Real Sociedad
Actualidad
REAL SOCIEDAD
Una marea txuri urdin recorrió ayer las calles de Donostia en el día señalado del Centenario. Fue la mecha de la apoteosis realista
16 de agosto de 2009
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Atmósfera de primera
MASA. Miles de aficionados recorrieron las calles de Donostia en el día grande de la Real Sociedad. Varias txarangas amenizaron la jornada con su música y los más pequeños tuvieron su protagonismo al portar la bandera del Centenario. FOTOS: IRAOLA, APREA Y LÓPEZ
MIKEL MADINABEITIA.-

Pero qué grandes somos. Una marea txuri urdin recorrió ayer las calles de San Sebastián en el día grande del Centenario de la Real Sociedad. La jornada fue muy especial y sentida para los aficionados, evidentemente, pero también para los que viven el fútbol desde cierta distancia. Ayer uno terminaba contagiado.

Ya por la mañana los aledaños de Anoeta, por donde nos dimos un paseo, y el centro de la capital donostiarra presentaban un aspecto propio del día festivo. Las camisetas de la Real, la inmensa mayoría, y algunas del Madrid decoraban el paisaje. La meteorología acompañaba.

La llegada al Boulevard, a rebosar de gente, presagiaba lo que nos disponíamos a vivir y a sentir. A las ocho de la tarde la kalejira dio comienzo rumbo a Anoeta. Todas las peñas de la Real estaban invitadas y ninguna faltó. Una bandera gigante del Centenario fue portada por cien niños, la cifra mágica, que se fueron turnando para encabezar la marcha.

Incidentes

Cuando nos disponíamos a llegar al parque de Araba la Ertzaintza cargó contra una manifestación a favor de los presos que se unió a la marcha txuri urdin. Se montó un revuelo importante. Estos incidentes no deslucieron la fiesta, pero entendemos que no era el día para estropear el acto. Vamos, nunca lo es. Esa impresión tenemos.

Llegamos para las 21.00 a Anoeta, donde la fiesta ya había comenzado desde las siete. Los gigantes y cabezudos de la comparsa Añorga KE hicieron las delicias de los más pequeños, aunque ya vimos también cómo zurraron a más de un adulto... Además, una batucada y una txaranga amenizaban el ambiente con su pegajosa música.

A las nueve menos veinte llegó el autocar del Real Madrid. Y con él, el caos, el acabose. Los alrededores de la puerta cero del estadio estaban a rebosar y el griterío de los aficionados llegó a su cénit cuando Xabi Alonso y Cristiano Ronaldo bajaron del autobús.

Eran las nueve cuando entramos al campo. Faltaba una hora para el inicio del partido, pero no queríamos perdernos los actos previos. Entre ellos la presentación de la Real, que alcanzó la apoteosis. Echamos de menos la competición de Primera División, los grandes partidos y sus estrellas, pero la atmósfera de ayer era de algo grande. Eso se notaba.

Los jugadores fueron saltando al césped con una presentación acorde a los tiempos modernos, con un show presentado por José Felipe Auzmendi. Los primeros en aparecer ante el público fueron Bravo y Zubikarai, seguidos por Esnaola, Zurutuza y Viguera. A continuación llegó el turno del vídeo, que duró diez minutos, con imágenes históricas de la Real.

La agenda que estaba prevista se cumplió prácticamente al segundo. Había muchos actos, pero el partido sólo se retrasó cinco minutos. El menú tenía muchos platos, pero no hubo empacho y todo salió rodado. Tiene mérito. Pasadas las nueve y media saltó al terreno de juego la Unión Artesana, que dio una vuelta al estadio mientras tocaba varias piezas, entre ellas la Marcha de San Sebastián.

Traca final

En la recta final llegó la traca. Primero fue el turno de la bandera gigante, la misma de la kalejira, que los cien niños de la marcha introdujeron en el campo. Después, Mikel Erentxun, Andoni Egaña, Inés, de Gose, y Asier, de Gozategi, cantaron en directo el himno del Centenario. EL DIARIO VASCO formó una simbiosis con el público y aportó la letra del himno en la cartulina del mosaico.

Por fin, sobre las diez de la noche, los veintidós protagonistas junto al trío arbitral, con el guipuzcoano Pérez Lasa al frente, saltaron al campo. Fue otro momento apoteósico ver entrar en escena a Xabi Prieto, Elustondo, Agirretxe, Xabi Alonso, Cristiano Ronaldo, Kaká, Benzema... Un mosaico enorme tiñó las gradas con los colores de la Real y en el fondo sur vimos el enorme tifo de 120 metros de largo con los cuatro momentos más representativos de la Real: los títulos de Liga y Copa.

Con los equipos ya formados y los focos divididos entre Xabi Alonso y Cristiano, 3.375 globos se lanzaron al aire como señal de la cifra de tantos lograda por la Real en sus cien años de historia. Posteriormente se guardó un minuto de silencio en memoria de todos los directivos, socios y jugadores fallecidos en el último siglo. Otro momento emotivo.

Desde que éramos unos renacuajos, en la ikastola nos empeñamos en aprender bien los términos ser y estar, ésos que tantos problemas causan a los extranjeros cuando hablan en castellano. La vida nos sacude de vez en cuando con virulencia y por eso estamos en Segunda, pero no tengo ninguna duda de que somos de Primera División.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

FACEBOOK

HEMEROTECA
Marzo 2009
L
M
M
J
V
S
D

Vocento