Real Sociedad
Actualidad
REAL SOCIEDAD
Dos jugadores con marcado acento suramericano, Abreu y Bravo, fueron claves en el sufrido triunfo de la Real en Las Palmas. El Loco marcó en su primer balón y Bravo lo paró todo
1 de febrero de 2009
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Qué bueno que vinisteis
En esta salida Bravo dejó un detalle de calidad ante Pablo Sánchez. /DESIRÉE MARTÍN
MIGUEL VILLAMERIEL.-

DV. Si hay dos puestos fundamentales en todo equipo que se plantee grandes objetivos, estos son los de portero y delantero centro. La Real, que aspira al ascenso esta temporada, tiene en esos dos extremos del campo sendos argumentos poderosos para mantener viva la fe. Claudio Bravo y el Loco Abreu son dos jugadores de calidad contrastada que serían titulares en muchos equipos de Primera División, por lo que es un lujo tenerlos aquí para que la Real pueda recuperar pronto un lugar que también merece. En partidos dramáticos como el de ayer, esa calidad vale su peso en oro.

Como los buenos jugadores suramericanos, Bravo y Abreu unen a sus cualidades futbolísticas un carácter ganador que muchas veces se echa en falta en los jugadores salidos de Zubieta, por lo que su aportación al equipo se multiplica. Saben mantener la cabeza fría y detectan al primer vistazo cuándo una intervención puede ser decisiva. Ayer en Las Palmas Abreu dio una demostración de ello cuando convirtió un balón colgado al área en una jugada que iba a valer tres puntos.

Ya se había cumplido un cuarto de hora de partido y el Loco apenas había rozado algún balón. Entonces, desde la banda izquierda le llegó un pase que caía con nieve sobre el vértice del área, lo controló con el pecho y, cuando trataba de darse la vuelta, fue golpeado por detrás por un defensa canario. Fue un penalti tonto, pero clarísimo. Abreu miró al árbitro, señaló al punto blanco y le dijo: «Penalti». Melero López no tuvo más remedio que pitarlo, y el Loco se levantó decidido a convertirlo en gol. Pidió el balón, lo colocó y esperó tranquilo a que el árbitro le permitiese lanzarlo. Santamaría adivinó la trayectoria, pero el balón iba muy ajustado al poste. El delantero uruguayo se había disfrazado de rey Midas para convertir en oro todo lo que tocaba. Aún no sabíamos que ese gol iba a resultar tan importante.

Abreu todavía no ha alcanzado su mejor forma y necesitará unos partidos más para que su adaptación al equipo sea plena, pero para la Real es clave que haya empezado a aportar desde el primer día. Hace una semana, ante el Levante, estuvo a punto de marcar en su primer remate como realista, pero una gran parada de Caballero lo evitó. Ayer no necesitó más que una jugada para demostrar que nos encontramos ante un jugador diferente. Algo que, en una categoría que se iguala por lo bajo, es toda una garantía de éxito.

El uruguayo no pudo brillar en el encuentro de ayer más allá de ese gol que supuso los tres puntos. A partir de la expulsión de Markel Bergara se limitó a pelear todos los balones que llegaban por su zona y a presionar la salida del balón del Las Palmas, tratando de aguantar el esférico cuando tenía ocasión de controlarlo. Se desfondó tanto que Lillo lo sustituyó por Necati cuando faltaba un cuarto de hora para el final. Ya desde el banquillo, no dejó de animar a sus compañeros para que aguantasen el marcador. Lo hicieron.

El 'Zamora' Bravo

Gran parte del mérito de ese 0-1 recae en Claudio Bravo, que volvió a dejar su portería a cero y sigue completando una temporada espectacular, siendo con mucho el portero menos goleado de la categoría. El chileno es toda una garantía para la Real: sigue sorprendiendo con paradas imposibles, es un as en el mano a mano y tiene un juego con el pie que para sí lo quisieran muchos jugadores de campo. Pero es que además ya ni siquiera echa los borrones que de vez en cuando se le escaparon en su primera temporada en la Real. Además, se está mostrando muy seguro en el juego aéreo. Va camino del Zamora de Segunda, pero sobre todo va camino de convertirse en un portero con mayúsculas en el panorama internacional.

Ayer detuvo con seguridad todas las acometidas del Las Palmas, que no fueron pocas. Salvó tres mano a mano con delanteros canarios, blocó sin problemas todos los disparos desde fuera del área de los amarillos y salió con decisión en los innumerables balones colgados desde las bandas. Además de mantener la portería a cero, inspiró gran seguridad.

Lo dicho. Loco, Bravo, qué bueno que vinisteis.

TAGS RELACIONADOS
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

FACEBOOK

HEMEROTECA
Marzo 2009
L
M
M
J
V
S
D

Vocento