Real Sociedad
Actualidad
REAL SOCIEDAD 2 - SEVILLA 3
La Real Sociedad fue superada por el juego y la efiacia sevillista
8 de enero de 2011 - 18:10
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
JORGE F. MENDIOLA | DV. SAN SEBASTIÁN. La Real lleva camino de alzarse con el título de campeona. ¿De invierno? ¿De Liga? No. Campeona de los pardillos. Ayer se volvió a dejar remontar un partido. Dos veces, para más inri. Encajó la cuarta derrota consecutiva ante un Sevilla que impuso su mayor potencia y calidad en Anoeta. Los andaluces no necesitaron de grandes maravillas para llevarse los tres puntos. Les bastaron paciencia, saber estar y una estudiada puesta en escena de las jugadas de estrategia.

Dos córners, ambos desde la derecha, tumbaron a los txuri urdin en un partido vibrante y entretenido. Porque la Real cuajó una aceptable actuación y pudo adelantarse en el marcador con los tantos de Rivas y Llorente, pero en la segunda parte falló en defensa, se vino abajo y rememoró lo sucedido semanas atrás frente a Valencia y Zaragoza. Al menos, el gol del triunfo rival no se registró sobre la bocina, sino con media hora larga por disputarse. Lástima que a los de Martín Lasarte no les alcanzaran las ideas para igualar la contienda y hacerse acreedores a un punto que habría sido merecido.

No es pegada lo que le falta a este equipo. Tampoco fútbol. Todo lo contrario. De hecho, a nadie sorprendió que abriera el marcador gracias a un gran disparo de Rivas desde la frontal ni que Llorente celebrara el segundo al coger adelantado a Palop en una contra, prácticamente con el intermedio encima. La ovación que el estadio tributó a los jugadores camino de vestuarios es la prueba de ello.
Por desgracia, tampoco puede causar sorpresa que Luis Fabiano estableciera el 1-1 apenas dos minutos después del golazo del manchego. Y mucho menos que el Sevilla certificara su triunfo en otros tres minutos trágicos, entre el 62 y el 64, con la segunda diana de Luis Fabiano y el remate ajustado al palo de Kanouté. Los tanques de Gregorio Manzano se convirtieron en una pesadilla para la zaga blanquiazul, tan volcada en frenar a los venenosos Navas y Perotti que olvidó sellar la parcela central.

Como decimos, la estrategia mató a la Real. Lasarte insiste con la zona como argumento para evitar el peligro en los lanzamientos desde la esquina, pero los resultados saltan a la vista. El balón se paseó de palo a palo en ambas ocasiones hasta acabar alojado en las redes de Bravo sin que éste ni sus compañeros pudieran hacer nada para impedirlo.

El 2-3 definitivo llegó en un contragolpe fulminante nacido de una pérdida en la medular. Negredo, en cancha desde el minuto 61 y precursor del hundimiento local, abrió para Kanouté y el malí, el mejor de cuantos futbolistas pisaron la hierba donostiarra, sentenció a placer.

La Real no se rindió y Lasarte apostó por Sarpong y Tamudo para arreglar el desaguisado, pero ya era tarde. Ni el holandés, ni el catalán, ni Xabi Prieto, ni Zurutuza, ni Llorente ni al final Ansotegi atinaron con la meta enemiga y el electrónico no se movió más.
Hay que remontarse al inicio del segundo acto para hallar el origen de los problemas. La Real regresó de la caseta nerviosa, acelerada, como presa del pánico. Debió de sentir el vértigo del éxito, porque no se explica de otro modo la metamorfosis experimentada en el cuarto de hora de reposo.

Lasarte pedía calma

Lasarte solicitaba calma a los suyos desde la banda, quizás recordando las prisas sufridas en La Romareda, donde el equipo se empeñaba en sacar rápido las faltas cuando lo que pedía el cuerpo era sosiego. Se ve que lo acontecido en Zaragoza no ha servido de lección.

Nadie acertaba a detener el juego. El Sevilla pisaba el pedal como último recurso y la cosa le salió a pedir de boca. Sólo Llorente se atrevía a dejarse caer al sentir contacto, pero su estancia en el suelo duraba de segundos. Ni asistencias, ni camilleros, ni nada. Balón a rodar y peligro por doquier.

Anoeta empezaba a temerse lo peor y barruntaba para sus adentros: 'Si es al revés, en cada falta se muere uno del Sevilla'. Es cierto que los toros se ven mejor desde la barrera, pero estaba claro que lo que demandaba el partido era precisamente eso, que no se jugara más.

Picardía, oficio, veteranía... Llámenlo como quieran, que no lo van a encontrar en la Real, el único equipo del mundo que arriesga saliendo al contragolpe con ventaja en el marcador y en casa. En algo teníamos que destacar.

Lasarte se desesperaba con cada entrega al rival, cada pase fuera y cada despeje fallido. Levantaba los brazos y gritaba, pero su voz se diluía entre el murmullo del graderío: 'Esta película ya la hemos visto'.

Tranquilos. Ésa era la palabra que el míster repetía una y otra vez. Balbi se le acercaba y le susurraba algo al oído. Quizás le previno del movimiento de banquillo de Manzano. Va a salir Negredo. Cuidado.

Demasiado tarde. Para cuando Lasarte quiso darse cuenta de la jugada, el Sevilla ya había marcado el segundo y el tercero. Fue tal el impacto que provocaron los goles en el entrenador que nuevamente dejó un cambio sin gastar, circunstancia extraordinaria en el deporte de élite que el uruguayo parece haberse propuesto normalizar.

Y ahí sigue la Real, con sus veintidós puntitos y la obligación de aprendiendo pronto de los errores. La clasificación no espera eternamente y, si no se corta de raíz el mal, llegará el día en que las urgencias llamen a la puerta. Entonces sí que aparecerán las prisas.

FICHA DEL PARTIDO

2.- Real Sociedad: Bravo; Estrada, Labaka, Ansotegi, Mikel González; Rivas, Elustondo (Tamudo, min. 73), Xabi Prieto, Sutil (Sarpong, min. 68), Zurutuza; Joseba Llorente.

3.- Sevilla: Palop (Varas, min 46); Cáceres, Alexis, Escudé, Fernando Navarro; Jesús Navas, Romaric, Renato (Negredo, min 62), Perotti; Kanouté y Luis Fabiano. (Cigarini, min. 80)

Arbitro: Estrada Fernández (Cataluña). Tarjetas amarillas a Diego Rivas, Mikel González y Fernando Navarro.

Goles: 1-0: Diego Rivas, min. 23. 1-1, Kanouté, min. 25. 2-1 min. 43: Joseba Llorente. 2-2, min. 63: Luis Fabiano. 2-3, min. 65: Kanouté.

Incidencias: 24.000 espectadores en el estadio de Anoeta. Mikel Aranburu fue sustituido por indisposición antes del partido.
TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

FACEBOOK

HEMEROTECA
Marzo 2009
L
M
M
J
V
S
D

Vocento