Real Sociedad
Actualidad
REAL SOCIEDAD
La Real amplía por dos temporadas el contrato del meta chileno, que expiraba el 30 de junio de 2011, e incrementa así el valor de la plantilla. Aperribay y Loren analizarán mañana la campaña de renovaciones
17 de noviembre de 2009
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Bravo renueva hasta 2013
Bravo, con el balón en Zubieta. El arquero internacional quiere jugar en Primera División con la Real. /LUSA
JORGE F. MENDIOLA.-

DV. La Real está de enhorabuena. Claudio Bravo se unió ayer a la ya larga lista de jugadores que han decidido renovar. El meta chileno amplió su contrato hasta 2013, dos temporadas más de las que tenía firmadas. La noticia supone un nuevo éxito de gestión del club.

La relación de Bravo con la Real expiraba el 30 de junio de 2011. El pasado verano fueron varios los equipos que preguntaron por su situación, entre ellos Real Madrid, Barcelona y Valencia. Su salida parecía inminente, pero finalmente no llegaron ofertas concretas y el interés no cristalizó en un traspaso.

El jugador, de 26 años, es una pieza codiciada en el mercado mundial. Su condición de internacional y mundialista ha multiplicado su valor en los últimos meses y no son pocos los pretendientes que andan detrás de él.

Claudio Andrés Bravo Muñoz (Santiago de Chile, 1983) llegó a Zubieta en el verano de 2006 procedente del Colo Colo. Fue uno de los fichajes de José Mari Bakero, por él se pagaron 800.000 euros. Debutó el 22 de octubre de ese año en Mallorca (0-0) y desde entonces ha disputado setenta partidos con la elástica txuri urdin.

Destaca por sus reflejos, elasticidad y manejo de los pies. A lo largo de su campaña de debut alternó grandes intervenciones con errores que costaron puntos al equipo, uno de los menos goleados de la Liga a pesar del descenso de categoría. Es el tercer portero extranjero de la historia de la Real, tras el sueco Matías Asper y el holandés Sander Westerveld.

Tras la tragedia de Mestalla, Bravo se marchó a la Copa América y a su regreso confesó que su deseo era continuar en Primera División, por lo que se mostraba dispuesto a escuchar ofertas. Sonaron el Valladolid y alguno más, pero ese año tampoco hubo movimientos definitivos.

El chileno nunca ha ocultado que la Real era para él un trampolín hacia los grandes de la Liga, franqueza poco habitual que le ha sido reconocida y aplaudida. Ahora, en cambio, su escala de valores parece haber cambiado.

Con la conclusión de su contrato en el horizonte, Bravo podía haber dejado pasar el tiempo y plantarse en agosto de 2010 sin renovar ni cerrar un acuerdo para marcharse a otro equipo. Este escenario, perfectamente factible como se ha comprobado en los casos recientes de Díaz de Cerio o Castillo, condenaba a la Real a ver salir gratis a uno de sus futbolistas más cotizados, con la consiguiente pérdida de ingresos que ello supondría.

Para evitarlo, los dirigentes se pusieron manos a la obra y ofrecieron una ampliación a Bravo hasta 2013. Él aceptó las condiciones y rubricó el nuevo contrato. Con esta renovación, el Consejo de Administración asegura la continuidad de un activo importante e incrementa de manera notable el valor de la primera plantilla, un proceso que se inició en los albores de 2009 con las renovaciones de varios canteranos.

La política impulsada por los rectores realistas tiene entre sus objetivos recuperar las señas de identidad que han hecho grande a la Real en un momento de grave crisis económica, con proceso concursal incluido.

Confianza en el ascenso

Las renovaciones de Bravo, Mikel González y demás futbolistas del plantel profesional indican que dentro del propio vestuario existe confianza en el proyecto que se está levantando. Si el año pasado las excusas para no firmar eran falta de estabilidad o mejores ofertas deportivas y económicas, hoy es el día en que la Real puede satisfacer las ambiciones de jugadores con proyección.

La plantilla confía en las posibilidades de ascenso y así lo confirma la decisión mayoritaria de quedarse en el club. Zubikarai (2012), Markel Bergara (2013), Labaka (2011), Elustondo (2013), Griezmann (2013), Ansotegi (2014), Sarasola (2012), Mikel González (2013) y ahora Bravo (2013) han apostado sucesivamente por la Real, demostrando así su compromiso con el escudo que defienden. Además, los jóvenes Illarramendi (2015), Cadamuro (2011), Ros (2014) y Albistegi (2012), aún en las filas del Sanse pero con participación habitual en los entrenamientos de Martín Lasarte, prolongaron recientemente su carrera como realistas. El próximo en hacerlo será Carlos Martínez.

Para analizar y valorar las renovaciones cerradas y otros acontecimientos de la actualidad blanquiazul, con especial atención a los detalles del procedimiento concursal, el presidente de la Real, Jokin Aperribay, y el director deportivo, Loren, comparecerán mañana por la tarde en Anoeta.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

FACEBOOK

HEMEROTECA
Marzo 2009
L
M
M
J
V
S
D

Vocento