Real Sociedad
Actualidad
ALBERTO DE LA BELLA, JUGADOR DE LA REAL SOCIEDAD
Tiene la ambición de ascender con la Real y su vocación es el fútbol, pero también ejerce de modelo para el diseñador Dirk Bikkembergs
7 de agosto de 2009
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
FERNANDO BECERRIL.-

DV. Se llama Alberto de la Bella, tiene 23 años y ha llegado a la Real para pelear por la plaza de lateral zurdo con Iñigo Sarasola. Ha pasado por tres de los mejores filiales de nuestro fútbol y ya tenía ganas de alinearse en el primer equipo de un gran club, aunque ahora esté en Segunda.

- ¿Qué tal se siente en San Sebastián?

- Uno se hace rápido a una ciudad como ésta. Puede que a Johnathan, que viene de Colombia, o a Bueno, que es uruguayo, les cueste un poco más, pero a mí me ha resultado muy fácil. La ciudad lo tiene todo y la veo entregada al club, la gente está deseando que la Real vuelva a ser de Primera.

- ¿Ya tiene su casa o sigue en el hotel?

- Me he mudado esta semana. Estoy viviendo en Ondarreta. Estoy viviendo solo y voy a tratar de seguir adelante con la carrera, a ver si puedo estudiar por las tardes.

- ¿Qué estudia?

- Magisterio. Me han comentado que aquí no hay, que se estudia en Vitoria. A ver si lo puedo arreglar. Si no, tendré que buscarme alguna academia para estudiar inglés y tener ocupadas las tardes.

- ¿Le queda mucho para terminar?

- Me faltan dos años y me gustaría poder seguir con los estudios esta temporada.

- ¿La familia no va a venir?

- Este mes vendrán a pasar unos días mis padres y mi hermano. Aprovecharán que estoy aquí para venir de vacaciones.

- ¿Tiene novia?

- Sí. Vendrá algo más tarde, pero está estudiando también y habrá que ver cómo se puede organizar.

- ¿Al vestuario de la Real se ha adaptado igual de bien?

- Igual de fácil, igual de rápido. Los compañeros son muy accesibles, muy agradables. A cualquiera que venga lo acogen bien. A Johnatan y Carlos Bueno les veo también bastante integrados. Johnatan y yo hemos cogido buen feeling porque hemos estado juntos en el hotel y ahora nos hemos trasladado a la misma zona. En los ratos libres solemos quedar. Así no nos aburrimos.

- ¿Cómo ve la plantilla que se está formando?

- Creo que es como para que la gente se sienta ilusionada. Está bien compensada por líneas. Yo veo una buena base para hacer un gran año. Entre lo que había el año pasado y lo que podemos aportar los que llegamos de fuera podemos hacer un gran papel. Además, tengo la sensación de que el míster nos va sacar el máximo rendimiento.

- Prometió el día de su presentación que en pretemporada les iba a hacer sudar. ¿Está siendo tan duro?

- Como cualquier pretemporada. Los jugadores sabemos que hay que apretar estas dos o tres semanas para coger una buena base física para todo el año. Este trabajo es fundamental para que en junio no pesen las piernas.

- Desde que la Real descendió, el ascenso es una exigencia. ¿Puede convertirse en una carga para los jugadores?

- El objetivo aquí está claro. Es el ascenso. Sabemos que la exigencia está ahí, pero tenemos que aislarla. Tenemos que ir a jugar partido a partido. Si vamos sumando puntos y nos colocamos en la zona alta, vamos a ir a más, nos vamos a crecer y la presión de tener que volver a Primera nos va a pesar menos.

- Defínase como jugador.

- Soy lateral. Siempre he jugado ahí y es mi posición natural. Lo que pasa es que he jugado en bastantes filiales que son equipos a los que les gusta tener el balón y a mí me gusta sumarme al ataque y doblar a mi interior.

- ¿Pero no se le olvidará defender?

- No, porque defender bien es lo primero. Ésa es nuestra función. Lo que pasa es que si doblas al interior, le ofreces una salida más. No hace falta que me la dé, pero si estoy ahí, mi compañero tendrá más alternativas. Todo lo que puedas aportar en ataque es valor que das al equipo.

- Ya sabe que Iñigo Sarasola también tiene ganas de jugar.

