táctica ni de valentía. Solamente de posibilidades».

Apoyo de todos. «Para que un equipo vaya bien han de ir bien toda una serie de eslabones: directiva, entrenador, jugadores, público y crítica. Siempre hay quien piensa que podíamos haber logrado mejores clasificaciones, pero creo que hemos estado bien precisamente porque ha habido el apoyo de esos cinco factores. Aunque verdaderamente los que más obligación tienen, y los que han respondido, han sido los jugadores».

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

FACEBOOK

HEMEROTECA
Marzo 2009
L
M
M
J
V
S
D

Vocento