Real Sociedad
Actualidad
REAL SOCIEDAD
La explosión de la perla de Macon inspira a los cinco jugadores del Sanse que hacen la pretemporada con el primer equipo txuri urdin. Albistegi, Cadamuro, Toño, Illarramendi y Javi Ros quieren convencer a Lasarte y jugar con la Real en Primera División
29 de julio de 2010
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Albistegi, Cadamuro, Toño Ramírez, Illarramendi y Ros, ayer en Zubieta. :: LUSA
JORGE F. MENDIOLA.-

La historia de Antoine Griezmann, su irrupción en la Real y su progresión meteórica sirven de inspiración a los cinco chavales del Sanse que este verano trabajan con el primer equipo. El portero Toño Ramírez, el defensa Liassine Cadamuro y los centrocampistas Álex Albistegi, Asier Illarramendi y Javi Ros han encontrado en la figura del francés el espejo en el que mirarse.

Estos días sudan la camiseta a las órdenes de Martín Lasarte. Son parte activa de los entrenamientos en Zubieta y viajarán con el grupo a Austria, donde esperan ganarse la confianza del míster.

Su objetivo es hacerse un hueco en la plantilla, un reto magnífico con el que sueñan desde niños. La Real es su pasión y son conscientes de que están ante la oportunidad de sus vidas. Por eso, aseguran, no la van a desaprovechar.

Toño Ramírez es quien más complicado lo tiene. Su posición en el campo, debajo de la portería, está cubierta por Bravo y Zubikarai, por lo que su destino será el filial. La pasada campaña militó en el Tenerife B, una experiencia que califica de satisfactoria. «Parece que Claudio se va a quedar, pero el club me ha ofrecido la posibilidad de jugar en el Sanse, por lo que estoy agradecido. En Tenerife se portaron muy bien conmigo, tantos los dirigentes como los compañeros que encontré allí, aunque las instalaciones no tienen nada que ver con las de Zubieta. Tuve la suerte de ser titular casi todo el año y ahora estoy entrenándome con el primer equipo, así que poco más puedo pedir».

Toño está tocado, al igual que Cadamuro, un zaguero de origen galo que ya conoce los entresijos del vestuario de los mayores. Hace dos temporadas participó en las rutinas del entonces entrenador, Juanma Lillo, y hoy pelea por quedarse definitivamente en la Real. «El técnico y los jugadores son diferentes, pero la mentalidad es la misma. Además, la posibilidad de debutar en Primera División es un aliciente añadido. Estamos felices y vamos a dar lo máximo de nosotros mismos».

Su polivalencia le puede abrir muchas puertas, no en vano el único lateral zurdo del equipo es De la Bella. «También puedo jugar de central y de pivote, donde diga el míster. Yo estoy para ayudar en lo que él me pida». Si finalmente no es uno de los elegidos para dar el salto, aceptará su futuro con profesionalidad.

Cadamuro, el único de los cinco que aún no se ha estrenado en partido oficial, está en permanente contacto con su compatriota Griezmann, clasificado para la final del Europeo sub 19. Y no duda en elogiarle. «Antoine es una referencia para todos».

Jóvenes veteranos

Tres jóvenes ya veteranos completan el quinteto de candidatos al primer equipo. Albistegi, Illarramendi y Ros acumulan cierta experiencia en sus botas, aunque el camino no ha sido sencillo para ellos. Albistegi deslumbró hace dos estíos, con minutos y goles en los amistosos de preparación. Parecía que Lillo iba a echar mano de sus servicios, pero una grave lesión de rodilla interrumpió su progresión. Él, a sus 23 años, se lo toma con filosofía. «Fue mala suerte. Durante la recuperación tuve mucho tiempo para pensar y el proceso me dio fuerzas para seguir adelante, volver a jugar y demostrar que valgo. Ya tengo una edad y creo que ahora soy mentalmente más fuerte. ¿La lesión? Totalmente olvidada. Jugué sin problemas toda la segunda vuelta con el Sanse y no quedan molestias».

Albistegi compite por el puesto con Illarramendi, otro nombre que suena a gran promesa. Ambos debutaron en partido oficial en Elche, en la última jornada de Segunda. «Nos pasamos la semana de celebración en celebración y la verdad es que llegamos bastante cansados al domingo. A mí se me subían los gemelos. Pero el recuerdo es imborrable, para siempre», admite Illarra, internacional en categorías inferiores.

Ros es el tercero en discordia. Estuvo cedido en el Eibar, donde jugó los play offs de ascenso a Segunda. «Esta experiencia me va a venir bien. Es cierto que actuamos en la misma zona del campo, pero cada uno de nosotros tiene características particulares. No hay dos futbolistas iguales».

El Real Unión y el propio Eibar han solicitado su cesión. «Mi intención es quedarme, aprovechar la pretemporada y ponérselo difícil a Lasarte. Si no, volveré al Sanse o donde me digan, encantado», cuenta el navarro.

La apuesta del Consejo de Administración por la cantera les impide caer en el desánimo. «Sentimos la confianza del club y del cuerpo técnico y eso es clave para los que venimos de abajo». Albistegi añade que «Lasarte confía en los jóvenes, como se ha visto con Griezmann, que salió casi del anonimato. Si te ve con condiciones y trabajando bien, te da la oportunidad. A ver qué pasa».

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

FACEBOOK

HEMEROTECA
Marzo 2009
L
M
M
J
V
S
D

Vocento