Real Sociedad
Actualidad
REAL SOCIEDAD
La financiación del Ejecutivo de Vitoria al nuevo San Mamés favorecería su implicación en el proyecto de la capital donostiarra. La Real trabaja para retirar las pistas y optimizar los usos del estadio
16 de septiembre de 2009
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La remodelación de Anoeta necesitará una aportación del Gobierno Vasco
Anoeta fue inaugurado hace ya 16 años y el consenso sobre la necesidad de acometer su renovación y eliminar las pistas de atletismo es muy amplio. /AYGÜES
IÑAKI IZQUIERDO.-

DV. La remodelación de Anoeta y la eliminación de las pistas de atletismo sigue su su curso. No es un asunto nuevo en la Real, sino un trabajo de años en las oficinas del club. Arrancó con el Consejo de Administración de José Luis Astiazarán, que ya elaboró y presentó un proyecto, que se denominó Gipuzkoarena y que quedó aparcado en su momento. Tras un parón en los años siguientes, el actual Consejo presidido por Jokin Aperribay se comprometió desde el principio a estudiar y llevar a cabo un plan con ese mismo objetivo de convertir Anoeta en un campo de fútbol.

La candidatura para que Donostia sea sede del Mundial de Fútbol de 2018 -fue presentada ayer en Madrid- ha sido el último impulso de esta idea, que lleva sobre la mesa mucho tiempo y, de hecho, ha sido incluso tema de discusión en las últimas campañas electorales, al menos desde 2001.

Aunque el proyecto Gipuzkoarena no salió adelante, la necesidad de abordar una remodelación de Anoeta no ha hecho sino ganar partidarios con el paso del tiempo. La propia evidencia de que la instalación, construida hace 16 años, necesita ya una actualización unida a la evidencia de que la existencia de un estadio de atletismo de más de 30.000 asientos no está justificada por la utilización que ha tenido durante tres lustros, han puesto de acuerdo a todo el mundo de que es el momento para abordar la reforma.

Se da la circunstancia de que estos días el Gobierno Vasco se ha mostrado abierto a negociar su participación en el Nuevo San Mamés, aportando financiación. Esa disposición de Lakua favorece la idea de que, a su vez, pueda comprometerse con la remodelación de Anoeta.

Reunión el viernes

El Gobierno Vasco está dispuesto a apoyar económicamente el campo bilbaíno y, de hecho, el lehendakari se reune con el presidente del Athletic el viernes para analizar las fórmulas de este posible respaldo. La portavoz del Ejecutivo, Idoia Mendia, aseguró ayer que el Gobierno López está «abierto a negociar» con el club rojiblanco. El PP exige que el dinero del nuevo San Mamés se incluya en los presupuestos de 2010. Desde Ibaigane se solicitan unos 55 millones del Ejecutivo autonómico para una obra que podría costar casi 200.

La disposición del Gobierno Vasco a colaborar en el nuevo San Mamés es positiva para la Real porque permite pensar que Anoeta también tendrá respaldo para su remodelación pendiente. En su momento, Lakua impuso como condición para participar en la construcción de Anoeta que fuera un estadio con pistas de atletismo. Aparentemente, esa exigencia ya ha perdido vigencia y nadie solicita que San Mamés sea también estadio. El apoyo del Gobierno sería para un campo de fútbol por lo que queda despejado el camino para abordar la segunda fase de Anoeta y eliminar unas pistas de atletismo que ya no se consideran prioritarias.

La Real no se pronuncia al respecto, pero sigue atenta las evoluciones de la negociación que se lleva a cabo al otro lado de la autopista. El apoyo público a la construcción de instalaciones deportivas no es nuevo. En el caso de San Mamés, además, se da la circunstancia de que el traslado del campo unos metros hacia el oeste generará unos aprovechamientos inmobiliarios interesantes en Bilbao, lo que en apariencia no es un obstáculo para que las instituciones colaboren. Un motivo más que fortalece la lógica de que la remodelación de Anoeta también encuentre respaldo en el Ejecutivo de Vitoria. Los terrenos que dejó libres Atocha no se utilizaron para generar plusvalías, sino que se destinaron a la construcción de viviendas de VPO, por lo que fue una intervención de interés social.

Los estadios modernos no son, como antes, agujeros sin fondo. Hoy en día, se explotan todas sus posilidades de negocio y ofrecen posibilidades de pagar si no todo sí parte del coste de su construcción. Además, la remodelación de Anoeta sería mucho más barata que la construcción del nuevo San Mamés, más sencilla, por tanto, de superar los trámites administrativos y parlamentarios obligatorios en estos casos.

Costó 48 millones

La factura de las obras de la ciudad deportiva de Anoeta ascendió a 48 millones de euros -entonces fueron ocho mil millones de peseta- entre 1992 y 1993, pero el coste del estadio se situó en torno a los 18 millones. La Real aportó tres millones de euros -500 de las antiguas pesetas- y el resto fue pagado en tres partes iguales por Ayuntamiento de San Sebastián, Diputación y Gobierno Vasco, cuya aportación no alcanzó los seis millones, frente a los 55 que le reclaman ahora para San Mamés.

En el resto del complejo de Anoeta el Gobierno Vasco no aportó más cantidades, ya que se construyó con dinero del CSD y el Ayuntamiento. Tanto el Gobierno Vasco como la Diputación pusieron como condición indispensable que Anoeta tuviera pistas de atletismo y fuera lo que dieron en denominar el estadio de Euskadi, mientras que la Real siempre quiso un campo de fútbol.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

FACEBOOK

HEMEROTECA
Marzo 2009
L
M
M
J
V
S
D

Vocento