Real Sociedad
Actualidad
24 de septiembre de 2009
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
JOHN TOSHACK.-

Disfruté con el DVD de los cien años de la Real Sociedad, pero hay un tema en el mismo que no me gustó nada, porque simplemente no es cierto. Me refiero al traspaso de Bittor Alkiza al Athletic. Retrocedamos en el tiempo y seamos sinceros. El jugador, su padre y el intermediario de turno pidieron una cantidad de dinero por renovar, que la Real no podía ni pensar en pagar. Vamos, que hicieron una propuesta absurda. Y eso que Iñaki Alkiza acababa de dejar la presidencia del club y lo sabía mejor que nadie.

Hay que recordar que su hijo tenía un año más de contrato cuando el Athletic nos ofreció 220 millones de las antiguas pesetas. Había que tomar una decisión. O nos quedábamos con Bittor un año para que al siguiente se fuera libre o aceptar los 220 millones de pesetas del Athletic.

Elegimos la segunda, traspasarle al Athletic, y recuperamos el dinero gastado en los fichajes de Xavier y Océano más un 20%. Y creo, porque es justo, que sin la ayuda de estos dos futbolistas portugueses y la de Meho Kodro es posible que el propio Alkiza no hubiera llegado a Primera División. Yo coloqué a Alkiza con total libertad de movimientos por detrás de Meho, con los portugueses y Andoni Imaz guardando sus espaldas para facilitar su introducción al fútbol del máximo nivel y esconder sus limitaciones.

También tengo que recordar que Bittor Alkiza no era entonces el jugador favorito precisamente de los técnicos de Zubieta. Es más. Eran muy pocos los que apostaban por él.

Por eso, me parece triste que con caras de sufrimiento, el jugador y su padre tengan que justificar en el citado DVD su salida de la Real culpando a un galés que siempre puso los intereses del club antes que cualquier otra cosa.

Puede ser que ahora esté muy lejos de Donostia y no viva y me mueva entre los aficionados del club, pero eso no significa, ni mucho menos, que haya dejado de sentir los colores igual que los demás.

Errores hemos cometido todos, y yo seguramente el primero, pero por favor, sinceridad y seriedad a la hora de contar las cosas.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

FACEBOOK

HEMEROTECA
Marzo 2009
L
M
M
J
V
S
D

Vocento