Real Sociedad
Actualidad
LIBRE DIRECTO
Es muy difícil explicar cómo los blanquiazules se han ido de vacío en los tres últimos partidos, pero esto es la Primera División
9 de enero de 2011
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Seguir sin dudas
Al ataque. Joseba Llorente, rodeado por Escudé y Alexis, envía un balón al hueco. :: JOSÉ MARI LÓPEZ
PEDRO SOROETA | .-

Y a lo vieron. Cuarta derrota consecutiva de la Real, esta vez frente al Sevilla y después de tener dos veces ventaja en el marcador. Otro palo, otro mazazo tan injusto como los tres anteriores. Es difícil, muy difícil explicar cómo los blanquiazules no han sido capaces de sumar un solo punto frente a Valencia, Zaragoza y Sevilla, pero la realidad es ésa. Y algo hace mal el equipo de Lasarte cuando frente a Valencia y Sevilla fue ganando en Anoeta y perdió, y cuando en La Romareda tenía el empate en su mano y perdió. Las cosas, por desgracia, no pasan por casualidad y lo que sucedió ayer ya lo habíamos visto antes en el último mes.

Vaya por delante que el Sevilla ni mucho menos fue mejor que la Real, pero tuvo tres ocasiones -dos en saques de esquina- y marcó tres goles. Es cierto que también los de Lasarte hicieron dos goles en los dos únicos remates de la primera mitad. Esta vez, a diferencia de lo sucedido en Zaragoza, la efectividad era máxima, pero la Real no supo gestionar esa ventaja y, en sólo dos minutos vio cómo volaban otros tres puntos de Anoeta. No puede ser que dos córners y una pérdida de balón en el centro del campo signifiquen tres goles en la portería de Bravo. Porque así ya puede bregar y bregar el conjunto realista, que le va a costar sumar. Los errores se pagan y ayer la Real los cometió, al igual que frente a Valencia y Zaragoza, y por eso sigue con esos 22 puntos que tenía a primeros de diciembre después de ganar el derbi.

Es duro y hay que reconocerlo, que el juego y el esfuerzo acumulados en los últimos 270 minutos de Liga no hayan servido para sumar un solo punto. Pero esto es Primera División. Es máximo nivel, es alta competición y enfrente no estaba el filial del Sevilla, como hace unos meses, sino su primer equipo, al que la Real tuteó con un once casi igual al de la temporada pasada. Pero precisamente por eso, porque es Primera División, la Real necesita gestionar mejor los partidos cuando se pone por delante en el marcador, que es lo que le está faltando esta temporada, porque lo de ayer no es ni la primera ni la segunda vez que ocurre.

Con todo, lo más fácil hoy es hablar de alarmas encendidas, lo más sencillo es afirmar que hay dudas en el juego realista, lo normal es remarcar esas cuatro derrotas seguidas y destacar los problemas. Allá cada cual. Yo, pese a todo, y pese a que hoy no sea el mejor día para decirlo, sigo manteniendo la fe en este equipo, en estos jugadores. No dudo ni de los blanquiazules ni de Lasarte, sabía y dicho queda que los momentos complicados iban a llegar. Y aquí están. No era muy difícil de prever una mala racha en esta fase del calendario en el que la Real se ha enfrentado a At.Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla. Y no conviene olvidar quiénes somos y de dónde venimos para entender en su justa medida lo que está pasando. Nunca he hablado ni de Europa ni de otras cosas sino de las dificultades que sabía iba a tener este equipo en su regreso a Primera, cuando además de pelear todos los partidos tiene que ir haciendo un equipo competitivo. Por eso nada me sorprende. Y precisamente por eso es el momento de estar más que nunca con los nuestros, porque sigo convencido de que van a conseguir el objetivo en su vuelta a Primera, que no es otro que la permanencia y porque creo que se merecen esa confianza que necesitan para seguir adelante.

Es más. Veo a la Real en el campo y no me da la impresión de que estemos ante un equipo que merezca la desconfianza. Ni mucho menos. Soy consciente de que cada punto, cada victoria va a costar un mundo, pero sigo convencido de que lo va a conseguir. Son 22 puntos hasta ahora, un buen bagaje en dieciocho partidos. Mantengo que faltan cinco victorias, sólo cinco en veinte partidos, que puede parecer poco, pero no lo es. Se trata de hacer un punto y aparte, no pensar y repensar en esa inercia negativa, sino en corregir errores, y seguir con la misma fuerza, la misma confianza que teníamos todos después de ganar el derbi. Porque este equipo ha demostrado que tiene juego suficiente para llegar a la meta con holgura.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

FACEBOOK

HEMEROTECA
Marzo 2009
L
M
M
J
V
S
D

Vocento