- Por supuesto. Es un chico que ya ha debutado en el primer equipo y se le notan las ganas de hacer las cosas bien, de gustarle al míster. Igual que yo. La competencia va a ser buena para él y para mí porque nos va a hacer dar a los dos lo mejor de cada uno. Los dos vamos a mejorar. Pero bueno la temporada va a ser larga y va a haber oportunidades para todos porque entre Iñigo y yo vamos a tener que responsabilizarnos de cubrir el carril izquierdo.

- Me llama la atención que haya pasado por tantos filiales y tan buenos.

- A mí también me parece curioso. Porque además mi caso no es el habitual. Lo normal es que los chavales que juegan en filiales suelen estar en esos clubes desde pequeños y yo hasta juveniles no había estado en uno de esos clubes.

- ¿Dónde había estado?

-En la Gramanet, un club de cantera que hace muy bien las cosas.

- ¿Y cómo desembarcó en el Espanyol?

- El primer equipo tenía buenos jugadores, gente veterana, y pensaron que a mí con 17 años me convenía dar un salto a un equipo en el que tuviera más minutos que pasarme toda la temporada en el banquillo. Estuve una temporada en el filial del Espanyol y regresé a mi club para jugar en Segunda B.

- ¿Qué tal les fue?

- Bien. Jugamos la fase de ascenso.

- Pero no se quedó allí.

- No, porque me llamaron del Villarreal. El filial estaba en Tercera, pero era un club important y pensé que podría formarme mejor que en cualquier otro sitio.

- ¿Y acertó?

- Yo creo que sí. El equipo estaba en Tercera, pero ascendimos y pude volver a Segunda B.

- ¿Por qué se marchó de allí?

- Después de dos años, comprendí que Pellegrini no iba a dar mucha bola a la cantera. A mí me había llevado convocado cuatro o cinco veces. Estuve en San Mamés.

- Suena bastante bien.

- Sí, pero por delante estaba Capdevila. No había nadie más, pero era Capdevila. Lo juega todo. En el equipo y en la selección. Así que el salto era casi imposible y yo quería jugar en Segunda. Esa oportunidad me la dio el Sevilla.

- También en el filial.

-Sí, como en Villarreal, pero una categoría más.

- Todavía estaría fresca la tragedia de Antonio Puerta.

- Ya había pasado un año, pero se notaba. Decían que el puesto estaba maldito porque Redondo había sufrido dos lesiones seguidas de cruzados. Pero, en fin, en esas cosas es mejor no pensar.

- Supongo que la temporada sería dura.

- Lo fue. Venían de hacer un gran año en Segunda, pero la base de aquel equipo salió cedida. Se fue Alfaro, Salva Sevilla, Juanjo... Quedaron diez o doce jugadores, ficharon a cuatro o cinco y completaron con chicos del juvenil que habían ganado la Copa del Rey. Se formó un equipo muy joven.

- Y lo acusaron...

- Hombre, primero crees que vas a cubrir ese déficit de experiencia con ilusión y con ganas. Pero no es así. Terminamos perdiendo muchos partidos por errores que otros equipos no cometían.

- Otra cosa que me llama la atención es que siempre ha tenido usted la capacidad de decidir para cambiar de club.

- En ese sentido he tenido suerte porque he conseguido quedarme libre y ha sido más fácil buscar otros equipos. En Sevilla, por ejemplo, me quedaba un año, pero se portaron de maravilla y entendieron que no estaba en disposicón de seguir jugando en filiales en Segunda B.

- Y entonces llamó la Real.

- Ni me lo pensé. Había una opción de volver a Villarreal, pero yo quería ya jugar en un primer equipo y un club de la entidad de la Real, con la ambición de volver a Primera, era un caramelo.

- ¿Cómo se las arregla uno cuando tiene que vivir cada año en una ciudad diferente?

- Me apaño bien. He tenido la suerte de que me han tocado ciudades muy bonitas.

- Hombre, Villarreal, bonita, bonita...

- Pero yo era un chaval, era la primera vez que salía de casa, y estaba a poco más de dos horas de casa. Además allí conocí a mi novia. Luego Sevilla y San Sebastián... Son dos ciudades muy diferentes, pero las dos son espectaculares.

- ¿Cuál es su objetivo como futbolista?

- Yo espero que en la Real las cosas nos salgan bien desde el principio, que consigamos esta temporada todo lo que queremos conseguir y luego ya veremos. A mí me gusta mirar a plazo corto. No me suelo plantear cómo va a ser el futuro.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

FACEBOOK

HEMEROTECA
Marzo 2009
L
M
M
J
V
S
D

Vocento